Cayetano recuerda la boda de su madre hace 10 años: "Alfonso fue lo opuesto a Jesús Aguirre"
  1. Famosos
ANIVERSARIO

Cayetano recuerda la boda de su madre hace 10 años: "Alfonso fue lo opuesto a Jesús Aguirre"

El 5 de octubre de 2011 se casaba en Sevilla la duquesa de Alba en una ceremonia que, en principio, había contado con la duda de los hijos de Cayetana

Foto: Cayetana y Alfonso, el día de su boda. (Getty)
Cayetana y Alfonso, el día de su boda. (Getty)

El 5 de octubre de 2011 se casaba en Sevilla la duquesa de Alba y el funcionario Alfonso Diez. A la una y media del mediodía se comprometían ante Dios y ante los hombres en la capilla del palacio de Dueñas. El sacerdote que ofició la ceremonia fue Ignacio Sánchez Dalp, sobrino de Pepita Saltillo, una de las mejores amigas de Cayetana junto con Carmen Tello, que la sigue echando de menos.

La expectación ante la cuarta boda de la duquesa fue grande. Y no solo en el apartado social, sino también en el nobiliario y empresarial. La relación con Alfonso Diez había comenzado por casualidad cuando coincidieron en un cine en Madrid cuatro años atrás. Su hermano mayor, Pedro, era amigo de Jesús Aguirre y, aunque se conocían de vista, nunca habían intimado.

Lo que en aquellos inicios parecía un capricho de la aristócrata se fue convirtiendo en una relación estable que acabó en boda. Alfonso Diez no fue bien aceptado ni por los hijos ni por las amistades más cercanas. Recibió críticas por todos lados. Al funcionario, que trabajaba en un departamento de la Seguridad Social, le consideraban un cazafortunas que había encandilado a la dama octogenaria. Hasta tuvieron que intervenir don Juan Carlos y Doña Sofía por petición de la duquesa. Los hijos se negaban a dar el visto bueno a ese futuro matrimonio tan desigual en todos los aspectos salvo en el afectivo. El monarca prefirió no inmiscuirse en temas amorosos y, según publicaría en aquel momento Vanitatis, la respuesta del Rey emérito fue algo así como: “Cayetana, ya no estamos para tantos bailes”.

placeholder Cayetana y Alfonso Diez, en su boda. (Getty)
Cayetana y Alfonso Diez, en su boda. (Getty)

Un tiempo después de la conversación real y ya decidida a dar el paso, los novios acudían al palacio de la Zarzuela para cumplir con la tradición de todos los miembros titulares de la Casa de Alba desde siglos atrás: pedir permiso para convertirse en marido y mujer. Alfonso Diez recibió el abrazo de don Juan Carlos y por fin Cayetana cumplía su sueño. Una vez que se celebró el matrimonio, la recién casada quiso compartir su felicidad con la prensa y los muchos admiradores que se dieron cita a las puertas del palacio de Dueñas. Salió a saludar y se marcó unas bulerías que su marido acompañó con palmas mal dadas. Se excusó diciendo: “Los de Palencia no tenemos mucha gracia”.

Este 5 de octubre, Cayetano, el hijo preferido de la duquesa de Alba, y Carmen Tello, su mejor amiga, han querido recordar este día de otoño cuando Cayetana se convirtió, contra todo pronóstico, en una feliz novia. El hijo menor de la duquesa recuerda este día desde su finca de Sevilla donde vive: “Fue un día muy alegre, muy simpático y feliz para mi madre y, por lo tanto, también para mí. Era su felicidad y también la nuestra. Este hombre fue lo opuesto a Jesús Aguirre. A mí me tocó comprobar, hasta la medida que se podía, cómo era Alfonso. Era una manera de preservar el futuro y no pasar por las angustias que tuvimos que vivir con Aguirre”.

placeholder Alfonso Diez y Cayetano Martínez de Irujo, en la boda de Cayetana. (Getty)
Alfonso Diez y Cayetano Martínez de Irujo, en la boda de Cayetana. (Getty)

El jinete continúa: “Se cumplieron los requisitos que habíamos hablado previamente con él para que se celebrara la boda. Al principio había cierto miedo porque realmente parecía un disparate, pero el tiempo ha demostrado que es una gran persona. Le tengo mucho cariño, mucho afecto y estoy muy agradecido porque hizo muy feliz a mi madre”.

El duque de Arjona y Alfonso Diez suelen comer de vez en cuando y mantienen contacto telefónico. “Cuando estoy en San Sebastián o en Salamanca le llamo porque a mi madre le gustaba mucho pasar tiempo allí. Alfonso fue el reverso de Aguirre. Nos hizo la vida fácil”.

placeholder Carmen y la duquesa. (Cortesía de Carmen Tello)
Carmen y la duquesa. (Cortesía de Carmen Tello)

Carmen Tello coincide con Cayetano en recordar esta fecha muy feliz en el calendario: “Fue un día precioso y verla a ella con esa ilusión, como si fuera una adolescente, y tener la suerte de ser la madrina de la boda fue para mí una de las cosas más bonitas de mi vida. Fuimos muy pocos y muy en familia, y luego bailó dentro con su hijo Cayetano. Estaba feliz y esa categoría humana de ella de salir a la calle para que toda Sevilla la viera y ponerse allí a bailar para hacerle ese regalo a la ciudad fue muy emocionante. Cuando se dijeron el ‘sí, quiero’, nos emocionamos. La ceremonia fue tan bonita que aún la tengo en la retina y no se me olvidará”.

El redactor recomienda