Logo El Confidencial
Armonías, combinaciones y maridajes

El maridaje de la granada y el vino

Definir como acompañar este delicioso fruto, no es sencillo, puesto que el maridaje de la fruta y el vino, es una de las más complejas que hay

Foto: Foto: Anton Croos http://en.wikipedia.org/wiki/Pomegranate#mediaviewer/File:An_opened_pomegranate.JPG
Foto: Anton Croos http://en.wikipedia.org/wiki/Pomegranate#mediaviewer/File:An_opened_pomegranate.JPG
Autor
Tiempo de lectura3 min

La granada es un fruto originario del este de Europa y de Oriente y, sin embargo, España es uno de los principales productores del mundo y el mayor exportador europeo. En Alicante y Murcia encontramos  dos variedades, el  Grano Elche, que madura entre octubre y noviembre, que es el que encontramos habitualmente en el mercado y, la Molla de Játiva o Valencia, de maduración más temprana y precio más elevado por su escasez.  Es una fruta que aparece en los mercados a mediados de Septiembre, pero no alcanza su plenitud  hasta bien entrado el otoño, y lo podemos incluir en nuestra cesta de la compra hasta finales de Enero.

Es un fruto de piel gruesa de color escarlata o carmesí, con gran cantidad de semillas en su interior, recubierta de una pulpa de color rubí envueltas en una membrana blanquecina. De delicioso sabor agridulce y astringente (por su contenido elevado en taninos), se le atribuyen propiedades saludables como antioxidantes, antiinflamatorias y digestivas.

Foto: Sakartvelo
Foto: Sakartvelo

Las jugosas semillas de la granada se utilizan en infinidad de recetas en todo el mundo, no solo en postres, zumos, confituras y helados. En los países árabes elaboran unas tortas de mazapán recubiertas con los granos de esta fruta y, los turcos preparan una crema de arroz, almendras y granada llamada ‘Kesbol’, entre otros muchos ejemplos.

Llegados hasta aquí, definir cuales son las bebidas con las que acompañaríamos esta deliciosa fruta, no es sencillo, puesto que el maridaje de la fruta y el vino, es una de las combinaciones más complejas, ya que no es tan obvio dar con el ‘acompañante’ adecuado, que debe potenciar ambos sabores, el del vino y el de la fruta y, así lograr que evolucionen juntos y produzcan nuevos matices.

Una de las pautas que debemos seguir cuando maridamos vino y fruta, es que el sabor de esta última debe quedar siempre un poquito por debajo para no dominar en exceso. Contra el criterio popular, una fruta dulce no siempre debe ir acompañada de un vino dulce ya que, puede llegar a resultar demasiado empalagoso. Siguiendo estos consejos vamos a ver algunos ejemplos:

Ensalada de escarola, granada y naranja: sabores amargos, agridulces y cítricos; que acompañaríamos bien con un cava seco, como el III Lustros Gran reserva, brut nature de Gramona (que marida por contraste) o; un vendimia tardía, como el Vittios de Agustí Torelló, vino dulce elaborado con uva sobre madurada  de la variedad Xarel-lo, que además de toques ‘amielados’, aporta unas suaves notas tostadas por su envejecimiento en barrica.

Granada con azúcar y limón, una forma clásica de tomar esta fruta es con un vino no excesivamente dulce, pero que contraste el ácido del cítrico. Aquí, encaja perfectamente  el Apasionado dulce de José Pariente (Rueda), elaborado con Sauvignon Blanc, fresco, ácido e ideal para esta fruta.

Mas maridajes en www.catacatae.com o en el twitter @catacatae.

Gastronomía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios