Almudena Grandes, Kiko Matamoros y sus vacaciones en Becerril de la Sierra
  1. Famosos
ADIÓS A LA ESCRITORA

Almudena Grandes, Kiko Matamoros y sus vacaciones en Becerril de la Sierra

La relación familiar entre el colaborador de Mediaset y la escritora era desconocida para el gran público. Hablamos con él para recrear aquellos años de su infancia

Foto:  Almudena Grandes. (EFE/Archivo/Pablo Martín)
Almudena Grandes. (EFE/Archivo/Pablo Martín)

Almudena Grandes fallecía el sábado 27 de noviembre a los 61 años, víctima de un cáncer. "Tal vez reaparezca con pelo, quizás sin pelo, con una melena rizada o con el peinado de mi querida Josefina Báquer, como la llamaba mi abuela. Pero prometo solemnemente que volveré a sentarme en una caseta para firmar ejemplares y mirar a los ojos de mis lectores, de mis lectoras". La escritora anunció en octubre en su columna de 'El País Semanal' que padecía un cáncer desde hace un año, "revisión rutinaria, tumor maligno, buen pronóstico y a pelear", y a partir de ese momento se retiró del foco público.

Arropada por su marido, Luis García Montero, su hija Elisa y sus amigos más íntimos, que sabían de la gravedad de su enfermedad, su muerte ha supuesto una sorpresa para sus lectores y para todos aquellos que desconocían su estado. Tanto el domingo en el velatorio como el lunes en el entierro, personajes del mundo de la cultura y la política como el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, o Yolanda Díaz acudieron al tanatorio de La Paz y al cementerio civil de Madrid para rendirle el último homenaje.

Planes familiares

Entre los asistentes al tanatorio de Tres Cantos llamó la atención Kiko Matamoros, que acudió acompañado de su novia, Marta López. Pocos sabían la relación del colaborador de Mediaset con la que fue Premio Nacional de Narrativa en el año 2018. La novelista era prima hermana de los Matamoros. Ambas madres, “las Hernández”, eran hermanas. Los hijos compartieron desde pequeños vacaciones, planes familiares en Navidad y el resto de fiestas importantes. Con el tiempo, los primos se reunían una vez al año como recordatorio de esas infancias felices. Kiko Matamoros ha querido recordar anécdotas y vivencias con la prima Almudena para Vanitatis, que de todos ellos era la más intelectual.

Pregunta. Ha sorprendido tu presencia en el tanatorio de Almudena Grandes. ¿Qué relación tenías con ella?

Respuesta. Los dos nos apellidamos de segundo Hernández. Mi madre y la suya eran hermanas. Dos señoras guapísimas que se querían mucho. Somos primos hermanos.

P. ¿Compartiste anécdotas?

R. No solo anécdotas, vivencias y tiempo. Los primeros años de mi infancia y primera juventud pasaba de trescientos sesenta y cinco días al año, ciento veinte con ellos. Vacaciones de verano y fiestas de guardar.

P. ¿Y eso?

R. Mis tíos vivían muy bien y tenían una casa espectacular en Becerril de la Sierra, Veva de Madrid. Pasábamos mucho tiempo allí. Íbamos a la piscina. Almudena era tres años menor que yo y nos llevábamos muy bien. En esos primeros años años de pandilla compartíamos salidas y entradas de verano.

placeholder María Jesús Montero, Pedro Sánchez, Yolanda Díaz e Irene Montero, en el entierro de Almudena Grandes. (EFE)
María Jesús Montero, Pedro Sánchez, Yolanda Díaz e Irene Montero, en el entierro de Almudena Grandes. (EFE)

P. ¿Cómo era tu prima de pequeña?

R. Iba a su bola. Siempre fue muy libre, como casi toda la familia. Era muy inteligente y muy divertida. La tomábamos el pelo porque con doce años nos hablaba de Visconti, de Antonio Machado… y, claro, a esas edades nos parecía muy chocante. La considerábamos la resabiada. Intelectualmente estaba muy por encima de la gente de su edad.

P. ¿Ya era así de pequeña?

R. Sí, tenía interés y desarrollo intelectual. El resto éramos absolutamente ajenos a esas inquietudes.

Foto: Fotografía de archivo de la escritora Almudena Grandes. (EFE/Archivo Javier Lizón) Opinión
Almudena Grandes, mi amiga roja
José Antonio Zarzalejos

P. ¿De mayores os seguíais juntando para celebraciones familiares?

R. Una vez al año nos reuníamos todos los primos. Los Hernández siempre hemos sido muy piña.

P. Decías que vuestros padres se llevaban muy bien.

R. Mis abuelos tenían una casa y ya nos uníamos en Navidad todos los hijos, los nietos y demás.

placeholder Marta López y Kiko Matamoros, en el tanatorio de La Paz. (Gtres)
Marta López y Kiko Matamoros, en el tanatorio de La Paz. (Gtres)

P. De Almudena decían los amigos que tenía mucho sentido del humor, ¿cómo se tomaba tu trabajo?

R. No le gustaba demasiado lo que yo hacía, pero siempre fue muy respetuosa. Nunca hubo ningún reproche. Es más, compartíamos amigos comunes.

P. ¿Te preguntaba por los líos del corazón?

R. Le gustaban más a su hermana pequeña.

Foto: La escritora Almudena Grandes y el poeta Luis García Montero. (EFE)

P. ¿Sabías que estaba tan grave?

R. Me enteré por el poeta Antonio Lucas. Hace un mes lo publicó ella en su columna. Fue todo muy rápido desde que hace un año se lo detectaron.

P. ¿Qué rasgo de su personalidad destacarías?

R. Tenía una personalidad arrolladora. Era un volcán, un bulldozer. Recuerdo la preocupación de mi tía, de su madre, que era un espectáculo de mujer, por la tendencia de Almudena a engordar. Y la llevaba a un nutricionista que se llamaba el doctor Mariscal, que estaba de moda en Madrid, pero a ella le daba igual. Le gustaba comer. Los primos la vamos a echar de menos.

Vacaciones