Ramón Calderón y Kiko Rivera, sin acuerdo previo: habrá juicio en abril
  1. Famosos
"habrá análisis de pruebas documentales"

Ramón Calderón y Kiko Rivera, sin acuerdo previo: habrá juicio en abril

El hijo de Isabel Pantoja tendrá que asumir las declaraciones que realizó en el programa 'Cantora, la herencia envenenada'

Foto: Ramón Calderón. (Getty)
Ramón Calderón. (Getty)

Este lunes 29 se celebraba en el Juzgado número 81 de Madrid la audiencia previa entre el demandante Ramón Calderón y el demandado Kiko Rivera. No era necesaria la presencia de los protagonistas y solo acudieron los representante legales. Este protocolo legal sirve para que las partes lleguen a un acuerdo y no sea imprescindible la celebración del juicio. Y así lo ha explicado Calderón a Vanitatis para aclarar el procedimiento: “El juez desestimó la declaración de Kiko y mía, y la de todos los testigos propuestos por Kiko (Matamoros, David Valldeperas y otros testigos de Cuarzo) al entender que nada aportarían a las manifestaciones realizadas por Kiko, que son el objeto del pleito. Así que el juicio del 25 de abril consistirá solo en el análisis de las pruebas documentales y grabaciones ya presentadas y en las conclusiones de los abogados de las tres partes”.

Foto: Kiko Rivera, en 'Supervivientes 2019'. (Telecinco)

Como era de esperar, no hay tal acercamiento, y el hijo de Isabel Pantoja tendrá que asumir las declaraciones que realizó en el programa ‘Cantora, la herencia envenenada’, donde acusaba al que fuera amigo íntimo y abogado de su padre, Paquirri. La fecha para ese encuentro será el 25 de abril. En el mismo juzgado, Calderón confirma a este medio que “no es necesaria la presencia de todos ellos”.

placeholder Kiko Rivera, invitado en 'El show de Bertín'. (RTVA)
Kiko Rivera, invitado en 'El show de Bertín'. (RTVA)

Ramón Calderón ya quiso arreglar el lío en el que se había metido el DJ al insultarle cuando protagonizó el programa de Telecinco. Mirando a cámara, se dirigió al que había sido el abogado y amigo de su padre en términos muy duros: “Ramón Calderón es un sinvergüenza, que llame si se atreve, tan valiente que eres de llamar a los programas de televisión (sic). Con esto que tengo yo aquí (una carpeta con supuesta documentación) me lo vas a tener que explicar en un juzgado porque eres uno de los implicados en toda esta trama, porque esto es una trama”. Y efectivamente, así fue, aunque a la inversa. El DJ se convirtió en acusado y el que fuera el gran amigo del torero en acusador.

En el momento de presentar la demanda, el empresario lo explicaba así a Vanitatis: “No me dio opción. Pedí que rectificara, que dijera que lo que había dicho era falso. Me daba igual que pusiera la excusa de estar mal asesorado. No lo hizo”. Incluso llegó a contactar con la abogada de Kiko Rivera, Cynthia Ruiz, para llegar a un acuerdo. Estaba dispuesto a facilitar toda la documentación para que se viera que nunca hubo mala fe y que todo estaba en orden: “Como no hubo respuesta, lo que hice fue utilizar los cauces legales. No podía permitir que se cuestionara mi honorabilidad”.

Un programa polémico

Kiko Rivera acusaba a su madre, en el programa ‘Deluxe’ de Telecinco, de no cumplir la voluntad de Paquirri tanto con el testamento como con la administración de su herencia. Daba nombres de personas relacionadas con este asunto y entre ellos el del abogado Ramón Calderón. El que fuera presidente del Real Madrid era íntimo amigo del torero y le aconsejó legalmente antes y después de que apareciera Isabel Pantoja en su vida afectiva. Compartieron vida familiar y tenía previsto, junto con su mujer e Isabel Pantoja, viajar a Caracas para acompañar a Paquirri en la gira taurina por Latinoamérica. Con la cornada de Pozoblanco llegó la tragedia.

Una relación especial que hizo que le nombrara defensor de los intereses de Francisco Rivera Pantoja incluso antes de que naciera. En el testamento deja todos sus bienes a sus dos hijos, Francisco y Cayetano, a sus tres hermanos y padre y a la descendencia que pudiera tener en el futuro con la artista. Ese documento se firmó la misma mañana de la boda a la que, por supuesto, acudieron Calderón y su mujer.

placeholder Kiko Rivera, en 'Cantora, la herencia envenenada'. (Mediaset España)
Kiko Rivera, en 'Cantora, la herencia envenenada'. (Mediaset España)

Manteniendo la cronología, una vez que muere Paquirri en Pozoblanco, Calderón se convierte en la persona que tiene que defender los derechos del menor, que en aquel momento tenía tres meses. “Nunca fui albacea. La repartición fue justa y todos firmaron. Cada hijo recibió lo que le correspondía, y con la viuda se hizo una capitalización de su tercio. Se hizo el cómputo, se valoró y la herencia se convirtió en ocho herederos: "Al ser menor de edad, Kiko tenía que tener un representante que defendiera sus intereses. Y por eso afirmo que conozco perfectamente cómo fue la herencia y ni él ni nadie pueden sentirse perjudicados. Lo que se hizo no fue fácil porque había dos mujeres, tres hijos, tres hermanos... No era fácil encajarlo. Lo hicimos y todos estaban contentos". Añadía que en el testamento nunca figuró que Cantora fuera para Kiko. Así de claro lo dejaba el abogado. Como indemnización, Ramón Calderón solicita la misma cantidad que el DJ cobró ese día por su intervención en ‘Cantora, la herencia envenenada’.

Kiko Rivera Herencia Telecinco
El redactor recomienda