El calvario del presentador Ángel Casas: "Los médicos no entienden que yo esté vivo"
  1. Famosos
DECLARA SU ENFERMEDAD

El calvario del presentador Ángel Casas: "Los médicos no entienden que yo esté vivo"

El que fuera una de las caras televisivas más conocidas de los 80 y los 90 ha sufrido un cáncer y una enfermedad rara que le han provocado que le amputen ambas piernas.

placeholder Foto: Ángel Casas, en una imagen de archivo. (EFE)
Ángel Casas, en una imagen de archivo. (EFE)

Fue una de las caras televisivas más conocidas de los 80 y los 90. Un periodista que ha dado muchas vueltas en su carrera y del que poco se sabía desde hace un tiempo. Una ausencia que, según hemos sabido hace unas horas, estaba más que justificada. Ángel Casas, presentador de espacios tan reconocidos como ‘Un día es un día’, anunció en septiembre de 2020 que se retiraba. Lo que pocos sabían es que estaba viviendo un infierno sanitario que ahora ha decidido hacer público.

Víctima de un cáncer y de una enfermedad rara, el presentador ha sufrido la amputación de sus dos piernas, ha pasado por incontables operaciones y durante el proceso ha tenido incluso un infarto. Tras el dolor, llega la cura, una cura que él pensó que no lograría y que ahora ha celebrado con una entrevista en el diario catalán ‘Ara’ que ha dejado a todos con gesto de sorpresa.

placeholder Ángel Casas con Richard Gere. (Archivo)
Ángel Casas con Richard Gere. (Archivo)

El calvario empezó en 2013, cuando le dijeron que tenía anemia y decidió tratarse. Lo que parecía una cuestión sencilla se tornó en una travesía por hospitales. Le diagnosticaron un cáncer muy complejo cerca del páncreas. Después vieron que los riñones no funcionaban bien y le trasplantan uno, que se lo donó su mujer, Olga. El 15 de enero de 2020, semanas antes de que estallara la pandemia, lo operan y todo sale “razonablemente bien”, dice.

Foto: Alex Lequio, en un acto de Miss Sushi. (Cordon Press)

Pero aparece una herida en una pierna que resulta ser una enfermedad rara, llamada calcifilaxis. Tras este diagnostico tienen que amputarle la extremidad. “Gritaba, lloraba de dolor”, recuerda en la citada entrevista, “cada médico decía una cosa diferente, estaba desesperado”. En junio perdía la primera pierna, la derecha.

"Llorábamos por teléfono"

Ya había estallado la pandemia y pasó todo el infierno solo en una habitación. “Con mi mujer llorábamos por teléfono”, recuerda, “no me podía venir a ver y durante cinco meses, de mayo a septiembre, hasta seis veces le dijeron que estaba a punto de morirme”. La enfermedad se extendió a la otra pierna y finalmente también se la amputaron. En la unidad de semicríticos del hospital tuvo además un infarto del que pensó que no se salvaba. “Los médicos no entienden que yo esté vivo”, afirma.

Foto: Harvey Weinstein. (EFE)

Dicen que no se puede hablar de lucha contra el cáncer o contra cualquier enfermedad, algo que él niega. Porque asegura que luchó “muchísimo: quería continuar siendo feliz con mi mujer, quería continuar disfrutando de mis hijas, quería ver crecer a mis nietoas. ¡Todo mujeres! Estoy muy orgulloso de mi familia, se han preocupado mucho por mí y se lo quería agradecer continuando vivo. He luchado ¡sí!”.

Olga, su mujer

En septiembre de 2020, cuando anunció su retirada, escribió un post en facebook que ya causó mucha impresión. “El pasado 15 de enero, mi mujer me regaló un riñón y me lo trasplantaron. Dicen los médicos que se ve que fue un éxito y ahora voy con un riñón prácticamente nuevo, que funciona al cien por cien, y que no sé cómo agradecérselo a Olga: la amo. Pienso que ha sido una versión del creacionismo a la inversa. En vez de darle la vida a ella a través de una costilla, que ya me dirás qué hacemos de una costilla en la medicina moderna, que aquellos del paraíso eran unos indocumentados, ella me la ha dado a través de un riñón (tiene mucho más sentido científico)”.

Foto: Foto: iStock.

Así narraba parte del calvario que había pasado. Ahora, ya recuperado, dice con ironía: “He alquilado un zulo en el Blue Space donde he guardado los malos recuerdos, las experiencias traumáticas de estos cuatro meses, el dolor y el aburrimiento (la sensación de día de la marmota), los errores de diagnóstico y la abnegación de tantos/as enfermeros/as que han estado conmigo con paciencia y empatía. Portazo a las vivencias traumáticas. 'Bon vent i barca nova'”.

Todo el relato le sirve para expiar esos demonios y dar ánimos a quienes puedan estar en una situación similar. Habla también de salud mental y dice que por suerte, el psiquiatra que le trató le dijo que tenía “la cabeza muy clara”. Y con esa claridad ha aprendido a hacer broma de su vida: “Hace 15 días que tengo estas piernas postizas, ‘cosméticas’ lo llaman. Son agradables y fáciles de encajar. Por la noche las guardamos de pie y con los pantalones puestos. Hace un efecto muy curioso, como si hubiera medio tío de pie en la habitación”.

Noticias de Famosos
El redactor recomienda