Logo El Confidencial
gastronomía en hoteles

Vacaciones gastronómicas en Estrella del Bajo Carrión

Mucha gente no puede entender unas vacaciones si no pisan la playa, se bañan en el mar y beben cerveza en el chiringuito de turno junto

Foto: Vacaciones gastronómicas en Estrella del Bajo Carrión

Mucha gente no puede entender unas vacaciones si no pisan la playa, se bañan en el mar y beben cerveza en el chiringuito de turno junto a multitudes anónimas; pero les puedo asegurar que existe otra vida y otra forma de pasar el verano, disfrutando de placeres más mundanos, y placenteros como enfrentarse a un buen libro, dar largos paseos por veredas y alamedas al amanecer, charlar animadamente en veladas que se prolongan hasta la madrugada y sobre todo alimentar el cuerpo con gastronomía de altura, buen producto y mejores elaboraciones.

Ese es el tipo de vacaciones de las que se pueden disfrutar en el Hotel Estrella del Bajo Carrión, en Villoldo, un pueblecito situado a un paso de Carrión de los Condes. El hotel y el restaurante que regentan las hermanas Fierro, aunque realmente es Paula quien suele estar aquí al pie del cañón, ofrece una de las mejores cocinas de la zona, con Alfonso (tercera generación ya) al frente de los fogones. Pese a su juventud, Alfonso es un cocinero hecho, que se encuentra a cómodo, resuelto y decidido con las sartenes y los cazos, entre los que se mueve con enorme soltura, desplegando y derrochando todo su saber en un alarde de elaboraciones plenas de gusto y sabor.

En la despensa de Alfonso solo hay productos de primera, excelentes y de proximidad: huevos de corral, verduras de su propia huerta, setas del bosque en temporada, un delicado, tierno y sabroso lechazo churro y pichones de Tierra de Campos entre otros; mientras que los pescados los traen directamente del Mercado de la Esperanza, en Santander. Alfonso Fierro ejecuta una cocina, de guisos auténticos, fondos impecables y potentes, salsas que redoblan el gusto de cada producto con las que consigue presentar en la mesa platos de sabores pronunciados que saben alargarse en la boca para gusto y placer del comensal.

Cocina aparentemente sencilla, de la que gusta, pero muy trabajada, sin grandes alardes ni ejecuciones de vanguardia, pero muy bien resuelta y decidida con la que consigue ofrecer platos de calidad y ofrecer una cocina de esas a cuya mesa uno se puede sentar a diario porque de alguna manera nos recuerda a la de casa, pero mejorada y superada.

Si después de una fantástica cena se sientan en la mecedora del porche a disfrutar de una buena copa, mientras se activa el riego del jardín y rezuma el olor a hierba fresca para avivar una buena conversación, cuando comiencen a sentir el peso del cansancio, se darán cuenta de que  la experiencia es abrumadora y en ningún modo echarán en falta la playa.

Hotel Estrella del Bajo Carrión, Villoldo, Palencia. Tlf. 979 82 70 05

Gastronomía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios