Adriana Cerezo, la reina del taekwondo: de selectividad a los Juegos Olímpicos
  1. Famosos
El futuro del deporte

Adriana Cerezo, la reina del taekwondo: de selectividad a los Juegos Olímpicos

Con tan solo 17 años ya se ha convertido en una de las promesas del deporte español y ha revolucionado el mundo de las artes marciales. Descubrimos a Adriana Cerezo

Foto: Adriana Cerezo, en una imagen de su equipo, viaja a Tokio en sus primeras Olimpiadas. (Instagram @hankuktkd)
Adriana Cerezo, en una imagen de su equipo, viaja a Tokio en sus primeras Olimpiadas. (Instagram @hankuktkd)

Son numerosas las ocasiones en las que nos asombramos de los logros que pueden obtener los más pequeños. Así, cuando leíamos que Mozart sabía tocar el piano con tan solo 5 años, nos costaba creerlo. Adriana Cerezo es una de esas niñas prodigio que han nacido con una estrella dentro y un camino marcado. Solo 17 años le han sido suficientes para obtener su hueco en los Juegos Olímpicos.

Natural de Alcalá de Henares, la adolescente se ha convertido en una auténtica revolución dentro del mundo de las artes marciales. Tal es su posición que parte como una de las favoritas para obtener el oro durante estas semanas en Tokio. Adriana no es una niña, es una gran mujer, una de esas mujeres que inspiran. ¿Quieres saber por qué? Te desvelamos algunos de los secretos de nuestra luchadora de taekwondo.

De selectividad al tatami

Hace poco más de un mes que Adriana se enfrentaba, al igual que miles de estudiantes de su edad, con nervios a la temida selectividad para poder iniciar sus estudios universitarios. Sus compañeros disfrutarán de su fin de curso con viajes llenos de fiesta; sin embargo, la deportista olímpica ve en Tokio su lugar de celebración. Así se lo contaba a nuestros compañeros de El Confidencial: "Me voy a ir liberada, va a ser un buen verano... ¡Mi viaje de fin de curso va a ser Tokio!"

Sus abuelos: su mayor apoyo

Su pasión por las artes marciales nace debido al gusto de su abuelo por ver películas de Jackie Chan o Bruce Lee en casa durante los fines de semana. Fue él quien la apuntó a taekwondo en un gimnasio del barrio con tan solo cuatro años y quien la apoyaba a la hora de hacer lo que le apasionaba. Además, su abuela era la encargada de acompañarla en autobús a todos sus entrenamientos.

Una lucha feminista

Los estereotipos y roles de género juegan en nuestra contra en muchas ocasiones, y ese fue el caso de Adriana. No está bien concebido que una mujer se dedique al mundo de las artes marciales y por ello, al principio, esta idea no convenció mucho a sus padres. "Mis padres siempre quisieron que hiciese deporte y probé patinaje artístico, ballet, tenis... Pero mi madre no quería apuntarme a ningún arte marcial. Eso de que nos pegásemos no le gustaba", confesaba riendo a nuestros compañeros.

Al final, este tipo de imposiciones sociales se acaban rompiendo ante la felicidad de una hija y con el tiempo sus padres se han convertido en sus mayores fans y, según cuenta la joven, son imprescindibles para su desarrollo profesional.

El mindfulness: su mejor secreto

Adriana es una mujer autoexigente y competitiva, esto hace que se exponga a situaciones de nerviosismo casi a diario. Son las técnicas de meditación las que han conseguido aportarle una mayor paz interior. “El mindfulness no es nada raro. Simplemente te paras 10 minutos al día y te focalizas en la respiración o en los sonidos. Cuando me levanto, tengo 10.000 cosas en la cabeza y estoy siempre con el runrún, y tener un rato al día en el que no tienes que pensar en nada despeja mucho la mente”, confesaba la joven.

A pesar de su corta vida, Adriana Cerezo ya se postula como una de las mujeres que se convertirán en referentes para las generaciones venideras. Sin duda, es un ejemplo a seguir. ¿Se alzará la joven de Alcalá con una medalla de Tokio?

Mujeres influyentes
El redactor recomienda