Iván, el hijo de Fernández Tapias y Nuria González, cumple 18: su discreta fiesta de cumpleaños
  1. Famosos
MAYORÍA DE EDAD

Iván, el hijo de Fernández Tapias y Nuria González, cumple 18: su discreta fiesta de cumpleaños

Iván Fernández Tapias González ha cumplido su mayoría de edad. El sábado lo festejó con sus amigos en la casa familiar de Puerta de Hierro

Foto: Fernando Fernández Tapias y Nuria González, en una imagen de archivo. (Getty)
Fernando Fernández Tapias y Nuria González, en una imagen de archivo. (Getty)

Iván Fernández Tapias González ha cumplido su mayoría de edad. El sábado lo festejó con sus amigos en la casa familiar de Puerta de Hierro. La mayoría de ellos, compañeros del colegio británico donde ha estudiado desde los cinco años, igual que su hermana Alma, que ahora tiene 16. Una fiesta discreta que nada tiene que ver con las mayorías de edad de otros jóvenes de apellidos ilustres, como fueron en su día las puestas de largo de Victoria Federica y Froilán Marichalar o la de los nietos de la duquesa de Alba. En este caso, el perfil ha sido bajo, que es la norma de la casa. Una de las aficiones comunes con el empresario vicepresidente del Real Madrid es su pasión por el equipo blanco y el fútbol en general.

El primer ciclo educativo lo ha terminado con un excelente nivel académico, como confirman a Vanitatis: “Es un chico muy responsable, estudioso y con ganas de aprender. No ha dado problemas a sus padres en la etapa más complicada de la adolescencia. Nuria ha sido muy estricta con la educación de los dos. Pocas tonterías y pocos caprichos. Los dos hermanos han pasado veranos en el extranjero y son bilingües. Iván y Alma son muy educados y huyen del estereotipo de hijos de”.

placeholder Nuria y su hijo Iván, en una imagen de archivo. (CP)
Nuria y su hijo Iván, en una imagen de archivo. (CP)

Efectivamente han llevado una vida muy discreta sin apariciones en la prensa social. Ya con su mayoría de edad en el DNI, ha comenzado una nueva etapa de vida universitaria. Ha elegido la carrera de ADE y, si no hay cambios importantes, al finalizar este curso hará alguna práctica en las empresas familiares, en las que sus cinco hermanastros ya no tienen ninguna función ejecutiva. A Iván la última vez que se le vio físicamente fue el 12 de marzo del 2021 en el Juzgado de Primera Instancia nº 65 de Madrid.

Aún no había cumplido los 18, pero quiso acompañar a su padre para dar su testimonio ante la demanda de incapacidad que los cinco hijos interpusieron contra el empresario. Según adelantó Vanitatis en aquella fecha, fue el propio joven el que quiso estar presente a pesar de la oposición de Nuria González y de Tapias, que no querían que pasara por el difícil trago.

placeholder Fernando Fernández-Tápias. (Cordon Press)
Fernando Fernández-Tápias. (Cordon Press)

Y así lo explicaban en aquellos momentos amigos del matrimonio: “Iván se empeñó. No estaba dispuesto a que se cuestionara la salud mental de Fernando, al que adora, y menos el papel de Nuria en el conflicto. Los padres tuvieron que aceptar su decisión. Es un chico de una gran madurez. Desde pequeño ha vivido un ambiente familiar estable y, lo más importante, ha visto cómo Nuria ha intentado por todo los medios que hubiera una cordialidad entre los hijos de los dos matrimonios anteriores de Fernando. Los que tuvo con Chiqui Riva y después con Juana García Courel. Organizaba comidas los domingos para que estuvieran todos juntos”.

Dos meses y medio después del juicio, la sentencia daba la razón al empresario y dejaba sin efecto las reclamaciones de los demandantes. A día de hoy no mantienen ninguna relación con Tapias, Nuria González y los dos hermanos pequeños, Iván y Alma.

placeholder Nuria González. (Limited Pictures)
Nuria González. (Limited Pictures)

El sábado pasado se pudo ver a Nuria González en la boda de Carlos Cortina Lapique. La ausencia de Fernández Tapias nada tenía que ver con su salud. A sus 82 años se encuentra perfectamente. Recién llegado de vacaciones, prefería quedarse en su casa viendo el fútbol. Como confirmaron a Vanitatis, “Fernando no es de ir a bodas”.

Fernando Fernández Tapias
El redactor recomienda