Happig, un capricho de carnes, embutidos y jamones al alcance de todos
  1. Gastronomía
Jamones, embutidos y carnes de cerdo

Happig, un capricho de carnes, embutidos y jamones al alcance de todos

Happig es el nuevo concepto de tienda gourmet y degustación para comprar y probar lo mejor del embutido y las carnes del cerdo de la raza Duroc.

Foto:

Happig es el nuevo concepto de tienda gourmet y degustación para comprar y probar lo mejor del embutido y las carnes del cerdo de la raza Duroc. Jamones, embutidos y carnes que se exhiben en una tienda-degustación luminosa y espaciosa en un extremo del barrio de Salamanca, en la calle Juan Bravo esquina Conde Peñalver, muy cerca de El Cañadío de Paco Quirós.

Happig se concibe para reunir todos los productos del cerdo en un solo espacio con dos formatos: tienda y cocina. Jamones y paletas, embutidos, piezas frescas, ollas tradicionales y una selección de quesos y yogures artesanos, que se completan con una bodega de tintos de Ribera de Duero y Rioja, y blancos de Rueda, así como algunas cervezas artesanales. Todos ellos se puedan adquirir en la zona de tiendao se pueden disfrutar en el restaurante.

El grupo posee 8 granjas propias y 45 más asociadas en las que crían algunos de los mejores ejemplares de cerdos de la variedad Duroc. Del cerdo se dice que se aprovechan hasta sus andares. En este caso, la gente de Happigaprovecha que posee tal vez la mejor cabaña de cerdo blanco de España para traer directamente al consumidor los mejores embutidos, cortes especiales y selectos de carnes, como la pluma o el secreto, la carrillada o el capricho; que no solo se pueden comprar para llevar frescosa casa, sino que se puede y, lo recomiendo, consumir en la propia tienda, en elaboraciones y platos sencillos en los que destacan los sabores del cerdo y que firma su asesor gastronómico, Michele de la Vita, un italo-español, disfrutón y gran cocinero, que es capaz de sacar el máximo partido y rendimiento a todos estos productos.

Para abrir boca empezamos con un aperitivo muy castizo, un cucurucho de torreznos, crujientes y sabrososque nos sorprendieron muy gratamente. Aunque sin duda el jamón Duroc es una de las piezas más destacadas por su jugosidad, su aspecto y saborde la tabla de embutidos, destaca un excelente lomo embuchado que, a precios más que competitivos, se hace el rey en la mesa.

Aunque todos los platos que probamos mantenían un nivel muy bueno y más si consideramos el nivel de precios, uno destacó por encima del resto, un extraordinariotataki de solomillo ibérico a la brasa, que desprendía un delicado y rico olor y sabor a sarmiento, dando un resultado más que bueno y ricoen el paladar. De hecho, todas las preparaciones en la parrilla son excelentes. Las carrilleras estofadas a fuego lento blandas, tiernas, suaves y muy ricas. Y un ‘almuerzo del segador’, a base de huevos frescos de corral, con patatas, lomo y chorizo de olla que, como decía aquel, "no se lo salta un galgo". Muy conseguidas las hamburguesas, muy buena carne y muy bien hechas.

Probamos dos postres caseros muy buenos, una tarta de queso con mermelada de arándanos y un coulantde chocolate con helado.

En definitiva un gran concepto que democratiza el buen producto del cerdo tanto fresco para llevar como en las elaboraciones que se pueden disfrutar en el restaurante.Un capricho de lujo asequible.

Jamón
El redactor recomienda