Es noticia
Menú
Las actuaciones con las que obtuvimos las peores posiciones en Eurovisión
  1. Famosos
PRIMEROS POR EL FINAL

Las actuaciones con las que obtuvimos las peores posiciones en Eurovisión

Nuestro país no es uno de los que más suerte han tenido en el emblemático certamen. Repasamos todas aquellas veces que lo intentamos, pero no lo conseguimos

Foto: Manel Navarro, en Eurovisión. (RTVE)
Manel Navarro, en Eurovisión. (RTVE)

Pocos acontecimientos se viven con la misma ilusión que el Festival de Eurovisión. Cada año, miles de eurofans alrededor del mundo depositan todas sus esperanzas en que su favorito -que generalmente coincide con el representante de su país de origen- se alce con la victoria o, al menos, quede en un buen puesto. En nuestro caso, es Chanel Terrero quien luchará por que este deseo se haga realidad en la presente edición, celebrada en Turín (Italia).

Foto: Chanel, nuestra representante en Eurovisión 2022. (Instagram/@chanelterrero)

Lo cierto es que nuestro país no es el que más suerte ha tenido en este emblemático certamen, repleto de anécdotas. Por razones que solo unos cuantos alcanzan a comprender, las propuestas que hemos enviado al concurso no han terminado de convencer al resto de países y, en más ocasiones de las que nos gustaría, hemos cerrado el festival con unos pocos puntos (incluso cero) y siendo los primeros del ranking, pero por el final, muy a nuestro pesar.

Víctor Balaguer (1962)

Algo parecía presagiar que nuestra trayectoria en el Festival de Eurovisión no iba a ser de las mejores cuando la primera canción de la historia del concurso en acabar con 0 puntos fue, inevitablemente, española. La mala suerte la tuvo Víctor Balaguer en 1962 y su tema 'Llámame', que quedó en decimotercera posición. Sus sucesores tampoco consiguieron remontar la situación, pues durante 3 años, y hasta que enviamos a Raphael, solo conseguimos el 12º puesto.

Remedios Amaya (1983)

De todas las actuaciones fatídicas que se recuerdan de nuestro país en el festival, la de Remedios Amaya es una de las que siempre estarán en nuestros corazones. Pocos entienden qué es lo que sucedió para que la artista ocupara el último puesto con un total de cero votos. Con fuerza, descalza y un estilismo inolvidable salió al escenario para interpretar '¿Quién maneja mi barca?'. Un tema del que muchos dijeron que estaba adelantado a su tiempo.

Lydia (1999)

placeholder La cantante Lydia, en el Festival de Eurovisión de 1999. (RTVE)
La cantante Lydia, en el Festival de Eurovisión de 1999. (RTVE)

En 1999, el color que define los diseños de Ágatha Ruiz de la Prada inundó en el escenario del Palacio de Congresos de Jerusalén. Lydia, una madrileña apadrinada artísticamente por Alejandro Sanz, interpretó 'No quiero escuchar' y aunque su estilismo quedó para el recuerdo (ganó el Premio Babara Dex al peor vestido de la edición), no así su canción, que pasó desapercibida para el público y obtuvo solamente 1 punto, haciéndole quedar en la vigesimotercera posición.

Las Ketchup (2006)

placeholder Las Ketchup, en 'Eurovisión 2006'. (Radial Press)
Las Ketchup, en 'Eurovisión 2006'. (Radial Press)

Con el 'Brujería' de Son de Sol y el 'Bloody Mary' de Las Ketchup llevamos el ritmo y el baile al Festival de Eurovisión e intentamos aprovechar el tirón internacional que había tenido el icónico 'Aserejé', pero no lo conseguimos. El tema en cuestión poco o nada tenía que ver con el que había triunfado fuera de nuestras fronteras y, aunque lo intentaron, sus atuendos rojos y su elaborada coreografía solo consiguieron alcanzar la 21ª posición. La misma que un año antes.

Soraya Arnelas (2009)

Contra todo pronóstico, en 2008 salimos de la barrera del 20 y alcanzamos el decimosexto puesto con David Fernández y su Rodolfo Chikilicuatre. La alegría duró poco, pues un año después volvíamos a las últimas posiciones, concretamente la 24ª. Nuestra representante en 2009 fue Soraya Arnelas que, no sin esfuerzo, hizo una actuación -con truco de magia incluido- que, como aseguran los expertos, merecía mucho más que aquel penúltimo puesto.

El sueño de Morfeo (2013)

De sobra es sabido que la que fuese vocalista de El sueño de Morfeo, Raquel del Rosario, no guarda un grato recuerdo de su paso por Eurovisión. "Nuestra actuación no cumplió las expectativas de mucha gente, tampoco las mías/nuestras [...] pero sentir a la muchedumbre pidiendo tu cabeza no es, ni mucho menos, plato de buen gusto", era el mensaje que lanzaba recientemente en apoyo de Chanel. Los nervios le jugaron una mala pasada y con su canción 'Contigo hasta el final' cayeron hasta un vigesimoquinto puesto que inauguraría una de las peores etapas de España en el festival.

Manel Navarro (2017)

placeholder Manel Navarro, en el Festival de Eurovisión. (EFE/Sergey Dolzhenko)
Manel Navarro, en el Festival de Eurovisión. (EFE/Sergey Dolzhenko)

Edurne o Barei tampoco consiguieron grandes posiciones en sus respectivas ediciones, pero quien hizo historia por obtener la peor posición hasta la fecha en Eurovisión (26/26) fue Manel Navarro. 'Do It For Your Lover' es una canción que derrocha buen rollo por los cuatro costados, pero, al parecer, no el suficiente como para conquistar a la audiencia. El ya histórico gallo que tuvo el cantante en el punto álgido del tema tampoco ayudó en el resultado.

Blas Cantó (2021)

placeholder Blas Cantó, en el Festival de Eurovisión. (EFE/Robin Van Lonkhuijsen)
Blas Cantó, en el Festival de Eurovisión. (EFE/Robin Van Lonkhuijsen)

El último representante que ha tenido España en Eurovisión ha sido Blas Cantó. De hecho, y con motivo de la pandemia de coronavirus, fueron dos las canciones que tuvo que interpretar. En primer lugar, 'Universo', pero el certamen fue cancelado; y un año después, 'Voy a quedarme', que le valió un total de 6 puntos y la 24ª posición en el ranking, aunque fueron muchos los que le apoyaron entonces.

A la vista está: la buena fortuna no nos ha acompañado en el Festival de Eurovisión, pero no perdemos la esperanza y confiamos en que, de una vez por todas, este sea el año de la victoria gracias a Chanel Terrero.

Pocos acontecimientos se viven con la misma ilusión que el Festival de Eurovisión. Cada año, miles de eurofans alrededor del mundo depositan todas sus esperanzas en que su favorito -que generalmente coincide con el representante de su país de origen- se alce con la victoria o, al menos, quede en un buen puesto. En nuestro caso, es Chanel Terrero quien luchará por que este deseo se haga realidad en la presente edición, celebrada en Turín (Italia).

Música
El redactor recomienda