Rusos, británicos, italianos, indios: megayates millonarios vuelven a nuestras costas
  1. Famosos
LUJO

Rusos, británicos, italianos, indios: megayates millonarios vuelven a nuestras costas

Grandes fortunas internacionales escogen de nuevo España para navegar en sus aguas. Desde Andalucía hasta Baleares, algunos de los yates más caros del mundo fondean aquí

placeholder Foto:  Un yate espectacular. (Cordon Press)
Un yate espectacular. (Cordon Press)

Cuántos habrán visto estos días fotos en las redes sociales de amigos y conocidos a bordo de un barco, prestado, alquilado o propio. El verano y sus vacaciones están más que empezados para muchos y navegar es un privilegio que cada vez disfruta más gente.

Eso sí, los megayates, esos que se cuentan por metros de eslora y millones de euros, siguen siendo algo reservado para unos pocos. Muy pocos. Y las costas españolas, de Baleares a Andalucía, siguen siendo el lugar escogido por quienes pueden surcar los mares con los mejores barcos del mundo.

placeholder El yate Dilbar, el más grande del mundo, en Barcelona. (S.T.)
El yate Dilbar, el más grande del mundo, en Barcelona. (S.T.)

Los puertos de nuestro país cuentan, además, con famosos astilleros que cada vez más millonarios escogen para poner a punto sus embarcaciones. Lo hizo el Dilbar, el yate más largo del mundo. Y ha sido también el caso de Roman Abramovich, quien atracó su My Solaris en el Puerto de Barcelona, donde ha permanecido hasta hace unos días.

Foto: El Albatross, en el centro, tapado e iluminado. (S.T.)

La embarcación, de 140 metros de eslora, salió del puerto barcelonés y está ahora en aguas gibraltareñas rumbo a algún lugar paradisiaco. Vaya a donde vaya, no pasa desapercibido. Con 48 camarotes y una capacidad de alojar a 36 pasajeros, el megayate es un gesto de ostentación de esos que tanto gustan al propietario del Chelsea FC. En él trabajan 60 tripulantes, que se reparten por las ocho cubiertas que cuentan con piscina, jacuzzi, spa y zona de baño. Sin olvidarnos, claro está, del consabido helipuerto, que no falta en ninguna de estas grandes embarcaciones.

De Málaga a Ibiza

De Gibraltar provenía el M5, uno de los veleros más grandes del mundo, atracado estos días en el Puerto de Málaga. Con 77 metros de eslora y ocho cabinas para 16 pasajeros, además del mismo número para tripulación, esta embarcación es propiedad del americano Rodney Lewis, fundador, presidente y director ejecutivo de Lewis Energy, compañía de perforación de petróleo y gas natural con sede en Texas.

placeholder Azzam, uno de los yates más largos del mundo. (Reuters)
Azzam, uno de los yates más largos del mundo. (Reuters)

Si alguien quiere emular a estos ‘disfrutones’ del mar, puede comprarse un yate, aunque deberá rascarse el bolsillo. En Barcelona recala estos días New Secret, por ejemplo, un yate de 74 metros de eslora, con capacidad para 12 invitados, piscina y todos los lujos, que se vende por, supones, varios millones de euros (el precio es secreto, aunque algunas webs especializadas cifran su precio en al menos 110 millones de euros). Casi nada. Aunque algo menos que el Ace, otro megayate anclado en Barcelona y a la venta, este por 117 millones de euros. Cuenta con 1.000 metros cuadrados en su interior, además de todos los lujos imaginables. Su propietario, Yuriy Kosiuk, es un magnate ucraniano, propietario del mayor holding agrícola de su país, que tiene otras embarcaciones.

Foto: Bernie Ecclestone, en una imagen de archivo. (Reuters)

Otro superyate que llama la atención estos días en la capital catalana es el Mayan Queen IV, un barco de 93 metros de eslora propiedad del millonario mexicano Alberto Baillères. Con la cuarta fortuna de su país, según 'Forbes', este magnate ha anclado su megaembarcación en la Marina del Puerto barcelonés para que la pongan a punto. El yate tiene capacidad para 16 huéspedes y 24 tripulantes. El barco está valorado en 175 millones de euros.

Enigma, el deseado

Si hay algún destino infalible cada verano entre los millonarios internacionales es Ibiza. Y estos días, en su puerto recala el yate Enigma, uno de los más grandes del mundo. Según la revista especializada ‘Power & Motoryatch’, esta embarcación es propiedad de Aidan Barclay, hijo del magnate británico de medios de comunicación David Barclay. Ha sido recientemente cuando este rico heredero ha adquirido el Enigma, que antes había sido propiedad de Larry Ellison, famoso por su flota de barcos de lujo. Con 75 metros de eslora, el Enigma es famoso por su diseño, el cual le permite alcanzar una velocidad de 30 nudos. Así que, además de ser uno de los yates más grandes del mundo, es también uno de los más rápidos.

Foto:  El Yasmine of the Sea. (superyachttimes.com)

Junto al Enigma está atracado estos días el Gerosa, megayate que se alquila por un precio a consultar. Cuenta con 33 metros de eslora y alcanza una velocidad de 34 nudos, parecida a la del Enigma pero sin su gran tamaño. El Gerosa es uno de esos yates en los que podemos ver en verano a los famosos de Hollywood que pasan unos días en las Baleares y que alquilan meyates para navegar.

Rumbo a otros lares

Cerca está el Alegría II, propiedad de Sahmeer Gahlaut, magnate indio fundador de un conglomerado inmobiliario y de servicios financieros, según la página especializada SuperYatch Fan, medio que lleva la cuenta al detalle de los propietarios de grandes barcos en el mundo. Este año, con la crisis sanitaria, algunos de los clásicos de las islas Baleares han preferido navegar por otras aguas, como es el caso del Main, de Giorgio Armani, que se encuentra en el sur de Italia.

Foto:  Diana de Gales, el día de su boda. (Getty)

Quien sí ha querido estar en nuestras costas, en este caso la de Mallorca, es Nancy S. Mueller con su megayate Andiamo, para cuyo diseño interior gastó 20 millones de euros. La fortuna de esta americana proviene de la venta de comida congelada y es una apasionada de la navegación. Junto a su barco está el Vava, de Ernesto Bertarelli, uno de los empresarios más ricos de Italia, propietario de la farmacéutica Serono y campeón de la Coa América en varias ediciones.

Estos son solo algunos de los grandes yates internacionales que navegan estos día por aguas españolas. Echar un vistazo a los localizadores de barcos en tiempos de calor y vacaciones es como mirar una telaraña llena de moscas. Difícil contarlas a todas.

Yates
El redactor recomienda