Julio Iglesias: crónica de dos años de aislamiento y miedo
  1. Famosos
OPINIÓN

Julio Iglesias: crónica de dos años de aislamiento y miedo

El artista permanece en su refugio de Punta Cana mientras el resto de su familia disfruta de la finca Cuatro Lunas, en Ojén

Foto: Julio Iglesias. (Alamy)
Julio Iglesias. (Alamy)

El próximo 23 de septiembre, Julio Iglesias cumplirá 78 años y no hay prevista ninguna celebración a lo grande. Al menos por ahora, aunque en la vida del artista todo puede cambiar. Su avión privado le da la independencia para moverse, pero no lo ha hecho a menudo desde que comenzó la pandemia.

Antes de que se extendiera el covid-19, eligió aislarse en su paraíso particular. Su mansión de Punta Cana ha sido un referente geográfico del que solo ha salido en contadas ocasiones. Una fue en Navidad para viajar en el día a Miami; y la otra, hace unos días según han confirmado a Vanitatis. Esta última vez, el desplazamiento tenía que ver con un tema profesional y no artístico. Julio Iglesias tenía previsto realizar una gira mundial para festejar sus cinco décadas como artista que tuvo que cancelar.

Cuando el mundo se volvió del revés por el coronavirus, su agenda personal y laboral también sufrió una transformación. Este cambio supuso un encierro voluntario durante este tiempo que ha tenido repercusión en los medios al cuestionar su estado de salud. Él mismo ha querido salir al paso y este miércoles publicaba en su Instagram un mensaje donde explicaba cómo se encuentra en estos momentos.

Lo ha hecho utilizando ‘Soy de un lugar’, uno de los temas que compuso para uno de sus primeros discos. Este recordatorio lo ha querido acompañar de una foto a sus 21 años, cuando se encontraba en pleno proceso de recuperación. Habían pasado dos años desde que sufrió un aparatoso accidente. Todo su entorno pensaba que podría quedar inválido de por vida y así se lo comunicaron los colegas de profesión al doctor Iglesias Puga: “Es muy difícil que tu hijo vuelva a caminar”, le dijeron.

placeholder Padre e hijo. (Getty)
Padre e hijo. (Getty)

La fuerza del joven deportista (futbolista por aquel entonces) y el empeño del padre convirtieron lo que posiblemente era una tragedia irreversible en el inicio de un futuro que nadie habría previsto. El destino ya estaba escrito y, cincuenta y dos años después, Julio Iglesias ostenta el récord Guinness por ser el artista latino que más discos ha vendido en el mundo. Y otro dato: de los 80 álbumes que se han publicado, las ventas de ejemplares superaban los cuatrocientos millones de copias. En 2010 volvió a regrabar todas las canciones que formaban parte de su historial profesional.

Foto: Julio Iglesias, en una imagen de archivo. (Getty)

Con los años, y como él mismo ha reconocido, las secuelas del accidente forman parte de su vida: “Por supuesto que me duele la espalda como siempre me ha dolido, por supuesto que tengo ahora menos fuerza que tenía antes”, ha escrito. Esta es su realidad, que a lo largo del tiempo ha ido superando con masajes, fisioterapeutas y mucho sol, del que disfruta en su paraíso dominicano.

La foto de la discordia

Hace un tiempo, unas imágenes clandestinas en las que aparecía en su playa particular sujetado por dos de las empleadas fueron el punto de inflexión para que se cuestionara su salud. La realidad era otra, como explican fuentes cercanas a Vanitatis: “Unos días antes de esa foto había tenido un tropiezo y se resentía del golpe, que no tuvo mayor trascendencia. Lo que le molestó a Julio es que había otras fotos en las que se le veía perfectamente caminando y esas no se publicaron. Tiene unos días buenos y otros regulares. Lo que siempre le ha salvado, tanto en su estado físico como en su mundo profesional, ha sido su fuerza de voluntad”.

placeholder Las imágenes que hicieron saltar las alarmas sobre Julio Iglesias. (Lagencia/Grosby)
Las imágenes que hicieron saltar las alarmas sobre Julio Iglesias. (Lagencia/Grosby)

Esa misma fuerza se vio en sus comienzos. Los que le conocen desde que comenzó su trayectoria profesional recuerdan lo poco que se confiaba en él en aquellos comienzos. El 17 de julio de 1968, un jovencísimo y tímido Iglesias que no sabía moverse en el escenario irrumpía en el panorama musical cantando ‘La vida sigue igual’ en el Festival de Benidorm. Hoy es una estrella global.

Si algo ha caracterizado a Julio Iglesias a lo largo de su vida ha sido esa capacidad para superar determinadas circunstancias adversas. La última ha sido el coronavirus y su temor al contagio.

Él mismo se lo reconocía a Carlos Herrera en una entrevista telefónica: “Estoy escondido al ser una persona de alto riesgo. Me tengo que cuidar y estoy rodeado de las personas de más confianza para cuidarme. Tengo pánico al covid-19”. En cuanto pudo, se vacunó, pero ese miedo le alejó temporalmente de Miranda y de los cinco hijos.

Iglesias poscovid

En estos dos últimos años no ha querido viajar a España, ni a su otro paraíso, el de Ojén, en el límite de Marbella. El motivo para disfrutar de su finca Cuatro Lunas, en la que se instalaron durante el confinamiento las gemelas Victoria y Cristina y este verano Miranda y el hijo pequeño, es el mismo de siempre como confirman a Vanitatis: “Su prioridad es cuidarse, y si para eso tiene que encerrarse, lo va a seguir haciendo”. Las nuevas cepas que surgen, y de las que se sabe poco, forman parte de esa nueva vida a la que habrá que acostumbrarse, pero por ahora el artista prefiere mantener su agenda vital.

Julio no ha dejado de trabajar. Dos de sus proyectos más inmediatos tienen que ver con su propia vida. Unas memorias y un documental muy parecido al del cantante Luis Miguel que emitió Netflix y que supervisó directamente el bautizado como el Sol de México. El añorado Alfredo Fraile preparaba otro serial, del que Julio estaba informado.

Hace años, el artista escribió para la revista ‘Protagonistas’ del Grupo Zeta unas memorias en las que contaba su vida hasta 1987. Ahora, en su encierro elegido, tiene tiempo para recodar y reescribir su vida completa.

Julio Iglesias
El redactor recomienda