Logo El Confidencial
armonÍas, combinaciones y maridajes

Maridajes vino a vino: Albariño

Hablar de Albariño, la variedad más extendida y cultivada en la D.O. Rías Baixas es hacerlo de la reina soberana de esta tierra y, sin duda, es hablar de Galicia

Foto: Foto: Bob Edme
Foto: Bob Edme
Autor
Tiempo de lectura3 min

Hablar de Albariño, la variedad más extendida y cultivada en la D.O. Rías Baixas, es hacerlo de la reina soberana de esta tierra y, sin duda, es hablar de Galicia; aunque se extiende y está autorizada en Cantabria, Cataluña y Castilla León, llegando también a nuestro país vecino Portugal.

El origen de esta uva no está excesivamente claro. Hay diferentes versiones: una indica que esta variedad fue traída por los monjes de Cluny (orden religiosa cuyo monasterio está situado en la región francesa de Borgoña) allá por el siglo XII, entrando por la provincia de Pontevedra y después extendiéndose a toda Galicia, mientras que otra defiende que se trata de una variedad autóctona de la zona.

Los vinos de Albariño son de un color amarillo-pajizo, y se caracterizan por tener aromas frutales, a pomelo, pera, melocotón y albaricoque; florales, a jazmín y flores blancas; herbáceos, a hierba fresca, hinojo y heno, y aromas balsámicos y especiados. En boca son suaves y frescos, con un gran equilibrio entre la acidez y el contenido alcohólico. Unos vinos elegantes y completos.

Normalmente la uva Albariño se utiliza para la elaboración de vinos jóvenes, pero se trata de una variedad con muy buenas aptitudes y cualidades para envejecer en barrica y sobre lías.

¿Y con qué platos podemos maridar un Albariño?

En general aconsejamos no acompañar este tipo de vino con comidas muy especiadas o que tengan un sabor muy intenso, pero sí van muy bien con los siguientes platos:

Pulpo a la gallega y lacón con grelos: dos indispensables de la gastronomía gallega que no podían faltar en esta lista. Perfecta combinación siempre que el pimentón que se utilice no sea excesivamente picante.

Marisco: siempre que pensamos en una buena bandeja de marisco, esta debería venir acompañada de un excelente Albariño. Nécoras, centollas, cigalas, ostras y mejillones combinan a la perfección.

Carnes: es un vino idóneo para las carnes blancas, sobre todo con aves de corral. El maridaje mejorará si a la carne le añadimos algún tipo de salsa con base de mantequilla o nata, toques cítricos, mostaza o hierbas como el estragón.

En cuanto a otro tipo de carnes, recomendamos carnes algo grasas y hacemos una sugerencia atrevida: probar un buen cochinillo con este tipo de vino. Os sorprenderá.

Pescados: elegir pescados que tengan un alto contenido en gelatina, como el rodaballo, bacalao, atún o unas buenas cocochas de merluza o bacalao al pilpil.

Quesos: excelente para acompañar quesos elaborados con leche de cabra. No lo recomendamos para quesos fuertes, ya que el sabor de estos predominará por encima del sabor del vino.

Arroces: perfecto para risottos, arroces cremosos o arroces de pescado.

Comida japonesa: buena pareja la que forman el sushi, el sashimi o el tataki de atún con el vino de Albariño.

Gastronomía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios