Tita Cervera y su cita con el ministro Miquel Iceta y su hijo Borja en el Museo Thyssen
  1. Famosos
este lunes

Tita Cervera y su cita con el ministro Miquel Iceta y su hijo Borja en el Museo Thyssen

La baronesa asistió a la inauguración de la exposición sobre Magritte, en la que coincidió con el ministro de Cultura y con su hijo, implicado en la permanencia de la colección en España

placeholder Foto: Borja y Carmen Thyssen. (Getty)
Borja y Carmen Thyssen. (Getty)

Este lunes se inauguraba en el Museo Thyssen la retrospectiva del artista belga René Magritte, titulada ‘La máquina Magritte’. Una presentación que en principio no contaba con la presencia de la baronesa, que se encontraba en su villa de Sant Feliu, en la que ha pasado el verano con sus hijas. Al notificarle que el ministro Iceta acudiría a la muestra se puso en marcha y viajó hasta Madrid para ejercer de anfitriona.

Era la primera vez que se iba a encontrar cara a cara con el nuevo ministro de Cultura nombrado en julio y con el que deberá rubricar el acuerdo definitivo del alquiler de la colección. Aunque ya se ratificó en Consejo de Ministros, aún falta cerrar el protocolo y es Iceta, como responsable de Cultura, el que debe hacerlo. También firmará este acuerdo Borja Thyssen, dueño del treinta por ciento de la colección.

placeholder Borja Thyssen, en una imagen de archivo.  (Getty)
Borja Thyssen, en una imagen de archivo. (Getty)

Un detalle por parte de su madre, ya que no es vinculante ni necesario que el hijo tenga que estar presente cuando por fin se haga efectivo el alquiler. Lo que sí ha quedado claro es que gracias a este acuerdo las relaciones familiares también se desatascaron. Ahora habrá que esperar a que por fin regrese el 'Mata Mua', que está ‘retenido’ en Andorra; a que regrese a su casa en el Thyssen situado en el paseo de Recoletos, declarado recientemente Patrimonio de la Humanidad junto al parque del Retiro.

Este traslado se hará efectivo en breve, según confirman a Vanitatis: “La baronesa está encantada porque al fin acabó su pesadilla. Estaba dispuesta a llevarse los cuadros. Le parecía una injusticia lo que estaba sucediendo cuando ella había sido muy generosa”. Efectivamente, la propia Carmen Cervera aseguraba a este medio que sus cuadros “generan para Madrid unas ganancias anuales de ocho millones de euros. Nunca me he cerrado a negociar y así seguimos. El acuerdo debe ser beneficioso para las dos partes y contribuir a incentivar la cultura en Madrid”. Y así ha sido.

placeholder La baronesa Thyssen, con el 'Mata Mua' a la espalda. (Getty)
La baronesa Thyssen, con el 'Mata Mua' a la espalda. (Getty)

La implicación de Borja

A diferencia de otras ocasiones, en las que al primogénito de la baronesa no se le veía involucrado, esta vez también ha querido conocer a Miquel Iceta y acudió a la convocatoria cultural. Lo hizo acompañado de Blanca Cuesta y, aparentemente, las relaciones del matrimonio B&B (como se les bautizo en su día) con la madre y suegra son ahora estables. Este verano no coincidieron ni en Marbella ni acudieron a la imponente villa de la Costa Brava. Borja, Blanca y su prole prefirieron el anonimato de la estación suiza de Gstaad, un lugar que conocen bien y donde suelen pasar parte de las navidades.

placeholder La baronesa y su hijo, el pasado mes de abril. (Cordon Press)
La baronesa y su hijo, el pasado mes de abril. (Cordon Press)

El tiempo, los años y quizá la estabilidad que Blanca Cuesta marcó en la vida del primogénito fueron fundamentales para que los vaivenes afectivos con su madre cada vez fueran a menos. También influyó el nacimiento de los cinco hijos, que sirvieron para que Borja entendiera las razones a veces inamovibles de su madre.

Por ejemplo, cuando le aconsejó que pactara con Hacienda por la multa millonaria y la consiguiente petición de cárcel por parte de la Fiscalía. Se negó a llegar a un acuerdo como sí hizo la baronesa y aconsejaban sus abogados. Borja con el suyo no lo hizo y la sentencia le dio la razón y fue favorable. A partir de esa decisión, la madre se percató de que el hijo había madurado, que sus decisiones eran válidas y volvieron a tratarse. El año de pandemia les volvió a separar aunque en esta ocasión solo era distancia física. La baronesa se encerró en su villa de Andorra y Borja (a pesar de lo que se dijo) en su chalet de la urbanización La Finca en Madrid.

Uno de los escollos fue el viaje secreto de la joya de la corona de la colección, el ‘Mata Mua’, a Andorra, donde tiene la residencia fiscal la baronesa. Se había convertido en una especie de moneda de cambio. Uno de los abogados de Carmen Cervera, Ángel Acebes, declaraba a Vanitatis en aquellas fechas de desconcierto y en mitad del confinamiento que "el cuadro no volverá hasta que no haya un acuerdo". La vuelta de esta pintura de Gauguin a Madrid junto con otros tres cuadros ha sido definitiva para el pacto.

placeholder Carmen Cervera, con el exministro de Educación, Cultura y Deporte Íñigo Méndez de Vigo en 2017. (EFE)
Carmen Cervera, con el exministro de Educación, Cultura y Deporte Íñigo Méndez de Vigo en 2017. (EFE)

El actual titular de Cultura, Miquel Iceta, es el décimo responsable con el que ha tenido que tratar aunque hasta ahora no se hubieran visto físicamente. Su rúbrica, este martes, daba por cerrada la pesadilla de la baronesa. Con algunos, como Ángeles González-Sinde o José Ignacio Wert, nunca llegó a entenderse y sí con Iñigo Méndez Vigo, José Guirao y el penúltimo, Rodríguez Uribes. Con Miquel Iceta mucho más.

Carmen Cervera Borja Thyssen
El redactor recomienda