Vidrios Gordiola, tres siglos proveyendo a la realeza europea… y a la Casa Blanca
  1. Famosos
REPORTAJE

Vidrios Gordiola, tres siglos proveyendo a la realeza europea… y a la Casa Blanca

La técnica del vidrio soplado acaba de ser reconocida como patrimonio cultural inmaterial. La reina doña Sofía es la mejor embajadora de esta empresa artesana mallorquina

placeholder Foto: La reina Sofía y la reina Letizia, en Gordiola. (EFE)
La reina Sofía y la reina Letizia, en Gordiola. (EFE)

Un 30 de agosto de 1977, la reina doña Sofía, en compañía de Felipe, Príncipe de Asturias, las infantas Elena y Cristina, la reina Federica y los príncipes Pablo, Alexia y Nicolás, inauguraba de manera oficial el museo Gordiola, en Algaida, Mallorca. No sería ni la primera ni la última vez que la familia real española visitara estos hornos que ya en el siglo XVIII proveían de piezas los principales palacios de reyes europeos. Hoy, tres siglos después, la técnica del vidrio soplado ha sido reconocida como patrimonio cultural inmaterial; sus piezas son muy cotizadas por los interioristas más prestigiosos a nivel internacional y han seducido a actores, artistas, nobles y empresarios.

No hay un verano sin visita real a Gordiola. Al menos, así lo ha asegurado en diversas entrevistas uno de los propietarios de la empresa, Daniel Aldeguer: “Doña Sofía es una enamorada de nuestro vidrio soplado. Se lo lleva siempre para regalar y para ella; de hecho, el palacio de Marivent está lleno de nuestras piezas. No hay año que no venga a visitarnos”.

placeholder Un artesano de Gordiola, trabajando. (EFE)
Un artesano de Gordiola, trabajando. (EFE)

Convertida, pues, en embajadora de la fábrica artesanal, son muchas las imágenes de doña Sofía en compañía de sus nietos, sus hijos y otros miembros de casas reales, como Noor de Jordania o los emperadores de Japón, Akihito y Michiko. Célebres son las fotografías a las puertas del museo de la reina Sofía junto a los por entonces duques de Palma y los pequeños Juan, Pablo y Miguel, y la infanta Elena con Froilán y Victoria, o la primera vez de Leonor y Sofía con Letizia. Era 2010 y las Infantas salían contentísimas tras poder llevarse algunas figuras de animales en cristal que habían visto hacer minutos antes a los maestros vidrieros en el horno.

Grace y Rainiero

Otra de las visitas más sonadas fue la que se produjo en abril de 1956, cuando Rainiero de Mónaco y Grace Kelly llegaban a Mallorca para disfrutar de su luna de miel y recalaron en Gordiola. No trascendió ese día qué piezas adquirieron, pero sí se supo tiempo después que algunas lámparas de palacio y algunas aceiteras llevaban sello mallorquín. Diana de Francia, la baronesa Thyssen, Rosario Nadal, Kyril de Bulgaria o Simoneta Gómez-Acebo también son clientes habituales.

Esta última, de hecho, visitó los hornos en Algaida a finales de junio en compañía del afamado diseñador de interiores Tomás Alía, y de Sonia Pascual Gómez-Cuétara, consejera y accionista del Grupo Leche Pascual.

placeholder Las reinas Letizia y Sofía, con la princesa Leonor y la infanta Sofía en las puertas de Gordiola. (EFE)
Las reinas Letizia y Sofía, con la princesa Leonor y la infanta Sofía en las puertas de Gordiola. (EFE)

Si palacios como los de Marivent o el de Mónaco presumen de contar con piezas de Gordiola, únicas porque se realizan de manera individual en los hornos de Algaida, muchas casas de importantes magnates estadounidenses cuentan también con objetos artesanales de Mallorca. La culpa la tiene el prestigioso interiorista Michael Smith, pareja del exembajador de los Estados Unidos en España, James Costos, y que es un apasionado del vidrio soplado. En concreto, encarga con asiduidad piezas como palmeras, un clásico de Gordiola.

Hasta la Casa Blanca llegó una cristalería entera en color verde comprada en 2017 por Michelle Obama y un detalle muy especial para Barack. Cuentan que cuando Costos y Smith llevaron a Michelle a conocer el museo, quedó maravillada. Mar Aldeguer, amiga personal del matrimonio Costos, ejerció de guía privada y asegura que la ex primera dama fue muy amable y atenta.

placeholder Michelle Obama, de visita en Mallorca. (EFE)
Michelle Obama, de visita en Mallorca. (EFE)

Ese día, además de la cristalería, miss Obama encargó dos copas de Martini con las iniciales de su marido. Un pedido que tuvo que ejecutarse con gran celeridad pues Michelle viajaba a los dos días de vuelta a Washington en su avión privado. Otro de los encargos más bonitos, según explica Aldeguer, son las botellas de cristal realizadas para la bodega de la que fuera la finca del archiduque Luis Salvador, S’Estaca, propiedad aún de Michael Douglas y Diandra.

El primer Gordiola

Fueron los venecianos de las islas de Murano y Burano quienes desarrollaron la técnica del soplado del vidrio y la transmitieron de generación en generación con un secretismo extremo. Hasta que un antepasado de la familia Gordiola viajó hasta allí y, tras casarse con la hija de un conocido maestro vidriero y entrar como aprendiz en los hornos del suegro, aprendió la técnica y las fórmulas.

En 1719, el empresario catalán Bernardo Gordiola y el vidriero aragonés Blas Rigal construían en el centro de Palma ese pequeño horno de estilo romano, de planta circular y cúpula abovedada que daría lugar a lo que es hoy la fábrica de Gordiola.

A finales del año pasado se celebró el 300 aniversario de la fundación de Gordiola, así como el 43 aniversario del museo en Algaida, fecha en la que los padres de los actuales propietarios construyeron el característico edificio, réplica del castillo de los Reyes de Mallorca en Perpiñán, con la colaboración del maestro constructor Francesc Antich y sus operarios, todos del municipio mallorquín. Un museo inaugurado por la familia real en su día y que hoy ofrece en un espacio anexo la posibilidad de celebrar eventos, como bodas y bautizos.

En el 2019, Gordiola recibía la candidatura a patrimonio cultural inmaterial de la humanidad de la Unesco, juntamente con la Real Fábrica de Cristales de La Granja en Segovia, de titularidad estatal. Un nombramiento que hace unos días ya se hizo oficial.

Mallorca