Es noticia
Menú
El espectacular ático junto al Retiro donde Joaquín Güell juega al despiste con Susanna Griso
  1. Famosos
RELACIONES

El espectacular ático junto al Retiro donde Joaquín Güell juega al despiste con Susanna Griso

El financiero, conocido en la prensa rosa por su matrimonio y posterior divorcio de Cayetana Álvarez de Toledo, y la periodista protagonizan las revistas con su primer viaje romántico

Foto: Joaquín Güell. (Gtres)
Joaquín Güell. (Gtres)

En este universo tan denostado de la crónica social, donde los personajes cada vez son menos meritorios y más insustanciales, la historia de amor entre una periodista de peso y tan popular como Susanna Griso y el inversor Joaquín Güell es un auténtico sueño. Poco importa que ellos desmientan que haya algo más -"Son solo amigos", aducía el representante de Griso hace poco- y que los argumentos hasta la fecha hayan sido escasos. Y decimos hasta la fecha porque la revista '¡Hola!' ya ha bautizado oficialmente el romance al llevar las primeras imágenes de ambos de la mano durante una escapada a Tánger.

La propia Griso quiso echar balones fuera en Vanitatis a finales de verano, cuando contactamos con ella para preguntarle si era cierto el rumor que la unía sentimentalmente a Güell. Entonces no quiso ponerle nombre, a pesar de que no se hablaba de otra cosa en los cenáculos veraniegos. Dijo que solo había una buena amistad entre ellos. "Lo que me faltaba. Somos solo amigos. Tenemos muchas amistades en común. ¡Pobre Joaco! ¡Cada día le cuelgan una novia distinta!". Este mismo verano también le relacionaron con Xandra Falcó, una amiga de toda la vida.

Entonces, el entorno de la periodista explicaba que la íbamos a ver mucho con él porque había un proyecto en común del que no se han conocido más detalles. Según explicaban a este medio, comparten círculo y sus respectivas familias tienen casa en el club de golf de Cerdaña. Hay muchos puntos en común entre ellos y su relación de verano parece que ha evolucionado hacia algo más serio.

Este inversor y directivo de medios de comunicación era conocido para la prensa rosa por su matrimonio y posterior divorcio de Cayetana Álvarez de Toledo. Güell conoció a la XIII marquesa de Casa Fuerte en Londres, mientras ella estudiaba en Oxford. En 2018 se separaron en la intimidad, aunque él deslizó algún detalle de la ruptura en una entrevista con el diario 'ABC'.

Foto: Cayetana Álvarez de Toledo en un fotomontaje de 'Vanitatis'

"Las familias siempre perduran y no creo que un matrimonio que dure más de 10 años y que haya dado momentos maravillosos, hijos, casas, ambientes y amistades pueda decirse que ha fracasado”, explicó entonces. Entre reflexiones sobre sí mismo (“Desde pequeño sabía qué hacer para ser el favorito del profesor. Me interesaba mucho más seducir que aprender. No fui un niño ingenuo. Sabía dónde estaba la herida e iba a por ella. Era el camino más fácil para mí. Se me daba muy bien”) o Cataluña (“Ya no la reconozco. Quizá nunca la conocí. A Barcelona sí, y es peor”) hablaba también sobre sus hijas. A la pregunta “¿Casaremos a las niñas?”, él respondía: “Pero seguramente no lo haremos ya con la ilusión de que dure para siempre”.

Buena relación con su ex

Hoy por hoy, Álvarez de Toledo y Güell mantienen una excelente relación y a menudo comparten vacaciones y tiempo de calidad en familia. El matrimonio vivía en un bonito piso cerca de la parroquia de los Jerónimos, que él ha cambiado al separarse por uno de los áticos estrella de la capital. Según publicó El Confidencial y ha podido constatar Vanitatis, el financiero ha sido 'víctima' del apetito inversor que ha hecho furor en el sector inmobiliario de lujo en Madrid y ahora es vecino (puerta con puerta) del mismísimo Zinedine Zidane.

placeholder Cayetana Álvarez de Toledo, en un acto. (EFE)
Cayetana Álvarez de Toledo, en un acto. (EFE)

El piso de Güell supera los 280 metros cuadrados de superficie útil y está situado muy cerca del Retiro y de la antigua residencia que compartía con Álvarez de Toledo. El edificio donde se ubica cuenta con tres áticos. Zidane y su esposa, Veronique Fernández, adquirieron dos de ellos, el último a principios de año, un piso de lujo que llevaba más de un año a la venta cuando se cerró la compra en torno a los 2,5 millones de euros. La intención del exentrenador del Real Madrid es unirlos y acometer una gran reforma para su puesta a punto.

Y quién es él

Joaquín Güell es tataranieto de Eusebio Güell y Bacigalupi, mecenas del arquitecto Antonio Gaudí y quien dio nombre al famoso parque en Barcelona. Además, por parte de madre no se queda atrás. Es uno de los tres hijos de Isabel Ampuero y Urruela, heredera de una de las grandes sagas bilbaínas y nieta de uno de los fundadores del Banco Bilbao. Estudió Económicas en Harvard y Ciencias Políticas en París, trabajó en banca de inversión para Santander, BCH y Merrill Lynch, fue director general del grupo Recoletos y director de Lazard. Desde 2015 vive en Londres, donde ejerce de director del fondo de capital riesgo Investindustrial.

placeholder Susanna Griso con su exmarido, Carles Torras. (Cordon Press)
Susanna Griso con su exmarido, Carles Torras. (Cordon Press)

Los áticos eran el activo más atractivo del mercado inmobiliario de lujo antes de que estallara la crisis del coronavirus, y no solo siguen siéndolo, sino que el apetito ha ido en aumento en el último año y medio, ante una demanda hambrienta de terrazas más amplias, buenas vistas y viviendas espaciosas y luminosas. Su enorme escasez, tanto en segunda mano como en obra nueva, ha impulsado su precio en los últimos años y ha permitido incluso que la venta de algunas de estas propiedades se haya desatascado en los últimos meses, a pesar de los elevados precios de algunas de ellas y sin necesidad de rebajas.

En Madrid, los áticos de obra nueva se cuentan con los dedos de dos manos y los precios se mueven entre 12.000 y 20.000 euros el metro cuadrado. En el segmento de segunda mano, también son muy escasas las unidades a la venta, aunque la brecha de precios respecto a los primeros es clara: entre 10.000-12.000 euros el metro cuadrado.

En este universo tan denostado de la crónica social, donde los personajes cada vez son menos meritorios y más insustanciales, la historia de amor entre una periodista de peso y tan popular como Susanna Griso y el inversor Joaquín Güell es un auténtico sueño. Poco importa que ellos desmientan que haya algo más -"Son solo amigos", aducía el representante de Griso hace poco- y que los argumentos hasta la fecha hayan sido escasos. Y decimos hasta la fecha porque la revista '¡Hola!' ya ha bautizado oficialmente el romance al llevar las primeras imágenes de ambos de la mano durante una escapada a Tánger.

El redactor recomienda