Cocina de mercado y en el mercado
  1. Gastronomía
GastroGuía de barrio

Cocina de mercado y en el mercado

El barrio de Arapiles atesora un buen número de notables restaurantes de comida casera de siempre: Casa Mundi, Casa Ricardo, El Imperio y, ya en los límites del barrio, Asturianos.

Foto: La Taberna de Lea
La Taberna de Lea

Arapiles es uno de los cinco barrios en que estádividido el distrito de Chamberí. En su eje Norte-Sur está delimitado por las calles Cea Bermúdez y Alberto Aguilera,y por Bravo Murillo y Blasco de Garay en su eje Este-Oeste.El barrio de Arapiles atesora un buen número de notables restaurantes de comida casera de siempre: Casa Mundi, Casa Ricardo, El Imperio y, ya en los límites exteriores del barrio, Asturianos. Todos ellos son establecimientos de sobra conocidos. Lo que nos interesa en esta serie de reportajes 'gastrocallejeros' no es comentar lo conocido, sino conocer lo inédito o ignorado.

Subiendo por Galileo y Vallehermoso hacia Cea Bermúdez, nos detendremos en dos o tres lugares que merecen la pena. El primero de ellos está casi en frente del Teatro Galileo. Se trata de: La Taberna de Lea. Fernando Garrido es elnombre de una pequeña calleo, mejor, callejón, que sale a la altura de Galileo 40. En este mínimo rincón del barrio está la minúscula Taberna de Lea. La Taberna es el proyecto personal de la familia Jiménez, de Paco, que atiende el comedor, y de su mujer, que se ocupa de la cocina. Los dos dejaron hace pocos años una exitosa trayectoria profesional en el restaurante del Hotel Dos Castillas para abrir su taberna.

Aparte de su mínimo tamaño, lo primero que llama la atención del establecimiento es su extremada limpieza y pulcritud. Todo parece recién lavado, recién planchado, recién colocado...La pequeñísima barra que se aprieta contra la pared del lado izquierdoparece aguantar la respiración para ocupar menos sitio. Cinco pequeños taburetesse alinean desde la ventana que ilumina un tablero redondo que hace de escueta mesa alta para dos. El resto del reducido espacio se lo reparten cuatro únicas mesas .

En la Taberna de Lea se da de comer desde las 12:45. A esa hora es a la única en la que se sirve el menú del día, especialmente dedicado a los trabajadores y vecinos de la zona. Cuando este turno finaliza también deja de servirse este menú. A partir de ese momento comienza a funcionar la corta carta de la taberna, encabezada por el plato del día, generalmente de cuchara, que, según los días, podrán serunas sabrosas patatas meneadas con torreznos, un potente cocido castellano, un suculento arroz con bacalao, unas deliciosas fabes con perdiz, un espléndido conejo de monte con patataso unas excepcionales lentejas de la Armuña estofadas. De segundo, las chuletillas de lechal, el tartar o entrecot de buey a la parrilla, el bacalao rebozado, unos magníficos huevos estrellados o unos fantásticos chipirones fritos y al ajillo.

Esta casa de comidas de barrio es un local regentado con la mayor honestidad y profesionalidad, en el que se sirven platos sin complicaciones, pero magníficamente elaborados, que revelan que en la cocina hay una fantástica ‘guisandera’; alguien que sabe tratar con mimo unas materias primas de primera; algo que se les ha reconocido desde ya hace muchos años, cuando concedieron al matrimonio hostelero el ‘premio nacional de menú realizado con productos con denominación de origen’.

En la Taberna de Lea hay pocas sillas y menos mesas, pero al cabo del día se da de comer a mas gente que en muchos comedores grandes. A mediodía no se dan menos de 2 o 3 turnos de comidas y por las noches, otros dos. Parece mentira que habiendo únicamente dos personas para atender cocina y comedor, todo llegue a la mesa en el punto de temperatura adecuado y todos los platos se sucedan al ritmo apropiado. Muchos ‘grandes’ establecimientos, con una nutrida plantilla, no consiguen ni unani otra cosa. De la Taberna de Lea se sale con lanatural y sencilla, pero plena sensación, de haber comido estupendamente, algo que no se puede decir a menudo. ¡Ah! y, además, a precio de barrio…

Yendo de Galileo hacia Vallehermoso por la calle Menéndez Valdés, nos encontramos con Chincha,uno más de los muchos peruanos que en los últimos años han ido haciéndose hueco en casi todos los barrios de la ciudad. Chincha ofrece sabrosos menús por 12,90 €, con diez o doce primeros y otros tantos segundos a elegir.

A escasos 100 metros y ya en la calle Vallehermoso, nos animamos a entrar en el mercado del barrio. En su lado derecho, una barra de sushi bar, que pronto tendrá un pequeño comedor y al fondo, entre carnicerías y pescaderías, Prost Chamberi Beer Shop, una interesante tienda-gastro-bar-restaurante, con una de las mayores ofertas de cervezas de Madrid. Cerca de 90 referencias del mundo entero, con algunas marcas realmente curiosas y llamativas; desde la Estrella de Galicia de barril, pasando por Liberty Ale, una de las cervezas mas antiguas de EE.UU, hasta la checa Krusovice de tipo Pilsner, con toques de miel y fino regusto amargo final. Hay cervezas de alta y baja fermentación, de siete maltas, redondas en boca o dulzonas….

Prost lo han inaugurado hace pocos meses los jóvenes hermanos Pascual, Rodrigo, sumiller de cervezas, y Guillermo, jefe de partida de Casa Lucio, hasta no hace mucho. En Prost te puedes tomar un menú del día por 9,50 €,eligiendo a diario entre tres primeros y tres segundos. Para empezar, callos con garbanzos, sopa de marisco, menestra de verdura y luego bacalao a la vizcaína, filetes rusos ‘historiados’ o pollo en pepitoria. Prost tiene una coqueta cava de cervezas, una minúscula barra y un pequeño puesto del mercado, reconvertido en ‘comedorcito’ acristalado con cuatro o cinco únicas mesas. En el restaurante se puede comer cualquier cosa de encargo: cocidos, arroces o, como dice Rodrigo, “cualquier cosa que se coma en Lucio se puede comer aquí”, porque su hermano se conoce la cocina del histórico mesón a la perfección. También puedes darte una vuelta por el mercado y elegir un buen pescado o una buena carne para que los hermanos Pascual te la preparen como más te guste. Por último, y si lo prefieres, en Prost te pueden hacer un menú de cinco platos maridados con otras tantas cervezas, al tiempo que te ilustran en la organolepsia de todo ello. Prost es un lugar al que merecerá la pena seguirle la pista.

En una segunda entrega, nos ocuparemos de algunos interesantes establecimientosde la parte alta del pequeñopero interesante barrio de Arapiles

Gastro Guía de Barrio
El redactor recomienda