Logo El Confidencial
Entrevistas chefs michelin

David Muñoz: "Me gusta estar en el filo de la navaja"

David, cocinero de gran personalidad, que transmite no solo en el plato, sino, en la experiencia completa sensorial e impactante que recibe cada comensal

Foto: El cocinero madrileño David Muñoz. (Foto: Enrique Villarino)
El cocinero madrileño David Muñoz. (Foto: Enrique Villarino)

David Muñoz es un cocinero de una gran personalidad, que propone una experiencia completa, sensorial e impactante para todo comensal que acude a comer a su casa. Los ingredientes principales que utiliza pasión, trabajo y creatividad rompedora– han situado a DiverXO entre los mejores restaurantes de España y uno de los que tienen más proyección fuera de nuestras fronteras. David es el espíritu y el alma de una cocina en equilibrio pero indomable, a la que no pone límites para seguir creciendo.

PREGUNTA: ¿Es Abraham García su padre gastronómico?

RESPUESTA: Sí, un hombre ajeno a modas y tendencias. Alguien que me transmitió mucho cuando yo era muy joven, con 12 años, cuando todo el mundo quiere ser futbolista o cantante. Al verle supe que quería ser cocinero, lo tenía claro. Es muy importante recibir todo tipo de impulsos cuando eres joven.

P.: ¿Ha influido Abraham también en su estilo rompedor, incluso en la estética?

R.: No, no creo, ambos restaurantes y ambos cocineros estamos marcados por una fuerte personalidad y por una obsesión por tener un camino propio. Hay similitudes, sí, pero como podría ocurrir con cualquier otra persona con personalidad, fuera pintor o artista.

P.: Usted ha dicho que lo que más le divierte es hacer cosas insólitas, ¿es un provocador?

R.: Sí, totalmente, pero más que provocador lo que busco es hacer las cosas de forma diferente, jugar con el riesgo. Hago cosas con mucha personalidad y a veces, por qué no, de forma arriesgada. Con ello lo que pretendo es provocar de algún modo al comensal. Me divierte estar en el filo de la navaja. Yo soy un tipo muy excesivo para todo, para lo bueno y para lo malo, soy pasional, todo ello forma parte de la misma receta.

Imagen del interior del restaurante Diverxo (página web)
Imagen del interior del restaurante Diverxo (página web)

P.: Cerdos con alas, mariposas negras…

R.: Yo nunca he querido dar más importancia a la sala que a lo que ocurre en la mesa. Pero sí, es parte de la experiencia en DiverXO. Cuando haces cosas en la vida que te implican cierta emoción, cierta sorpresa, te producen mariposas en el estómago. Es la emoción de encontrarte con algo nuevo y diferente. Todas las mesas tienen un cerdo volando, las paredes están decoradas con mariposas negras, los chicos en la sala llevan una falda-pantalón mientras sirven las mesas. Que un tres estrellas Michelin te reciba con un cerdo con alas es toda una declaración de intenciones. Es un canto a la imaginación y a la creatividad. Si te encuentras un cerdo con alas en un tres estrellas Michelin es que en la mesa te puede pasar casi cualquier cosa.

P.: Hace años era difícil imaginar un tres estrellas Michelin así...

R.: Michelin está modernizándose, cada vez más, es una realidad. En España es una guía muy fiable, y cada vez valora más lo que pasa en el plato, por encima de otras cosas. El problema es que cuando en España se criticaba la Guía por su tacañería a la hora de dar estrellas, alguna vez puede que tuviéramos razón, pero es que no vale con tener un gran restaurante con una gran infraestructura, con un gran producto y una gran técnica, porque de estos hay cientos. Creo que Michelin busca personalidad, busca experiencias únicas, y creo que bajo estos parámetros se está modernizando. ¿Por qué nos valoran tanto? Porque DiverXO cumple con todo ello, yo me siento muy a gusto así.

P: ¿Qué es la cocina?

R.: Una forma de expresar la cultura y la historia de cada país.

P.: ¿Y la gastronomía?

R.: La gastronomía es emoción.

Uno de los platos que ofrece Diverxo (web)
Uno de los platos que ofrece Diverxo (web)


P.: ¿Y la cocina de DiverXO?

R.: En la cocina de DiverXO hay mucha verdad, hay mucha cocina, aquí se hacen muchísimos procesos culinarios. DiverXO es cocina total. En un menú te puedes comer fritos, brasas, plancha, wok, vapor, ¡Pum! –simula una explosión–. Es un compendio de todas las técnicas históricas y culturales que tenemos no sólo en España, sino a nivel mundial. Todos los platos en DiverXO pretenden ser una fiesta en la boca. No quiero poner cotas ni límites a la experiencia de comer en DiverXO.

P.: ¿Qué debe esperar la gente cuando viene a DiverXO, una cocina o un autor diferente?

R.: Yo aspiro a que la gente venga a DiverXO a tener una experiencia, a saber qué cocina David Muñoz. Cocino del primer al último plato que se prepara en DiverXO, no aspiro a que vengan a ver al autor, sino que el autor se exprese a través de toda la experiencia que siente el cliente, a través de mi equipo. Mi discurso se expresa en la obra de DiverXO.

P.: No es una experiencia que se pueda permitir cualquiera…

R.: El lujo más asequible del mundo es la gastronomía. Casi cualquiera puede permitirse cualquier restaurante del mundo. Yo, siendo mileurista, puedo. Pero hay cosas que aunque ahorre no podré permitirme nunca: un Ferrari, una entrada en primera fila en la Opera de París… En DiverXO, por 120 euros puedes permitírtelo, e incluso comiendo a todo trapo te puede costar 250. En ningún negocio del mundo tienes un empleado por cada cliente y que esa experiencia te cueste sólo 120 euros. DiverXO es exclusividad al límite, 30 personas para atender a 30 clientes, con un producto increíble, y aquí la experiencia son entre 2,5 y 4 horas y al final pagas entre 120 y 250 euros. A mí me parece baratísimo.

P.: ¿Qué pesa más en su cocina: influencias asiáticas o el Mediterráneo?

R.: Un menú DiverXO tiene un carácter mediterráneo importante, lo que pasa es que la cocina es muy personal, no se para a pensar si es asiática o de dónde. Aquí hay que pensar cuál es nuestra identidad como restaurante y como discurso. Luego culturalmente yo no puedo negar mi identidad, la cultura mediterránea es parte de mi forma de cocinar y de entender la gastronomía, pero sí es verdad que estoy abierto a todo, a todo aquello que me guste.

P.: Mezcla carne y pescado

R.: Sí. No trato la proteína animal como una parte del plato, como el ingrediente principal, sino que yo planteo el plato como un todo, como un conjunto en el que ocurren muchas cosas de forma equilibrada, entonces las proteínas se entrelazan igual que las especias, los sofritos o los vegetales.

P.: ¿Cómo se construye y se crea un plato?

R.: En mi caso se construye a partir de una idea matriz, de una idea que surge de una forma inesperada. Y la construcción de un plato, de cualquier proceso creativo, es un caos dentro de un orden. Es muy difícil, o al menos para mí lo es, pretender sentarse delante de una hoja de papel en blanco y decir voy a crear. Te puedes sentar luego a organizar la creatividad, pero esta surge en otro momento, no es algo ‘divino’, ni algo que puedan hacer sólo unos pocos elegidos, sino que si la buscas surge. Hay que tener un poco más o menos desarrollada la capacidad para imaginar cosas nuevas, diferentes.

Entrada del restaurante Diverxo (pagina web)
Entrada del restaurante Diverxo (pagina web)

P.: ¿La idea le surge a partir de un sabor?

R.: O limpiando un pescado, aunque no tenga nada que ver con el plato que salga después. O cuando estoy corriendo.

P.: El sabor…

R.: Todos decimos que lo más importante es el sabor, pero no todos lo aplican. En DiverXO tenemos obsesión por el sabor, y esa obsesión se tiene que plasmar en el plato. DiverXO es una experiencia única en todos los aspectos y como tal no debe dejar impasible a nadie y todo sabe y sabe mucho. Para mí la propia definición de cocina debe estar basada en torno al sabor, debe girar en torno al sabor, lo que no significa que tengan que ser sabores fuertes, simplemente digo que todo debe de girar en torno a él, y cuando la técnica se pone al servicio del sabor es mucho más fácil llegar a buen puerto que cuando es al revés. Sin el sabor la cocina pierde un poco el sentido.

P.: Para llegar hasta aquí, ¿ha habido que trabajar mucho?

R.: Yo no he faltado ni un solo día a un servicio de DiverXO y ya van siete años y pico. Me paso 15 horas al día en mi restaurante, cinco días a la semana en DiverXO y dos en StreetXO. Ambos son conceptos e ideas originales de David Muñoz. Yo soy un loco de esto y cocino aquí, en StreetXO, cocina mi equipo, gente bestial que lleva conmigo desde siempre.

P.: Vuestra posición mediática a los ojos del resto no se corresponde con lo que ganáis. Has dicho que eres mileurista…

R.: Sí, eso es real, es así, pero también tengo muy claro que en algún momento vamos a ganar dinero, no voy a estar toda la vida ganando 1.200 €, simplemente hay que poner las bases que uno quiere para hacer las cosas como uno quiere y luego ganar dinero. Yo podía haber ganado dinero mucho antes, pero por una fe ciega en lo que hacemos y en unos valores sé que llegará, pero manteniendo esta filosofía. Quiero seguir siendo mi propio jefe, dueño de mis negocios, de mis conceptos, trabajar en lo que creo con plena libertad. Construir es una carrera de fondo de muchos años. Yo no tengo prisa por ganar dinero, pero tengo la certeza y la seguridad y la necesidad de ganarlo en algún momento, para mí y para la gente que lleva tanto tiempo conmigo.

P.: ¿Cómo ves el futuro de DiverXO?

R.: Como proyecto vital quiero terminar viviendo fuera y por eso StreetXO estará en Londres, tal vez Singapur, Nueva York, no sé, paso a paso. Pero yo estaré siempre unido a DiverXO, donde esté DiverXO estaré yo.

Gastronomía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios