Es noticia
Menú
"Yo no puedo inventarme un asesinato": algo malo pasa con Raquel Sánchez Silva
  1. Famosos
Las cloacas de la tele

"Yo no puedo inventarme un asesinato": algo malo pasa con Raquel Sánchez Silva

El extraño fallecimiento del marido de la presentadora en 2013 genera una tormenta conspiratoria en España e Italia. Cuando tu familia política y tu antigua cadena te declaran la guerra. Historia de un acoso. Crónica de un lodazal

Foto: Imagen: VA/Getty Images/Jasper Juinen.
Imagen: VA/Getty Images/Jasper Juinen.

Wikipedia en inglés de Raquel Sánchez Silva: “Spanish television conductor and assassin”; es decir: “Presentadora de televisión española y asesina”. Wikipedia en español: “Raquel lo sabe todo, pero miente a las autoridades italianas… Estás abusando de la cocaína... Tu testimonio no coincide con la realidad de los hechos. Se le considera responsable del asesinato de su marido en toda Italia".

El 'hackeo' de la entrada de Sánchez Silva en Wikipedia (octubre de 2020) fue subsanado rápido, pero refleja bien la bilis del culebrón por la muerte de su exmarido, Mario Biondo, cámara de televisión italiano que, el 30 de mayo de 2013, apareció ahorcado en el domicilio conyugal en Lavapiés.

Para la justicia española fue un suicidio, pero los padres de Biondo rechazazaron la versión oficial, y abrieron una vía judicial (y mediática) en Italia que mantiene enfangada la tragedia.

Ocho años y medio después, las teorías conspiratorias sobre esta extraña muerte están en máximos históricos. Los padres de Biondo mantienen una ofensiva mediática total contra Sánchez Silva, que guarda silencio y se defiende en los tribunales (ha denunciado por acoso a su familia política y a Mediaset Italia). La novedad ahora es que Mediaset España (Telecinco y Cuatro) se ha metido por sorpresa en el lodazal. En efecto, tras años de perfil bajo por 'respeto' a su presentadora estrella (Sánchez Silva presentaba ‘Supervivientes’ cuando murió Biondo, pero ahora está en la competencia), Mediaset ha abierto la caja de los truenos: los padres de Biondo despellejaron hace unos días a Sánchez Silva en 'Todo es verdad' y 'Sálvame Deluxe'. Insinuaciones sobre su participación en la muerte de su marido incluidas.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

Versión oficial

30 de mayo de 2013. Raquel Sánchez Silva estaba en Plasencia la noche de autos. Ante la imposibilidad de contactar con su marido a la mañana siguiente, pidió a V.G.G que se pasara por su piso de la calle Magdalena. Al llegar, V.G.G se encontró “al propietario de la casa en la que limpia colgado en el salón”, según el atestado policial. Los agentes llegaron al piso a las 17:10 horas y se encontraron a Biondo en “suspensión parcial, vestido con una camiseta a rayas y pantalón de pijama verde, con un pañuelo anudado en un extremo alrededor de su cuello y el otro en una de las estanterías del salón”. Biondo estaba muerto. “El domicilio se encuentra en orden, no observando signos de lucha, tampoco se encuentra nota de suicidio… las ventanas están cerradas y la puerta no parece estar violentada”, describieron los agentes.

Raquel Sánchez Silva llegó al edificio a las 20:15 en “evidente estado de ansiedad”. La presentadora contó lo siguiente a los agentes: “En la tarde de ayer mantuvo una pequeña discusión con su marido” por “el intento de la pareja por tener hijos”, pero a la 01:10 de la madrugada "hablaron [por Whatsapp] cariñosamente”. Según la presentadora, su marido tenía “un carácter cambiante debido a los problemas que tuvo con las drogas con anterioridad, que a veces estaba bastante deprimido, que en una ocasión le había confesado que había pensado en suicidarse, pero que estaban bastante ilusionados por los proyectos de futuro en común que tenían, que los problemas de drogas de su marido estaban solucionados”, recogió el atestado policial.

“Se trata de una muerte violenta presumiblemente suicida"

Al día siguiente, el forense J.M.A. elaboró el informe preliminar de autopsia. 1) “La causa fundamental de la muerte ha sido la asfixia por ahorcadura”. 2) “La causa inmediata de la muerte ha sido la parada cardio-respiratoria”. 3) “Se trata de una muerte violenta” “presumiblemente suicida”.

Durante el interrogatorio policial a Raquel Sánchez Silva, el 5 de junio de 2013, la presentadora dijo que cuando conoció a Biondo “consumía cocaína de manera habitual” (aunque estaba superando sus adicciones porque “querían tener hijos"), que creía que la muerte había sido “accidental” y que una hermana de Mario le había dicho que “cuando eran niños jugaban a apretarse el cuello con las manos hasta desvanecerse, para reanimarse después". Esos días planeó la posibilidad de que Biondo hubiera muerto mientras practicaba un juego sexual (cuatro años antes, el actor David Carradine había muerto asfixiado mientras se masturbaba con una soga al cuello). La presentadora pareció apuntar veladamente a esa posibilidad en un comunicado: “Las circunstancias que rodean su muerte apuntan claramente a un trágico y desafortunado accidente".

8 de julio de 2013: el Instituto Nacional de Toxicología analizó la orina y la sangre del muerto: “Consumo de alcohol y cocaína” muy “reciente”.

16 de julio de 2013: el Juzgado de Instrucción número 21 de Madrid zanjó el caso: “El hecho denunciado no reviste caracteres de infracción criminal”, por lo que se acuerda el “sobreseimiento libre y el archivo de las diligencias”. Causa oficial de la muerte: “suicidio”. Consciente o fortuito, lo que la justicia española tenía claro es que Mario Biondo estaba solo en casa cuando murió.

17 de octubre de 2013: el informe ampliado de la autopsia ratificó sus primeras conclusiones: “La ausencia de otras huellas de violencia diferente a las de la ahorcadura así como los datos obtenidos en el levantamiento del cadáver nos orientan hacia una etiología médico-legal presumiblemente suicida”.

La investigación española analizó el ordenador y el móvil de Biondo para ver qué pasó la madrugada del 30 de mayo. Sánchez Silva se fue a Plasencia y él se quedó solo en casa. Biondo chateó con su mujer y con su familia pasada la medianoche, navegó por páginas pornográficas, salió a la calle, consumió cocaína (se cree que llamó a un camello), pasó parte de la madrugada en un local de alterne cercano a Ópera (entre las dos y las tres gastó noventa euros en consumiciones en el local, según el rastro de su tarjeta de crédito), volvió a casa, visitó páginas porno y murió ahorcado hacia las seis de la madrugada. Hechos probados y adelantados por Vanitatis en mayo de 2014.

La vía italiana

Pero la versión oficial tiene múltiples adversarios. Uno de los argumentos más repetidos es que la justicia española cerró el caso en menos de dos meses, mientras que la italiana lleva ocho años investigando, al calor de las apariciones televisivas de los padres de Biondo y su denuncia de una mano negra. “¿Tiene España algo que ocultar? ¿Qué problema hay en investigar?”, alegan.

Aunque la vía judicial italiana sigue abierta, empieza a dar síntomas de agotamiento. Cerrada la investigación española, fiscales palermitanos interrogaron al entorno de Mario Biondo; tras no hallar nuevos indicios relevantes, pidieron el archivo del caso, que sigue abierto por una carretera secundaria: la denuncia contra uno de los forenses italianos por presuntas irregularidades en la autopsia.

"El relato que venden en los medios es el de madre coraje contra Lady Macbeth. ¿Quién puede resistirse a eso?”

En efecto, además de la autopsia española, la familia de Biondo encargó otras dos en Italia… que coincidieron con la versión oficial de la muerte. La primera autopsia italiana, realizada en diciembre de 2013, se plasmó en un informe de 81 páginas del forense Paolo Procaccianti que concluyó así: “Muerte de naturaleza suicida… por insuficiencia cardio-respiratoria provocada por asfixia por ahorcadura de un sujeto que había ingerido antes alcohol y cocaína”.

La autopsia no gustó a la familia de Biondo, que denunció a Procaccianti. El forense italiano dejó una frase para la historia: “Yo no me puedo inventar un asesinato”.

Tres autopsias, dos exhumaciones y ocho años y medio después, el caso judicial no se ha movido mucho de donde estaba cuando se fijó la versión oficial (suicidio); pero el relato mediático, sí lo ha hecho. Cómo ocurrió con Alcàsser, cuya conspiración se hinchó varios años después del crimen, la conspiración sobre la muerte de Mario Biondo no deja de crecer… y amenaza con engullir a Raquel Sánchez Silva.

La familia mal, gracias

Mario Biondo y Raquel Sánchez Silva se conocieron en 2011 en el rodaje hondureño de 'Supervivientes'. Él era cámara y ella presentadora estrella. En 2012, se casaron; en 2013, murió Biondo, y en 2015, Sánchez Silva denunció a su familia política. En enero de 2016, el Juzgado de Instrucción número 16 de Madrid condenó a Giuseppe Biondo, Santina D'Alessandro y Emanuela Biondo, padres y hermana del cámara, por "vejaciones injustas". "Que las autoridades italianas estén investigando los hechos no legitima el insulto y vejación a la denunciante", afirmó la sentencia, que recogió los siguientes comentarios de los Biondo sobre Sánchez Silva: "Es una devoradora de hombres que no vale para nada". "Viuda alegre". "Asquerosa". "Mentirosa". "Cínica cutre". "A las putas las pagas. ¡No te cases con ellas!". "Ella es la causa de la muerte de Mario". "Es sólo una guarra vestida de fiesta, no tiene dignidad ni honor". "Pobre Mario, no solo te traicionaba, sino que también te ha matado. Es asquerosa".

Comentarios de los Biondo sobre Sánchez Silva: "Es una devoradora de hombres que no vale para nada". "Viuda alegre". "Asquerosa"

En noviembre de 2020, Sánchez Silva volvió a denunciar a su familia política, pero también a Mediaset Italia (cuyo Canal 1 difundió la conspiración sobre Biondo) por odio, injurias y amenazas. Según la denuncia, presentada en la Unidad Central de Ciberdelincuencia en Madrid, los Biondo orquestan campañas de acoso en redes en las que se llama “asesina” y “puta” a Sánchez Silva con frecuencia y naturalidad.

¿Cuándo empezó a torcerse la relación entre Sánchez Silva y su familia política? Durante el funeral y el entierro de Mario Biondo en Sicilia, la familia del cámara mencionó por primera vez la palabra "asesinato". Tenía que haber gato encerrado, pensaban, pero Sánchez Silva lo veía de otro modo. El fuego de las discrepancias se avivaría luego con cuestiones personales: la familia de Biondo no aceptó que la presentadora pasara página sentimental (en enero de 2014, inició una relación con el productor Matias Dumont, padre de sus dos hijos). Vivir su vida le convirtió en sospechosa para muchos telespectadores italianos. Algo habría hecho.

Los padres de Mario Biondo aparecían en la tele italiana como padres coraje contra el Goliat de una versión oficial siniestra. Víctimas con las que había que empatizar. Pero hay otras versiones menos luminosas sobre su lucha…

Fuentes conocedoras de la relación entre Sánchez Silva y su familia política hablan de la “huida hacia adelante” de los padres de Biondo. O cómo la (lógica) “incapacidad de asumir” el suicidio (o la muerte accidental sórdida) de un hijo, les llevó a la construcción de un relato alternativo que creció hasta convertirse en industria: los padres de Biondo suman un centenar de apariciones en la televisión italiana y han lanzado varias colectas de dinero en Internet. O cuando la industria mediática llena un vacío psicológico (por la muerte de un hijo), pero también una cuenta corriente. Con el “odio hacia la nuera” como avivador de las llamas. "El relato que venden en los medios es el de madre coraje contra Lady Macbeth. ¿Quién puede resistirse a eso?”, afirman dichas fuentes.

Algo inconcebible le pasó a Mario Biondo y a alguien había que echarle la culpa.

La trituradora televisiva

Cuando murió Biondo, la familia profesional de Sánchez Silva era Mediaset, que pasó de puntillas por el caso y pidió “respeto” hacia su compañera. Ocho años y medio después, Mediaset se ha tirado de cabeza al barro. ¿Por qué? Sánchez Silva, que ahora trabaja para TVE, denunció hace unos meses a Mediaset Italia por acoso. ¿Mediaset España se está vengando de la presentadora por ello? También se apunta a motivos más pragmáticos: la cada vez más cruda y cerrada lucha por la audiencia, con Antena 3 superando a Telecinco tres de los últimos cuatro meses. “Telecinco está desesperada y se agarra a cualquier tema por escabroso que sea”, cuenta una fuente con acceso a las altas instancias de Mediaset.

“Telecinco está desesperada y se agarra a cualquier tema por escabroso que sea”

‘Todo es verdad’, programa de Risto Mejide en Cuatro, abrió el fuego la pasada semana. Luego se sumaron en Telecinco ‘Sálvame’, 'Socialité', 'Viva la vida' y ‘Sálvame Deluxe’; programas en los que los padres de Biondo y varios ‘expertos’ dijeron cosas como:

“Hay que conocer la verdad de un crimen que aún no se ha esclarecido”.

“En España no hubo investigación. Fue una instrucción nefasta”.

“Lo que es seguro es que a mi hijo le han matado”.

“Cualquiera puede ver que no es un suicidio y que es una escena del crimen preparada”.

“Aquí nadie ha acusado a Raquel Sánchez Silva de contratar a un sicario, solo comentamos que Mario tenía búsquedas guardadas de una posible infidelidad, y falleció dos días después”.

Puntos álgidos de los programas. 1) Recreación en 3D del supuesto asesinato de Biondo a cargo de dos individuos desconocidos. 2) Forense hace una 'autopsia' a un muñeco para mostrar las 'irregularidades' del caso. 3) Insinuación de que Mario Biondo encontró “un vídeo porno de Raquel” poco antes de morir y que eso pudo precipitar su muerte.

Suficiente para que las redes sociales españolas se caldearan contra Sánchez Silva.

La versión extrema de la conspiración, por tanto, sugiere que Raquel Sánchez Silva ordenó matar a su marido cuando Biondo descubrió su supuesto pasado en el porno y/o la prostitución.

La conspiración de Biondo tiene similitudes formales con la de Alcàsser. Tenemos un padre/madre coraje que se niega a aceptar la versión oficial y moviliza a la opinión pública desde el dolor justiciero, colectas de dinero para seguir investigando, medios que hinchan sus audiencias, criminólogos de guardia, y fallos en la investigación oficial (los hay en los dos casos, pero negligencia no significa necesariamente mano negra), que alimentan tramas retorcidas sobre las autopsias y la escena del crimen. “¿Por qué el cable de la tele de Biondo no estaba en su lugar cuando murió? ¿Por qué los ceniceros estaban limpios?”, se preguntaba una reportera en ‘Sábado Deluxe’.

Pero Mediaset no es el único medio que ha amplificado la visión alternativa sobre el caso. Titulares de periódicos españoles los últimos meses:

“Hombre de 50 años y cercano a Sánchez Silva, un nuevo sospechoso en el caso Mario Biondo”.

“Raquel Sánchez Silva no quiere que se investigue la muerte de Mario Biondo”.

“Mario Biondo: siete argumentos para un asesinato”.

La biblia de la conspiración es un informe de Óscar Tarruella -ex Mosso d´Escuadra , ex marido de Mónica Naranjo e invitado estrella en Mediaset como “criminólogo”. “No me cabe duda de que se trata de un homicidio doloso. Presuntamente debía tratarse de alguien con acceso a las llaves del domicilio y conocido por Mario”, contó Tarruella a ‘La Vanguardia’ en 2020.

Según Tarruella, Biondo fue estrangulado con los cables de la televisión, lo que tiene involuntarias implicaciones freudianas. ¿Está siendo Raquel Sánchez Silva estrangulada ahora con los cables de la industria más canalla de la televisión? “La familia de Biondo quiere matar civil y mediáticamente a Raquel Sánchez Silva”, cuenta una fuente próxima al caso.

¿No habrá paz para la presentadora?

Raquel Sánchez Silva inició una nueva relación, tuvo dos hijos y ahora presenta ‘Maestros de la costura’ en TVE. Parte del relato familiar y mediático sobre el caso Biondo, por contra, sigue anclado en 2013. A veces no es sencillo pasar página.

Wikipedia en inglés de Raquel Sánchez Silva: “Spanish television conductor and assassin”; es decir: “Presentadora de televisión española y asesina”. Wikipedia en español: “Raquel lo sabe todo, pero miente a las autoridades italianas… Estás abusando de la cocaína... Tu testimonio no coincide con la realidad de los hechos. Se le considera responsable del asesinato de su marido en toda Italia".