Es noticia
Menú
El año aciago de Ainhoa Arteta en 4 actos: covid, UCI, separación y 'bulografía'
  1. Famosos
POR UN 2022 mejor

El año aciago de Ainhoa Arteta en 4 actos: covid, UCI, separación y 'bulografía'

No ha sido un buen 2021 para la soprano vasca, a la que se le han ido sucediendo los frentes uno detrás de otro. Cierto es que su optimismo la ha ayudado a sobrellevarlo

Foto: Ainhoa Arteta. (EFE)
Ainhoa Arteta. (EFE)

“Soy una maestra en la vida y creo que la vida es para vivir en las circunstancias que nos toquen. Hay que sacar lo mejor que podamos”. Menos mal que Ainhoa Arteta lleva el optimismo por bandera porque este 2021 que está a punto de terminar no se ha portado especialmente bien con ella.

El próximo 31 de diciembre, cuando toda España esté comiéndose las uvas y pensando en sus deseos para el nuevo año, es muy probable que la soprano le pida a 2022 un poquito más de suerte y fortuna porque el que termina le ha deparado de todo, y poco bueno.

La soprano empezó 2021 cancelando conciertos: no pudo acudir a la cita musical con sus seguidores en el auditorio Baluarte de Pamplona con la ópera ‘Manon Lescaut’, de Puccini, ni tampoco en Oviedo, donde tenía previsto participar en el Festival de Teatro Lírico con ‘La vida breve’. La culpa, como en muchos casos en estos dos últimos años, el coronavirus.

La cantante se vio infectada por el covid, y aunque en un principio parecía asintomática y sin grandes trastornos, la cosa se fue agravando porque la infección iba bajando a los bronquios y los pulmones, y “esa situación me angustiaba porque tanto la voz como los pulmones son mi medio de trabajo. Siempre he ido con mucho cuidado, pero está claro que en cualquier lado y sin avisar está el virus”, explicaba en sus redes. Por fortuna, la enfermedad no fue a más y no tuvo que ser hospitalizada. La soprano agradecía muy emocionada las muestras de cariño y los muchos mensajes de apoyo de amigos y personas desconocidas: “De lo malo se saca siempre algo positivo”, aseguraba.

Segundo revés

A finales de julio, Aihoa Arteta ingresaba de urgencias con pronóstico grave por culpa de un cólico nefrítico de tal gravedad que se llegó a temer por su vida. Tras su paso por la UCI, ella misma contaba a Vanitatis que por fin había recibido el alta: "Le doy gracias a la vida, a la familia, a los amigos y a todas las personas que me han transmitido su cariño y su fuerza. Me toca recuperarme poco a poco de este tren que me ha arrollado". La cantante tenía por delante un verano cargado de actuaciones y compromisos musicales que tuvo que cancelar para dedicarse al completo a su recuperación. Al mes de ingreso había además que sumarle al menos un periodo similar para la recuperación: “Un mes o más para salir en condiciones plenas”, comentaba la cantante y volvía a echar mano de esa positividad que la caracteriza. “Las cosas hay que tomarlas como vienen. Soy una maestra en la vida y creo que la vida es para vivir en las circunstancias que nos toquen. Hay que sacar lo mejor que podamos”.

En aquel momento, Matías Urrea, su marido desde 20219, también explicaba el susto que se había llevado la pareja: “Ha sido una situación muy difícil. La tuvieron que intervenir de urgencia, pero ya está en planta. Tuvo un principio de cólico nefrítico que se complicó con una septicemia. Ha estado muy malita, diez días en la UCI. Nos ha dado un susto muy gordo. Ha sido duro, pero es una mujer muy fuerte y ya está pensando en retomar la agenda”.

Tercer asalto

Mientras Arteta se recuperaba de sus dolencias por tierras vascas (“estoy descansando y recuperándome en el paraíso. Silencio, campo, muchos árboles y flores”, explicaba a Vanitatis), salta la noticia de que la soprano y el militar se separan. Y, a partir de ahí, la situación se enrarece (fotografías, audios, filtraciones, dedos amputados…) hasta el punto que la propia cantante explota y, a través de su representante legal, Manuel Cabrera, envía un comunicado en el que este explica que se tomaran las acciones legales ante lo que consideran una intromisión en el derecho al honor y la intimidad de su representada.

placeholder Ainhoa Artera, junto a Matías Urrea. (EFE/Juanjo Martín)
Ainhoa Artera, junto a Matías Urrea. (EFE/Juanjo Martín)

“Ante las noticias que en diversos medios de comunicación (prensa, radio, televisión y digitales privados) se están publicando sobre la situación de intimidad sentimental y del estado de salud física de la soprano, doña Ainhoa Arteta Ibarrolaburu, vertiendo sobre ellas falsedades, valoraciones y/o imágenes que atentan o pueden atentar contra su dignidad, honor e intimidad como persona y artista, se hace expresa reserva del uso de cuantos derechos la amparan en todos los órdenes jurisdiccionales, hasta el militar si fuese necesario”, explicaba la nota.

Finalmente ella misma reconocía que, por culpa de la septicemia, los médicos se vieron obligados a cortarle parte del dedo índice de la mano derecha y un dedo de un pie. "Lo más importante es que me salvé y por eso puedo decir que el 26 de julio volví a nacer. Consecuencia de la intubación y lo que viví tengo lo que llamo heridas de guerra en las manos y pies", ha explicado Arteta al medio ‘ABC’.

La guinda al pastel

Y cuando parecía que tras la tormenta llegaba la calma, que después de un 2021 movido podría llegar un arranque de 2022 tranquilo, un último revés aguardaba a la soprano: la guipuzcoana ha estado trabajando en un libro de sus memorias, una obra autorizada por la cantante que ha estado escribiendo su amiga Helena Cosano. Bajo el título ‘Ainhoa al desnudo’, la obra empezó a cocinarse antes de que se supiera la separación de la artista y el capitán de corbeta, y en ella también ha colaborado la hija de la cantante, Sarah Croft, aportando testimonios y fotografías en los capítulos de la vida que están narrados en este libro.

placeholder Arteta, en una imagen de archivo. (EFE/Fernando Alvarado)
Arteta, en una imagen de archivo. (EFE/Fernando Alvarado)

Con la publicación de las memorias de la soprano se pretendía, entre otras cosas, despejar dudas y responder las muchas interrogantes que quedaron en el aire sobre su relación con el marino. Pero en la recta final de la publicación, parece ser que la soprano se echó para atrás y renunció a ver su vida en negro sobre blanco explicando que la noticia sobre la biografía había sido un "bulo". La autora que ha estado trabajando sobre ello no piensa lo mismo.

“Soy una maestra en la vida y creo que la vida es para vivir en las circunstancias que nos toquen. Hay que sacar lo mejor que podamos”. Menos mal que Ainhoa Arteta lleva el optimismo por bandera porque este 2021 que está a punto de terminar no se ha portado especialmente bien con ella.

Ainhoa Arteta Coronavirus
El redactor recomienda