De dónde sale el marquesado de Ana Torroja: la curiosa historia de una familia de científicos
  1. Famosos
DEL BISABUELO AL PADRE

De dónde sale el marquesado de Ana Torroja: la curiosa historia de una familia de científicos

El bisabuelo fue uno de los mejores matemáticos de su época; su abuelo, el creador del Hipódromo de la Zarzuela, y su padre, doctor honoris causa, entre otras muchas cosas

Foto: Miembros de la Fundación Eduardo Torroja, con el Príncipe de Asturias en 2014. (EFE)
Miembros de la Fundación Eduardo Torroja, con el Príncipe de Asturias en 2014. (EFE)

De pronto, Ana Torroja, la cantante de Mecano, aquella chica menuda de voz timbrada, quiere ser marquesa. Decimos de pronto pero deberíamos matizar: quiere heredar el título que Francisco Franco otorgó a su abuelo, Eduardo Torroja, un eminente científico cuyo nombre se mantiene en lo alto gracias a la fundación que lleva su nombre.

Resulta que, aunque pocos lo sabían, al menos entre el público general, la familia de Ana Torroja es una distinguida saga de matemáticos, ingenieros y arquitectos que han marcado la historia de nuestro país. Y ella quiere mantener su vena aristocrática viva.

placeholder Ana Torroja, en una entrevista. (EFE/Rodrigo Jiménez)
Ana Torroja, en una entrevista. (EFE/Rodrigo Jiménez)

El marquesado es más nuevo en los Torroja que su querencia por la ciencia, la misma que les llevó a entrar en el mundo de la nobleza española. Su abuelo, Eduardo, nació en el seno de una familia de gran tradición científica. Eduardo Torroja Caballé, bisabuelo de Ana, fue arquitecto y matemático, y obtuvo las cátedras en las Universidades de Valencia y de Madrid. Nos lo cuentan en la Fundación Eduardo Torroja, dedicada al abuelo de la cantante.

Matemático universal

Torroja Caballé es conocido en el mundo especializado como “el más grande de nuestros matemáticos del siglo XIX. Su fama de geómetra fue europea”, señalan en el libro ‘Historia de la Matemática Ibérica’. Él fue responsable de renovar la matemática española, porque dedicó parte de su carrera a difundir la geometría proyectiva de Von Staudt, entrando a formar parte de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales en 1893.

Foto: Carmen Martínez-Bordiú y Ana Torroja. (Ilustración: Vanitatis)

Los otros tres hijos que Torroja Caballé tuvo con Maria Mercedes Miret Salesas también fueron eminentes científicos: José María fue ingeniero de Caminos, astrónomo y topógrafo; Antonio fue ingeniero de Minas y doctor en Matemáticas, ganando cátedra en la Universidad de Barcelona, de la que llegó a ser rector; y Juan, doctor en Ciencias Físicas, trabajó con Leonardo Torres Quevedo en su laboratorio de investigación, siendo nombrado director del Instituto que lleva su nombre en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Los cuatro fueron miembros de la Real Academia de Ciencias.

Educación de alto nivel

Con una educación de muy alto nivel, elitista en una época en la que no todos tenían acceso siquiera a aprender a leer y escribir, el abuelo de Ana Torroja, Eduardo, se formó en la Escuela Especial de Madrid, que fue fundada por Agustín de Betancourt en 1802 a semejanza de la École des Ponts et Chaussès de París. Tras la escuela elemental se inclinó por la Ingeniería, y se licenció como ingeniero de Caminos, Canales y Puertos en 1923.

Tres años más tarde, en 1926, se casó con Carmen Cavanillas Prosper, matrimonio del que nacieron cuatro hijos: Carmen, Mercedes, José Antonio y Eduardo. El tercer hijo, primer varón, es el padre de Ana Torroja, quien heredó el título que reclamó la cantante el 19 de noviembre, tal como avanzó Eva Belmonte en Twitter tras su exhaustivo repaso del BOE.

Foto: Ana Torroja, en una imagen de archivo. (EFE/Rodrigo Jiménez)

El abuelo de la cantante, eI marqués de Torroja, desarrolló su carrera con éxito y su intervención no se limitó a los proyectos y obras de ingeniería, sino que intervino de forma magistral en la mayor parte de las edificaciones arquitectónicas. Lo que supuso que su nombre sea todavía hoy reconocido en el mundo. Una de sus obras más conocidas fue el Hipódromo de la Zarzuela, aunque entre sus proyectos destacan muchos otros, como el Mercado de Algeciras (conocido como Mercado Ingeniero Torroja), la Iglesia del Pont de Suert y el desaparecido -por los bombardeos de la Guerra Civil- Frontón de Recoletos.

Además, dedicó parte de su carrera a integrar la construcción española en la reconstrucción europea necesaria tras la II Guerrra Mundial, lo que le llevó a formar parte de los grupos científicos industriales más prominentes del continente. Fue doctor honoris causa por la Universidad de Toulouse, de Buenos Aires y de Chile, y recibió la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio y de la Orden del Mérito Civil.

Título franquista

Tras su muerte, Franco le otorgó el título póstumo de marqués de Torroja, por ser "autor de numerosas y valiosas obras científicas, que consagró su vida a la investigación, a la docencia y a la realización de importantísimas obras públicas" en la patria, "a la que entregó todas sus actividades y enalteció con su prestigio". Todo ello le hizo "merecedor de la gratitud nacional" al tiempo que su figura "me permite dar, en su persona, una prueba de mi reconocimiento a la ciencia española” (en palabras de Franco).

Foto: La cantante española Ana Torroja en el centro de eventos Casapiedra en Santiago de Chile. (EFE)

Su hijo mayor, José Antonio, le sucedió en el título y también en su prestigio. El padre de la cantante de Mecano fue doctor ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, catedrático de Hormigón Armado y Pretensado, y Premio Nacional de Ingeniería, galardón que recibió en 2007. Su vida académica estuvo plagada de éxitos también, puesto que fue nombrado honoris causa por la Universidad Politécnica de Cataluña, y durante 12 años (1988-2000) presidió el Colegio Oficial de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos. Desde 2003, fue profesor emérito en la escuela donde se graduó.

El padre, II marqués

Tal como informan desde la Universidad Politécnica de Madrid, Torroja Cavanillas entró a trabajar en el estudio de su padre en 1960, un año antes de la muerte del patriarca. Siguió desarrollando su ocupación en Torroja Ingeniería a lo largo de toda su vida. En 2006 recibió la Medalla de la Asociación de la Carretera, que le reconoció como un referente y uno de los ingenieros españoles más importantes de la historia.

Foto: Ana Torroja, en una imagen de archivo. (Getty)

Entre sus trabajos destacan los puentes, “por su especial originalidad, belleza e innovación en el mundo ingenieril”, señalan desde la UPM. Algunos de sus proyectos son el puente internacional sobre el río Miño y el viaducto de Tamaraceite de Las Palmas de Gran Canaria. Los últimos reconocimientos que recibió fueron el Premio Nacional de Ingeniería Civil en 2007 y a Medalla Agustín de Betancourt de la UPM (2017). Falleció el pasado mes de julio y a su muerte, en la Universidad Politécnica de Madrid le dedicaron un escrito: “Nuestro querido José Antonio fue una persona excepcional en saberes y amistades”.

Se había casado en primeras nupcias en 1958 ​ con María del Carmen Fungairiño Bringas, fallecida en 1985. Carmen era enfermera y hermana del ex fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Eduardo Fungariño. Tras su muerte, Torroja se casó con María del Rosario Fernández Villa. Del primer matrimonio, nacieron seis hijos, y Ana, vocalista de Mecano, es la hija mayor y quien ha pedido el título nobiliario.

Ana Torroja
El redactor recomienda