Logo El Confidencial
viajes gastronómicos

¿Qué hacer en Oviedo este fin de semana? Si no vas a ir a los Premios Príncipe de Asturias

La capital del Principado de Asturias alea gastronomía, historia y ocio a partes iguales, posicionándose como el destino perfecto para una escapada de fin de semana

Foto: El Parque de San Francisco (Imagen: EFE)
El Parque de San Francisco (Imagen: EFE)

Ha sido escenario de numerosas películas (una de las más mediáticas, 'Vicky Cristina Barcelona') y un octubre más se convierte en el epicentro mundial de la cultura gracias a los Premios Princesa de Asturias. Oviedo es una de las joyas del Norte de España que, por su cercanía y fácil acceso, se erige como el destino perfecto para una escapada de fin de semana. Y como ya sabes, este es el ideal. Vale la pena porque tiene planes para todos los gustos: una oferta de ocio amplísima, edificaciones prerrománicas que son un lujo para la vista, restaurantes en los que comer bien (y en los que degustar mucho más que el celebérrimo cachopo), una ruta de shopping llena de tiendas y boutiques especiales y, por supuesto, cientos de chigres en los que probar un culín de sidra, la bebida más típica de la región. Aquí, todo lo que puedes hacer si quieres pasar unos días en la capital del Principado de Asturias.

Stitched Panorama.
Stitched Panorama.

Una palabra se nos viene a la cabeza cuando pensamos en degustar la gastronomía asturiana: cachopo. Y es que, en los últimos tiempos, este manjar se ha convertido en algo tan popular que ha conseguido traspasar las fronteras. Pero este no es el único plato típico de la región: la fabada asturiana, el pitu de caleya, el chorizo a la sidra o los escalopines al cabrales son algunos de los más afamados.

La ciudad está repleta de lugares en los que degustar estas viandas, aunque una de las mejores zonas para ello es la que rodea el mercado del Fontán, una plaza situada en pleno centro histórico donde, además, cada domingo se celebra un mercadillo en el que se puede comprar de todo (y que, si tienes suerte, podrás escuchar el jolgorio de alguna banda de gaitas). ¿Algún nombre a tener en cuenta? Casa Ramón, La Gran Manzana Verde o El Campanu.

¿De postre? Imposible resistirse a las moscovitas de la confitería Rialto (Núñez de Balboa, 86), unas tejas de almedra y chocolate que, a lo largo de cuatro generaciones, han conseguido convertirse en uno de los emblemas más dulces de Oviedo. Lugar de peregrinación obligatoria para los más golosos.

Imposible visitar Oviedo y no tomar un culín (que no chupito) de sidra, la bebida por antomasia de la región. Gascona es la calle que concentra los mejores chigres. Tierra Astur (en el número 1) o La Finca Sidrería Agrobar (en el 4) son dos de los puntos de encuentro más populares entre los oventeses y los forasteros.

Algo de shopping

Es en la calle Uría, principal arteria de la ciudad, y en sus aledaños donde se concentran las mejores tiendas. Y no solo las cadenas de low cost de sobra conocidas por todos, sino también las boutiques multimarca más especiales, como Envidia Sana (Calle Fontán, 6) o Nither (Gil de Jaz, 4), entre otras. Pero si lo tuyo es ir de compras en un centro comercial, no puedes perderte el Espacio Modoo, un lugar que destaca por su arquitectura. Construido en 2003 por el arquitecto valenciano Santiago Calatrava, este se ha convertido en uno de los edificios más representativos de la ciudad.

Una ciudad con (mucha) historia

La zona centro acoge algunos de los mejores lugares que visitar. Y si hay un edificio emblemático en la capital del Principado, ese es la catedral, una construcción de estilo gótico que terminó de construirse en el siglo XV y en cuya cámara santa se guardan numerosas reliquias como las de la Vera Cruz o el Cristo Nicodemus, que datan del siglo XII. Ante ella, una amplísima plaza que también tiene su aquel: en uno de los laterales descansa la estatua de la Regenta, fabricada en bronce a finales del siglo pasado en honor a la Ana Ozores que esbozó Leopoldo Alas Clarín en su obra más importante. Y muy cerca, el Museo de Bellas Artes, una galería en la que descansan obras de Dalí o Picasso. Pero no solo eso: por la zona centro podrás encontrarte algunas de las esculturas más reconocidas (e instagrameadas) de la ciudad, como la de Mafalda, en pleno parque San Francisco, o la de Woody Allen, así como el teatro Campoamor, donde cada año se celebran los Premios Princesa de Asturias.

Santa María del Naranco es una de las construcciones más sobresalientes del prerrománico asturiano. (Cortesía de Turismo Asturias – Tatiana Castañón)
Santa María del Naranco es una de las construcciones más sobresalientes del prerrománico asturiano. (Cortesía de Turismo Asturias – Tatiana Castañón)

Si vas con tiempo, una buena opción para conocer a fondo la historia de la ciudad es coger un autobús urbano destino al monte Naranco, donde descansan dos de los edificios más imponentes del prerrománico asturiano: San Miguel de Lillo y Santa María del Naranco. La primera, una iglesia erigida en honor a San Miguel Arcángel; el segundo, un palacio de verano. Ambos, creados en el siglo IX.

Gastronomía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios