Piden 4 años de prisión para Arantxa Sánchez Vicario por presunto alzamiento de bienes
  1. Famosos
escrito de la fiscalía

Piden 4 años de prisión para Arantxa Sánchez Vicario por presunto alzamiento de bienes

La tenista y su ex vendieron, presuntamente, sus propiedades en España y Andorra para evitar pagar la deuda que tenían con el Banco de Luxemburgo

placeholder Foto: La tenista, en una imagen de archivo. (EFE)
La tenista, en una imagen de archivo. (EFE)

La Fiscalía pide 4 años de prisión y multa de 8.700 euros para Arantxa Sánchez Vicario y para su ex, Josep Santacana, por un presunto delito de alzamiento de bienes, según ha comunicado la agencia Efe. Además de ellos, hay otras cinco personas que están acusadas por presunta cooperación para cometer este delito. Para ellos se piden tres años y medio de cárcel. El Juzgado de Instrucción 4 de Barcelona es el que ha ordenado el procesamiento tras recibir los escritos de acusación del fiscal y el Banco de Luxemburgo, que actúa como acusación particular.

El escrito fiscal, que habla de "ánimo de un enriquecimiento ilícito", asegura que la tenista y Santacana vendieron, presuntamente, sus propiedades en España y Andorra para evitar pagar la deuda que tenían con la entidad bancaria. Hay que recordar que la pareja tenía que pagar más de 6 millones de euros dejados como aval para encarar una multa que ascendía a los 3,5 millones de euros más intereses por evasión fiscal. Dicha multa fue impuesta por el Tribunal Supremo en 2009. Supuestamente, Arantxa y Santacana vendieron bienes para evitar abonar esta cantidad que se les reclamaba por la vía civil. Por tanto, para el fiscal esto supondría un delito de alzamiento de bienes.

placeholder Arantxa Sánchez Vicario, en 'Palo y astilla'. (La Sexta)
Arantxa Sánchez Vicario, en 'Palo y astilla'. (La Sexta)

Mientras Arantxa Sánchez Vicario y su exmarido, José Santacana, batallaban en los juzgados de Miami y Esplugues de Llobregat por las condiciones de su divorcio, otro proceso judicial se ha estado llevando a cabo en Barcelona casi en silencio. El Banco de Luxemburgo presentó una querella contra ambos, sus empresas y sus administradores, y ahora, casi tres años después de la instrucción, la Fiscalía reclama pena de cárcel para la expareja y sus socios por un presunto delito de alzamiento de bienes. A lo largo de todo el escrito de la Fiscalía, se señala la actuación supuestamente delicitiva de Sánchez Vicario, algo que ha llevado a cabo, según el Ministerio Público, “bajo las directrices del acusado, José Santacana”.

Tal como se redacta en el auto del Ministerio Fiscal, “en fechas 27 de abril y 1 de octubre de 2010, la entidad Banco de Luxemburgo abonó a la entidad Banco de Sabadell las cantidades respectivamente de 4.184.659,84 euros y 1.065.340,16 euros como garante de la cantidad que esta última tuvo que abonar como garante a su vez de la deuda tributaria que la acusada mantenía con la Agencia Tributaria Española”.

Declaración de insolvente

Sánchez Vicario nunca devolvió el dinero y se declaró insolvente en los juzgados, una teoría que no convenció a la entidad bancaria. Así, investigaron hasta el último milímetro de los movimientos de la pareja y dieron con todo, según señala la Fiscalía. El proceso judicial empezó hace años y no siempre por lo penal. El 16 de marzo de 2011, el banco demandó a la tenista en un procedimiento ordinario en el Juzgado de Primera Instancia nº 2 de Esplugues de Llobregat que finalizó con sentencia de fecha 16 de septiembre de 2013 por la que se estimaba la demanda y condenaba a la acusada al pago de la cantidad de 5.250.000 euros más intereses y costas.

Pero Arantxa nunca pagó, así que ante el impago, en noviembre de 2013, el banco decidió interponer una demanda de ejecución en el mismo juzgado, en 2014, por una cantidad total de 7.563.969,44 euros, puesto que a la deuda inicial sumaban los intereses.

Según la Fiscalía, “la acusada, bajo las consignas de su marido, el acusado, José Santacana, y en colaboración, en la forma que se dirá, con los demás acusados (apoderados y testaferros varios), con ánimo de enriquecimiento ilícito, y pleno conocimiento, ambos, inicialmente, de la expectativa de la obligación de pago de la misma, al recibir burofax con la reclamación de la deuda [...] idearon un plan consistente en descapitalizar su numeroso patrimonio, frustrando de este modo el cobro de dicha cantidad por parte de la referida entidad”.

placeholder Arantxa Sánchez Vicario y con Josep Santacana, en una foto de archivo. (Gtres)
Arantxa Sánchez Vicario y con Josep Santacana, en una foto de archivo. (Gtres)

El fiscal acusa a los acusados de “vaciado de cuentas corrientes, resultando que las cuentas de las que era titular la acusada, tras despacharse ejecución, no tenían saldo para embargar”. Los considera responsables de la “desaparición de los créditos cobrados por la acusada derivada de procedimientos judiciales haciendo desaparecer el dinero de forma immediata e impidiendo de este modo el embargo de las referidas cantidades”. También considera que llevaron a cabo la “desaparición de los créditos cobrados por la acusada derivados de reportajes en medios de comunicación, cobrando de forma opaca o haciendo desaparecer el dinero nada más recibirlo e impidiendo de este modo el embargo de las referidas cantidades”. En este apartado aparecen tanto exclusivas con revistas del corazón (17.000 euros y 24.000 por sendas exclusivas), como los emolumentos por el libro ‘Arantxa, vamos’, que fueron 12.500 euros.

Uno de los apartados más importantes del escrito del fiscal es el “proceso de despatrimonialización inmobiliario a través de sociedades de las que era titular real o fiduciaria la acusada, llevándose a cabo, bajo las directrices del acusado”. En este caso acusan a ambos de haber vendido toda su patrimonio inmobiliario, numerosas casas, locales y terrenos que detallan en una extensa y minuciosa lista.

Arantxa Sánchez Vicario Josep Santacana
El redactor recomienda