Adiós a Almudena Grandes: un amor intelectual y una hija rebelde, huérfanos
  1. Famosos
A CAUSA DE SU ENFERMEDAD

Adiós a Almudena Grandes: un amor intelectual y una hija rebelde, huérfanos

Rebelde y estudiosa, de adolescente fue 'red skinhead', una versión 'roja' de los cabezas rapadas. Es miembro de la Falange Española, donde da conferencias y la llaman "camarada"

Foto: La escritora Almudena Grandes y el poeta Luis García Montero. (EFE)
La escritora Almudena Grandes y el poeta Luis García Montero. (EFE)

Este sábado 27 de noviembre el mundo de la cultura se ha teñido de luto. La escritora Almudena Grandes ha fallecido a los 61 años de edad a causa de un cáncer que ella misma anunció que padecía hace un mes.

Fue en 1989 cuando saboreó el éxito con la publicación de Las edades de Lulú. Una legión de lectores ya nunca la abandonaron. Te llamaré viernes, Malena es un nombre de tango, Atlas de geografía humana o Los aires difíciles, entre otros, fueron algunos de los títulos que siguieron dándole un hueco enorme en el mundo de la literatura.

Su hija, Elisa García Grandes, como tantos jóvenes, es una rebelde. Y para ella, rebelarse contra lo establecido, contra la educación que ha recibido en casa, es hacerse falangista. Elisa es fruto de la relación que Grandes tuvo con el poeta Luis García Montero, ambos destacados intelectuales de izquierdas que vieron cómo su hija, por llevarles la contraria, se posicionó al lado opuesto. La joven apuntaba maneras desde pequeña. Lo contaron sus propios padres, intelectuales que entendieron que su hija buscara su lugar lejos de los postulados familiares.

“Es que es una niña muy independiente. Si su padre es del Real Madrid y del Granada, y su madre del Atlético de Madrid, pues ella se nos ha hecho del Rayo Vallecano. Le gustan mucho los ambientes populares, la cultura punki... Me parece que se siente red skinhead”. Así trataba de definir a Elisa su padre, el poeta García Montero, en una entrevista en 2012.

placeholder Luis García Montero y Almudena Grandes. (EFE)
Luis García Montero y Almudena Grandes. (EFE)

El poeta hablaba desde Rota, donde pasa los veranos con una pandilla de escritores, músicos y poetas, entre los que se cuentan desde Joaquín Sabina hasta Miguel Ríos y Benjamín Prado. Un crisol de voces, conocidos como el Club de Rota, unidas todas por sus ideas progresistas, las mismas de las que se aleja la joven. A finales del año pasado daba una conferencia sobre nacionalsindicalismo en Madrid, en nombre de la Falange Española, donde la llaman, con cariño, “camarada”.

"Absoluta rebeldía"

Su padre contaba que su hija, entonces adolescente, era red skinhead: “Muy pacífica, pero muy alternativa. Está buscando nuevas amigas en el pueblo para compartir música, los libros que lee... Está en la época de la absoluta rebeldía. Como dice su madre: nos está haciendo pagar todo lo que nosotros le hicimos sufrir a nuestros padres”.

placeholder Pedro Almodóvar y Almudena Grandes, en un acto de la Plataforma contra la Impunidad del Franquismo. (EFE)
Pedro Almodóvar y Almudena Grandes, en un acto de la Plataforma contra la Impunidad del Franquismo. (EFE)

La joven trabaja en la actualidad como correctora en una editorial, empleo que compagina con sus estudios de Filosofía en la Complutense. En la citada conferencia, Elisa cita a “José Antonio Primo de Rivera como un pilar espiritual”. Con una disertación profunda, llena de referencias literarias y filosóficas, García Grandes habla de Primo de Rivera (hijo del dictador Miguel Primo de Rivera y fundador de Falange Española) y otros falangistas como seguidores de Aristóteles, porque basan sus teorías en que el hombre es un animal racional.

Su padre, hace ya años, decía que su hija “es paradójica”. Y lo argumentaba porque “estudia piano y va a comenzar en el conservatorio el grado profesional. Le insisto en que para el arte hace falta la misma disciplina que para cualquier otro oficio o artesanía. Su profesora rusa siempre le insiste en que trabaje y se quedó muy emocionada cuando la vio leyendo a Ana Ajmatova, la poeta rusa”.

"El trabajo dignifica"

Lectora empedernida, como sus padres, culta y formada, se ha decantado por unas ideas alejadas del nido, algo que sus padres justificaron, o al menos lo intentaron, como una forma de encontrar su lugar en el mundo. Aquí repasamos algunos de los postulados que defiende la hija de estos intelectuales de izquierdas en su conferencia: “Nosotros le damos dignidad al trabajo del hombre. El trabajo, para los nacionalsindicalistas, dignifica”, afirmó. “España siempre ha sido una lucha en pro de la vieja Europa cristiana y del papel que Isabel y Fernando desarrollaron en él”. Ella misma se definió a sí misma como fascista aunque dijo: “Nosotros no somos un fascismo al uso, porque no somos futuristas”. Por eso se aleja, aseguró, de los postulados nacionalsocialistas alemanes, es decir, del nazismo, porque son racistas, algo que no encaja en la idea tradicional de la falange, según García Grandes. Ella defiendió la raza española, como lo hacía Primo de Rivera, pero basándose en la historia y la cultura, no en la biología.

Foto: Joaquín Sabina. (Reuters)

Con tatuajes en los brazos, el escote y la cara, con un colgante de una virgen y una cruz, la coleta hacia atrás y bien maquillada, Elisa García Grandes habló con seguridad, con una dicción perfecta, llena de citas a intelectuales fascistas, y con una sonrisa que cuando asomaba, que era pocas veces, reflejaba la imagen de Almudena Grandes. “Como dice su madre: nos está haciendo pagar todo lo que nosotros le hicimos sufrir a nuestros padres”.

Relaciones de pareja
El redactor recomienda