Tico Medina: periodista multitareas, contador de historias e investigador del pájaro Chogüí
  1. Famosos
fallecido a los 86 años

Tico Medina: periodista multitareas, contador de historias e investigador del pájaro Chogüí

El periodista, famoso por sus relatos, había pasado unos días de empeoramiento de salud e ingresos hospitalarios. Se va dejando un gran recuerdo en la profesión

placeholder Foto: Tico Medina, en 1974. (EFE)
Tico Medina, en 1974. (EFE)

Tico Medina ha fallecido este lunes a los 86 años después de haber vivido una existencia intensa. Hasta el último momento ha estado a pie de obra, como recordaba Carlos Herrera. Colaboraba en COPE con su carta audio ‘El puñaíto’, donde lo mismo hablaba del papa Francisco que de Lola Flores en su aniversario o del que fue el amanuense de sus memorias. Además tenía un blog en ‘¡Hola!’ que él llamaba mi “columna de reflexión”. La palabra blog no le gustaba pero se amoldaba a las nuevas tecnologías, a las que se subió en cuanto pudo pese a mantener su Oliverio portátil.

El 11 de septiembre habría cumplido 87 años. Una fecha, la de su nacimiento, que unía a la coincidencia del golpe de Estado en Chile y la llegada de la dictadura de Pinochet. La casualidad periodística hizo que se encontrara en Santiago ese día. Este último mes, su estado de salud era intermitente con ingresos y altas hospitalarios, pero incluso en esos días cumplía con sus obligaciones.

Foto: Tico Medina, en una presentación. (EFE)

A Tico Medina le gustaban las fiestas familiares y más aún después del año del confinamiento por la pandemia. Se cerraron las fronteras y para este contador de historias, como le gustaba definirse, era una situación que nunca en sus muchos años de vida habría imaginado. Viajó por medio mundo, fue corresponsal de guerra, de bodas reales y de la actualidad más recurrente. Era y será siempre un referente del periodismo a pie de calle.

placeholder Tico Medina, en Granada, ciudad de la que era cronista oficial, en 2012. (EFE)
Tico Medina, en Granada, ciudad de la que era cronista oficial, en 2012. (EFE)

En realidad, eso era lo que le gustaba. Mucho más que sentarse en su despacho de la revista ‘¡Hola!’ o en el de su casa. No le gustaba que le entrevistaran, pero cuando aceptaba prefería quedar en un café cercano a su domicilio de la calle Zurbano o en el hotel Palace. Decía que le seguía impactando la luz que llegaba a la rotonda del establecimiento desde la cúpula.

Tenía una facilidad extrema para convertir una información banal en una historia de película. Por ejemplo, la del pájaro Chogüí en un viaje de nueve horas Madrid-Miami. Parece imposible que esta historia del indiecito guaraní que escribió Rigo Tovar diera para tanto. ¡Y daba, claro que daba de sí!

placeholder Medina, durante una corrida goyesca celebrada en Sanlúcar. (CP)
Medina, durante una corrida goyesca celebrada en Sanlúcar. (CP)

Porque con esta excusa contaba quién era el intérprete y cómo le había conocido en México cuando él era corresponsal. Y de ahí la derivaba a los personajes que formaban parte de su vida, su encuentro con Fidel Castro, su trato con Cantinflas, con Agustín Lara, con Pau Gasol y sus entrevistas más conmovedoras, que no eran siempre con nombres conocidos. Tico Medina era capaz de hilar una historia con otra.

Y en ese viaje, un mes antes de las fechas navideñas, recordaba una de las muchas veces que no pudo celebrar con su familia esos días porque estaba en otra parte del mundo. Una de las veces le tocó precisamente estar en Belén, de donde se trajo un pesebre con las figuras talladas en piedra que perdió en vuelo de regreso hasta Madrid.

Tico Medina ha sido y es un referente del periodismo y, lo más importante, un colega siempre dispuesto a echar una mano con sus hemerotecas física y virtual. Con una memoria prodigiosa, era capaz de recordar un dato y adornarlo para facilitar el encuentro o el reportaje al compañero que le entrevistaba. Y más aún amenizar viajes largos con el pájaro Chogüí como referencia.

Blog
El redactor recomienda