Concha Velasco, toda una superviviente: soledad, whisky, pastillas y M-30
  1. Famosos
Nunca se rinde

Concha Velasco, toda una superviviente: soledad, whisky, pastillas y M-30

Concha Velasco ha tenido una vida complicada, los últimos meses no han sido una excepción y ha tenido que vender parte de sus posesiones para hacer frente a la pandemia

placeholder Foto: Concha Velasco en 2020 en la presentación de 'La habitación de María'. (EFE)
Concha Velasco en 2020 en la presentación de 'La habitación de María'. (EFE)

La vida de Concha Velasco no ha sido un camino de rosas, la actriz se ha enfrentado a momentos más que complicados a lo largo de su vida, el último de ellos durante la pandemia, con el parón que sufrió el mundo del espectáculo y que le obligó a despojarse de sus pertenencias para poder conseguir dinero, tal y como confesó al diario 'El Norte de Castilla'. Unas palabras que posteriormente matizó en Vanitatis su hijo, Manuel Martínez Velasco, y que achacó a la particular manera tan coloquial de hablar de su madre, pero a las que les quitó veracidad. Sin embargo esta es solo una de las muchas veces que Concha Velasco ha tenido que reinventarse.

Que Concha Velasco es incombustible no lo tiene que decir ella, los hechos hablan por sí mismos. Antes de que la crisis provocada por el covid-19 golpeara España, la actriz se encontraba representando la obra 'El funeral', en la que se puso a las órdenes de su hijo Manuel M. Velasco, ahora repite con 'La habitación de María', el proyecto teatral en el que está inmersa actualmente.

placeholder Conche Velasco en la presentación de 'La habitación de María' en 2020. (EFE)
Conche Velasco en la presentación de 'La habitación de María' en 2020. (EFE)

Con un ritmo de trabajo más que notable, recuperada de los problemas de salud que tuvo en el pasado, y superados los 81 (el 29 de noviembre pasado los cumplió), la actriz sigue gozando de una popularidad espectacular, no solo entre los fans de toda la vida, sino también en las nuevas generaciones, que la han redescubierto en 'Las chicas del cable' de Netflix e incluso en 'Élite', donde han incluido en la banda sonora la canción 'Con poco se puede ser feliz', un cover que la actriz vallisoletana hacía de 'Il suffit d'un rien pour être heureux', de Alice Dona, que interpretaba en 'Pero ¿en qué país vivimos?'.

Poco podemos añadir en este artículo de la trayectoria profesional de Concha Velasco que no se sepa a estas alturas, porque lo ha hecho todo (o casi), y desde estas líneas lo que queremos subrayar es su 'star quality'. Concha Velasco es una estrella y se comporta como tal. No como una diva, eso es otro concepto. La 'chica yeyé' es muy consciente de que las leyendas no se forjan solo con grandes interpretaciones, sino con la dimensión humana, que es lo que acaba esculpiendo el imaginario colectivo.

placeholder Concha Velasco celebrando el Premio Max de Honor 2019 en reconocimiento a su trabajo. (EFE)
Concha Velasco celebrando el Premio Max de Honor 2019 en reconocimiento a su trabajo. (EFE)

Concha Velasco ha sabido atraer los cañones de luz a su persona en los medios de comunicación, con los que siempre ha mantenido una excelente relación, porque pertenece a la estirpe de entrevistados que juegan a favor de obra. Poca gente es capaz de generar tantos titulares y con tan buen 'timing'.

La actriz ha demostrado en sus comparecencias televisivas que la sinceridad es la mejor moneda de cambio para mantenerse, porque llegar es mucho más sencillo, como ya subrayaba Debbie Allen en 'Fama'. Alarde de ello hizo en una de su última entrevista para 'Sábado Deluxe', donde desveló uno de los secretos de su vida mejor guardados: la identidad del padre de su hijo Manuel, desconocida hasta ahora.

placeholder Recibiendo la Medalla de Oro de la Ciudad de Valladolid, con su hijo Manuel. (EFE)
Recibiendo la Medalla de Oro de la Ciudad de Valladolid, con su hijo Manuel. (EFE)

"El padre biológico de mi hijo ha fallecido hace poco en enero y ahora ya puedo decir de quién se trata", adelantaba Concha Velasco. Un hombre del que "estuve muy enamorada de él". "Era el director de fotografía Fernando Arribas", confesó. "Lo he contado en este momento porque ha fallecido, pero guardamos el secreto porque queríamos proteger su intimidad".

La actriz nunca ha tenido reparos en hablar de cuestiones tan delicadas y privadas como la salud e incluso desvelar episodios que, si no hubiera sido por ella, no habrían trascendido, como la hospitalización de su hijo Paco hace un tiempo: "Ha estado muy grave. Hace una semana casi se nos va al otro mundo. A él no le gusta que lo cuente, pero ha estado malo y esta noche dormiré con él", comentaba la actriz en diciembre de 2019 en la presentación de la obra en el Teatro de la Latina de Madrid.

Tocando fondo

Claro que difícilmente pueden superarse las declaraciones que realizó en 2012, cuando llegaba al mismo teatro madrileño la función 'Yo lo que quiero es bailar'. Relataba entonces los que para ella fueron los siete peores años de su vida, cuando perdió su casa en la avenida de San Luis: "Me fui a vivir a un hotel de la M-30 donde estuve seis meses fumándome las cajetillas de tabaco de cuatro en cuatro y bebiendo vino blanco y seco. Afortunadamente, llegó mi hijo Manuel con Antonio Durán, que se hizo cargo de mi carrera e hizo que yo me hiciese cargo de mi vida".

placeholder Concha Velasco en una imagen de archivo de 2016. (EFE)
Concha Velasco en una imagen de archivo de 2016. (EFE)

La cosa no quedó ahí, relató un episodio que hubiera sido digno de estar en la biografía de Liza Minnelli, estrella mundial a la que ella poco (o nada) tiene que envidiar: "Estaba metida en la cama y a punto de tomarme una botella de whisky entera con todas las pastillas que tenía a mano. Esa noche fui a Buenafuente... y me reí tanto que me dije a mí misma: 'Ya lo pensaré mañana' -una fabulosa alusión a Escarlata O'Hara en 'Lo que el viento se llevó'-. Buenafuente me salvó la vida".

Una labor titánica sería también resumir los titulares que a lo largo del tiempo Concha Velasco acuñó sobre Paco Marsó, el gran amor de su vida y un hombre con el que vivió grandes glorias personales y capítulos durísimos, que, sin embargo, la llevaron a declarar dos años después de la muerte del productor, en 2012, que "si viviera hoy le perdonaría".

placeholder Concha Velasco sigue al frente de 'Cine de barrio'. (TVE)
Concha Velasco sigue al frente de 'Cine de barrio'. (TVE)

Un rosario y un jersey

Otra cuestión que ha abordado la actriz en algunas ocasiones, con su gran capacidad para crear con palabras imágenes potentísimas, es la muerte. Al igual que Lola Flores describió a Lauren Postigo cómo quería que fuera su entierro en el mítico programa 'Cantares', en una entrevista con Andrés Arconada ese mismo año afirmaba que "cuántas veces me has oído decir que cuando yo me muera quiero que me metáis en la caja el jersey que me hizo mi madre, el rosario de Santa Teresa -en alusión a la emblemática serie que rodó a las órdenes de Josefina Molina, flamante Premio Nacional de Cinematografía- y, por favor, ponedme música de Frank Sinatra".

Ella misma, consciente de que a veces sus declaraciones podían sacarse de contexto o incluso traer consecuencias no deseadas, decía que "debería cortarme la lengua muchas veces... pero cada uno es como es".

En tiempos tan políticamente correctos, en los que se retuercen las palabras y los discursos se trufan con eufemismos, Concha va con su verdad por delante: "Cuando me dicen que cómo me defino, digo que soy socialista, católica y española. A mí no me da vergüenza decir España", declaraba el pasado enero en 'Papel' de 'El Mundo'.

placeholder Concha Velasco, en una representación de 'El funeral'. (Getty)
Concha Velasco, en una representación de 'El funeral'. (Getty)

Acosada

En la era del #Metoo tampoco nos ha escatimado Concha una confesión muy valiente: ella también sufrió acoso. "Me he topado con muchos pulpos, pero siempre he tenido una derecha rápida. Y una izquierda y una rodilla a punto, por si la mano no era suficiente. Hay señores a los que les he dado una patada en los mismísimos y me han vuelto a contratar. Otra vez, no. (...) Una vez hasta tuve que saltar por la ventana de la habitación de un hotel mientras rodaba una película para zafarme de un actor muy famoso", declaraba a 'SModa' en 2019.

Incombustible, tras tener que vender su casa de Madrid, como una heroína de cine que se cae y se vuelve a levantar las veces que haga falta, decía que "a los 79 años, empiezo de cero, pero ya no tengo ninguna deuda. Puedo dormir tranquila", confesaba a 'Semana', algo que la situación actual parece haber cambiado, no así las ganas de la actriz de seguir peleando y luchando incansable.

Concha Velasco
El redactor recomienda