Condado de la Mota, buena cocina a buenos precios
  1. Gastronomía
Novedades

Condado de la Mota, buena cocina a buenos precios

En Cantabria, a dos kilómetros de laplaya de Usil, entre prados y zonas verdes se enmarca el nuevo espacio gastronómico de José Rábago.

placeholder Foto: Condado de la Mota
Condado de la Mota

En Cantabria, a tan solo dos kilómetros de la fantástica playa de Usil, entre prados y zonas verdes que resaltan su estructura solariega, se alza una típica casona montañesa del siglo XVI, de sólida estructura de piedra, balconadas de madera y amplios jardines que enmarcan el nuevo espacio gastronómico de José Rábago.

La ría, requiebra un campo siempre verde, buscando su salida al mar y formando paisajes que transmiten serenidad, calma y quietud, ingredientes que ayudan a disfrutar de este magnifico lugar. En este marco impactante de la costa Cantábrica, José Rábago, decidió abrir a primeros de año, su propio restaurante, Condado de la Mota.

José cuenta con una amplia trayectoria a los fogones, comenzó formándose en restaurantes de la región, pero tras ser nombrado campeón regional en el 2008, se fue en busca de nuevos retos a trabajar a Arriondas a El Corral del Indianu. A su regreso a Santander, estuvo varios años en El Serbal y luego en El Nuevo Molino, ambos reconocidos con estrella Michelin.

Un amplio jardín y un patio adornan y dan vida al restaurante. A través del patio interior se accede a un comedor acogedor, de piedra vista, recios y elegantes aparadores, vigas de madera y una chimenea que templa el ambiente cuando el día lo requiere.

Su carta resalta las raíces y las tradiciones de la rica cocina montañesa, a la que José aporta su toque personal, su saber hacer y un tono más actual que hace más ligera y moderna una cocina tradicionalmente consistente. Su carta, no muy extensa pone en valor el buen producto, a buenos precios.

Destacar un carpaccio de pulpo braseado con panceta y manzana, un acierto, combinan y se complementan a la perfección. Un magnífico taco de bacalao perfectamente elaborado, sobre hojas de espinacas que apunta un extra de frescura y unos suaves y delicados tomates cherry confitados. En la mesa también sirvieron un entrecot con puré de pimiento, patata y crujiente de queso y una presa ibérica concrema de membrillo a la mostaza y chalota confitada, ambas en su punto exacto.

De postre un estupendo yogurt cremoso, en tarrina de cristal, como los Danone de antes, con unas fresas esplendidas y un cremoso de chocolate, tierra de avellanas y frutos rojos casi perfecto. Todo ello por 25€ por persona, sin duda un acierto, buena comida y a muy buen precio. También ofrecen un menú degustación a un precio de 30€.

C/ Blanquía 270, Barrio El Cabezón, Mogro. Cantabria. Tlf 942 576 304

El redactor recomienda