Es noticia
Menú
Cocina o fake: ¿es 'MasterChef' el programa más manipulado de la televisión actual?
  1. Famosos
DETRÁS DE LAS CÁMARAS

Cocina o fake: ¿es 'MasterChef' el programa más manipulado de la televisión actual?

Recopilando diversos testimonios de sus participantes, el concurso dedicado a la cocina estaría altamente marcado por la necesidad de generar un reality de entretenimiento y no tanto por las capacidades culinarias

Foto: Samantha Vallejo-Nágera, Pepe Rodríguez y Jordi Cruz, en la imagen promocional de la temporada 12 de 'MasterChef'. (EFE/RTVE)
Samantha Vallejo-Nágera, Pepe Rodríguez y Jordi Cruz, en la imagen promocional de la temporada 12 de 'MasterChef'. (EFE/RTVE)

Tras 10 ediciones de su versión ‘Junior’ y 8 con celebrities, este lunes, 1 de abril, ‘MasterChef’ se sigue consolidando como uno de los programas a batir en el ‘prime time’ de la televisión en España al estrenar su 12º temporada. En esta edición, con anónimos. El formato culinario de TVE, producido por Shine Iberia, estrenado en 2013 y que cuenta con los chefs Jordi Cruz, Pepe Rodríguez y Samantha Vallejo-Nágera como jueces, ha logrado, bajo el pretexto de buscar el mejor cocinero amateur de España, alcanzar una fiel audiencia de millones de espectadores a lo largo de una década.

placeholder Un clip de uno de los episodios de 'MasterChef'. (RTVE)
Un clip de uno de los episodios de 'MasterChef'. (RTVE)

No obstante, como es lógico, todo éxito tiene sus detractores y los casi once años de historia del concurso no se han encontrado exentos de polémica. ¿Los motivos? Según el testimonio de algunos de sus exparticipantes, vips y anónimos, el engaño se esconde detrás de los fogones. Lo que en un inicio se nos plantea como un producto blanco y familiar, 100% dedicado a la gastronomía, esconde, según algunos testimonios, un reality completamente rendido al entretenimiento donde cocinar… no parece ser lo más importante. Una percepción absolutamente opuesta a “la experiencia irrepetible” de otros.

"Es un programa en el que no gana el que mejor cocina"

Buscando dilucidar las vivencias detrás de las cámaras, desde Vanitatis hemos decidido ponernos en contacto con varias personas que han experimentado en primera persona la experiencia ofrecida por la marca ‘MasterChef’. La primera respuesta escuchada al teléfono es clara: “No me arrepiento, pero no volvería jamás”, sentencia un rostro conocido de nuestro país que prefiere no identificarse.

placeholder Los concursantes de la octava temporada de 'MasterChef Celebrity'. (RTVE)
Los concursantes de la octava temporada de 'MasterChef Celebrity'. (RTVE)

“Es un programa en el que no gana el que mejor cocina. Yo recibí la propuesta con toda la ilusión del mundo y cuando fui allí fue cuando me enteré de que aquello era un reality y todo se centraba en eso. Por ejemplo, los jueces no tienen ningún tipo de relación con nosotros durante las grabaciones. Tampoco nos tratan bien; son horas y horas y horas de grabaciones, donde no tienes ni un sitio para sentarte, ni la comida que te dan es decente”, comienza a explicarnos.

"En mi caso, conocíamos al ganador desde el principio. Incluso le prepararon algunos platos"

“Yo me quería ir. Perdí mucho peso por el estrés. En mi caso, conocíamos al ganador desde el principio; incluso su plato de la final estaba completamente preparado y pactado. Por ejemplo, había gente que cocinaba genial y la echaron de las primeras tratándola fatal, porque no les interesaba, pero, claro, las pruebas son completamente aleatorias. ¿Cómo demuestras tú que el plato está bueno o malo? Es un gusto personal. Es más, yo hice platos muy malos intentando que me echaran y los daban por buenos”, sentencia.

"Un día nos dijeron 'esto es un show, no un programa de cocina"

Unas declaraciones que siguen la estela de otras celebrities que sí han decidido acusar, con rostro y nombre, directamente al programa. "Un día nos dijeron 'esto es un show, no un programa de cocina'. Ha habido amor, ha habido guerras, yo siempre he sido partidaria del amor y del humor. Y cuando me gritan o no me tratan bien, no lo sé gestionar", llegó a confesar Patricia Conde en sus redes sociales durante la emisión de su temporada, acusando también a la producción de apagar su horno durante un cocinado de una prueba de la final.

placeholder Patricia Conde, concursante de 'MasterChef Celebrity 7'. (RTVE)
Patricia Conde, concursante de 'MasterChef Celebrity 7'. (RTVE)

Un boicot que también parecen haber experimentado otros vips, como el cantante Xuso Jones. "No aprendí nada de cocina. Digamos que no se aprende mucho. Iba con la expectativa de que sería un programa de entretenimiento superblanco y ni mucho menos. Perdí siete kilos en 10 días al ver cosas que no me cuadraban. Una señora me dice que me prepare muy bien, para al día siguiente llegar y ver cómo me están echando no sé qué en el plato sin yo darme cuenta o cambiándome los platos de sitio, para que venga otra persona y me grite que dónde están los 20 que faltan. Yo sabía al 200% que los platos los había dejado ahí", llegó a explicar en un pódcast.

"Es como un 'Gran Hermano' con cacerolas. Buscan conflictos internos"

Quien tampoco pareció conectar con ‘MasterChef’ y su tipo de contenido fue el actor Jesús Castro, el cual tampoco dudó en afirmar después de su paso por los fogones: “Lo que me pasó en 'MasterChef' es que yo creía que era un talent de cocina, pero es como un 'Gran Hermano' con cacerolas. Buscan conflictos internos, y, al final, lo que menos hacen es cocinar. El formato no tiene absolutamente nada que ver, al espectador le llega otra cosa que no es lo que está rodando la gente”.

placeholder Jesús Castro, en 'MasterChef Celebrity'. (TVE)
Jesús Castro, en 'MasterChef Celebrity'. (TVE)

Una percepción similar a la de la cantante Tamara. "Vi más un reality que un concurso de cocina. El que más llamase la atención se quedaba. Yo me preparé más para cocinar que para hacer show. Que igualmente con esa salida lo vi", aseguró la artista en sus redes sociales.

"Todos los que fueron seleccionados como concursantes estaban ya elegidos"

Críticas desde los castings

Sin embargo, más allá de la realidad de los rostros conocidos, los cuales podrían verse expuestos a otra faceta del concurso debido a su popularidad, las críticas al formato también nacen desde su vertiente de anónimos e incluso desde los castings. Así se lo revela a Vanitatis uno de los candidatos a obtener el delantal blanco en una de las primeras ediciones.

“Me apunté al casting, nadie me llamó nunca y directamente me citaron para el casting final (lo cual me sorprendió un poco, pero, como tenía muchas ganas de ir, acepté). El macrocasting final fue en febrero en la plaza de Oriente y hacía como 4 grados en Madrid. Nos pidieron que llevásemos una receta emplatada. Yo decidí llevar un jarrete de ternera estofada al vino tinto y te puedes imaginar cómo acabó el jarrete cuando Samantha fingió probarlo, tras 6 horas de pie pasando frío en la calle”, relata.

placeholder Un casting presencial de 'MasterChef 4'.(EFE/Ismael Herrero)
Un casting presencial de 'MasterChef 4'.(EFE/Ismael Herrero)

“Sospechosamente, cuando llegamos había números preelegidos para algunos privilegiados que ya habían pasado por todas las fases anteriores, y todos ellos estaban colocados aleatoriamente, siguiendo un orden previamente establecido. Al resto que fuimos directamente al casting final nos colocaron estratégicamente para rellenar los huecos que no ocupaban los elegidos. Todos los que fueron seleccionados como participantes, todos, eran casualmente de los que ya estaban elegidos en ese casting”, finaliza.

"Yo no me presenté, contactaron conmigo"

Unas palabras que cobrarían sentido tras las declaraciones de Saray, exconcursante de ‘MasterChef 8’: “Yo no me presenté, ni lo había pensado en ningún momento, pero una redactora de búsqueda del programa que se dedica a buscar perfiles contactó conmigo. Yo les dije que yo sabía cocinar lo típico de una casa, pero nada más, y como insistieron, decidí presentarme. Yo fui la primera sorprendida cuando entré, después de un casting de más de 30.000 personas”. Unas palabras posteriormente refutadas desde la propia productora.

No obstante, un par de ediciones más tarde, la llegada al concurso del tiktoker Luca Dazi, después concursante de ‘GH VIP’, volvieron a disparar las alarmas sobre los procesos de selección y un vídeo viral puso la puntilla. El joven de origen italiano realizó unos espaguetis de apionabo con una salsa de curry verde, que acompañó con alcaparras y perejil. Lo curioso es que el creador de contenido sufrió numerosos robos y, cuando la cámara enfocó la cesta del joven aspirante, se pudo apreciar que en su capaza solo quedaban hierbas aromáticas, curry verde y alcaparras. Entonces, los espectadores se preguntaron: "¿De dónde sale la pasta?".

El antes y después del caso Verónica Forqué

Lejos de todas estas pequeñas dudas surgidas durante las emisiones del programa, si algo marcó un antes y un después en la manera en la que la audiencia concibió el contenido de este formato fue el fallecimiento de Verónica Forqué durante la emisión de ‘MasterChef Celebrity 6’, en el que ella misma participaba. Su inestable estado de salud, visto a lo largo de las semanas en las pantallas y que le hizo recibir oleadas de odio a través de las redes sociales, llegó a plantear socialmente la pregunta: “¿Hasta dónde puede llegar el entretenimiento?”. Una cuestión que personas muy cercanas a la actriz se animaron a responder públicamente. Entre ellas destacó la reflexión de Silvia Abascal, compañera y amiga de la actriz, a la que consideraba como una madre desde 'Pepa y Pepe'.

“Yo sí he visto su participación en el programa. No un rato, ni una semana. Muchas. Y con respecto a Vero lo he hecho tapada entre cojines de tristeza y pudor; de incomprensión. Resignada en el ya está grabado, pero sin dejar de plantearme su exposición. No hace falta conocerla desde hace casi 30 años, ni ser un profesional médico para, al verla, darse cuenta de que no estaba bien. No entendía por qué se le permitía participar ni continuar en lamentables y evidentes condiciones. Ella quería, vale. Pero ante el poder de decisión que se tiene sumergido en el desequilibrio, ¿qué poder de decisión tenemos los demás?”, expresaba en su cuenta de Instagram.

Para posteriormente concluir: “El foco no está en las caras visibles de un programa: compañeros y presentadores. Sino en las invisibles: las cabezas pensantes que lo crean y las que lo crean y lo consumen. La responsabilidad de este horror de desenlace no pasa ni por asomo por un concurso y los comentarios generados. Pero igual de claro es que como profesionales del medio o espectadores, como seres humanos, seamos conscientes, responsables, de que la falta de límites en la exposición y el insulto no ha ayudado ni ayudará nunca en el dedicado proceso de un trastorno y su recuperación”.

placeholder Verónica Forqué, en 'MasterChef Celebrity'. (TVE)
Verónica Forqué, en 'MasterChef Celebrity'. (TVE)

Como cualquier producto de entretenimiento televisivo, especialmente los concursos, el éxito de ‘MasterChef’ no puede ir meramente vinculado al ejercicio culinario. La atracción por la mal llamada ‘caja boba’ no únicamente la despierta un interés o un gusto compartido, sino las emociones de las personas que forman parte de ella, las tramas y las historias con las que nos sentimientos reflejados, y para eso, lejos de la posibilidad de generar detractores y fieles seguidores, se debe ir más allá de la cocina, las máquinas de coser, la convivencia o la supervivencia. Quizá eso explique esta parte más oscura del programa de Televisión Española.

Tras 10 ediciones de su versión ‘Junior’ y 8 con celebrities, este lunes, 1 de abril, ‘MasterChef’ se sigue consolidando como uno de los programas a batir en el ‘prime time’ de la televisión en España al estrenar su 12º temporada. En esta edición, con anónimos. El formato culinario de TVE, producido por Shine Iberia, estrenado en 2013 y que cuenta con los chefs Jordi Cruz, Pepe Rodríguez y Samantha Vallejo-Nágera como jueces, ha logrado, bajo el pretexto de buscar el mejor cocinero amateur de España, alcanzar una fiel audiencia de millones de espectadores a lo largo de una década.

MasterChef Celebrity
El redactor recomienda