Logo El Confidencial
LA RUTA DE LOS GOLOSOS

Pastelería Oiartzun, el 'pincho' más dulce de San Sebastián

Oiartzun es la pastelería de estilo francés de referencia en San Sebastián. Sus pasteles y tartaletas, la bollería, el hojaldre y el chocolate, tanto en formato trufas como en tabletas, son excelentes

Foto: Pastelería Oiartzun
Pastelería Oiartzun

San Sebastián, ya lo he dicho en alguna ocasión, es la capital gastronómica del mundo, porque tiene la mayor densidad de estrellas Michelin per cápita del planeta; porque en la parte vieja se encuentran, sin lugar a dudas, los mejores bares y tabernas del globo; porque su propuesta de alta cocina en formato pinchos no tiene parangón; porque sus tiendas de alimentación exhiben un producto inmejorable y porque sus panaderías cuecen y venden un pan de una calidad que no se encuentra en Francia.

A toda esta amplísima propuesta gastronómica no le podía faltar un broche dulce de nivel. En pleno centro de la ciudad, punto del que parten y al que llegan los paseos importantes de Donosti, el bulevar y el paseo marítimo, flanqueando la entrada a la parte vieja, ocupando un lugar preeminente junto al gran palacio del ayuntamiento, la pastelería Oiartzun es el 'pincho' más dulce de la ciudad.

Oiartzun
Oiartzun

Oiartzun es una pequeña pastelería familiar de estilo francés, que abrió sus puertas hace casi medio siglo, aunque la tienda actual es de 1987. Manuel Martín decidió instalarse por su cuenta tras trabajar en varias pastelerías y ejercer como encargado del añorado y ya desaparecido Café Dover. Desde entonces en Oiartzun se elabora la que probablemente es la pastelería más selecta y fina de la ciudad, de productos concebidos a imagen y semejanza de las mejores pastelerías que se pueden encontrar tras cruzar al frontera, donde se hornea a diario una estupenda bollería de croissants, hojaldres y bizcochos, pastas de mantequilla y pastas de té.

Desde sus inicios mantiene el mismo escaparate, la misma disposición sobre el mostrador, a la entrada, donde se da una gran importancia a la pastelería y al producto, atrayendo como un poderoso imán a cuantos golosos y amantes de la buena pastelería pasan por allí. Al fondo del pequeño local, de atmósfera elegante, que recuerda un poco a los viejos cafés que abundaban antes en la ciudad, se destaca sin solución de continuidad la cafetería.

Si la bollería es buena y los pasteles, tartaletas y hojaldres excepcionales, el chocolate en todas sus vertientes es sublime. Es, sin duda, uno de sus productos fetiche, que no solo adorna y da sabor a los distintos productos de pastelería, sino que saben transformar en lujuriosas trufas de distintos sabores y tabletas de chocolate.

Hace cinco años decidieron abrir también un local anexo donde ofrecen heladería artesana, cremosa de base de fruta.

Pastelería Oiartzun. Igentea 2. San Sebastián.

Gastronomía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios