Logo El Confidencial
viajes y destinos gastronómicos

De procesiones, pastelerías, tapas y restaurantes en la Semana Santa de Jaca

Jaca una ciudad cercana al Pirineo y algunas de las estaciones de esquí oscenses más señaladas, exhibe sus pastelerías, procesiones y bares de tapas durante la Semana Santa

Foto: Foto. Turismo de Jaca
Foto. Turismo de Jaca

A escasos kilómetros de Francia y ante un imponente macizo de montañas, de cumbres nevadas aún en esta época del año; en un formidable y extenso valle, se levanta la románica ciudad de Jaca, primera capital del reino de Aragón, de esplendoroso pasado, y punto cardinal del Camino de Santiago. Jaca se enriquecía gracias a la afluencia y al flujo de de peregrinos y gentes de todo tipo que llegaban a la ciudad: Arquitectos, orfebres y escultores traían consigo los estilos de construcción que en el siglo XI y desde la Lombardía, se imponían en el resto de los reinos cristianos europeos: El viejo pero místico arte románico. Un estilo que refleja y expresa mejor que otros, la espiritualidad y el fin para el que se levantaban los edificios religiosos.

Interior catedral de Jaca. Foto OT Jaca
Interior catedral de Jaca. Foto OT Jaca

Dos grandes enclaves presiden la ciudad: La catedral románica dedicada a San Pedro, de esplendida planta basilical de tres naves, techos abovedados y un altar donde se describen los dogmas de la Fe y la historia de la Salvación que asombran al visitante y; la ciudadela, mandada levantar por Felipe II, como fortín defensivo de planta pentagonal única en su género junto con la de Lieja en Bélgica. Durante la Semana Santa las procesiones y los catorce pasos recorren la ciudad. La hermandad de Nuestra Señora de la Piedad y del Descendimiento con una antigüedad de trescientos años es la de mayor tradición.

Bar Gorbea
Bar Gorbea

Pero si Jaca llama la atención al visitante por algo más que su monumentalidad es por la gran cantidad de pastelerías de una calidad más que notable y contrastada. Maestros pasteleros y hornos donde no solo preparan excelente bollería, mucho mejor que la industrial que abunda en las grandes ciudades, sino otras muchas especialidades entre las que destacan los jaqueses, los condes, lazos, corazones, patatas de Jaca, y coronitas de Santa Orosia; turrones artesanos en Navidad y barras de chocolate artesano y huevos de Pascua en esta época del año. La pastelería Echeto es una de las más antiguas de Aragón, con más de ciento veinte años de historia, esculpen figuras y escenas sorprendentes de chocolate, como el tren que se exhibe en el escaparate durante esta Semana Santa.

Rte Biarritz. Brocheta
Rte Biarritz. Brocheta

Para tapear junto a la plaza de la cárcel, La Tasca de Ana, un local que está siempre lleno, en parte por lo pequeño que es y en parte porque se ha convertido en uno de los imprescindibles cuando los  jacetanos salen de tapas. Muy bueno el solomillo de cerdo con bacón y ajo y la gamba rebozada. Jaizkibel, cuenta entre sus mejores tapas, la mini hamburguesa de calamar y gambas. Muy bueno el pulpo a feira del gallego Ladepili. Lo más parecido a un bar de pinchos en Jaca es el bar Gorbea, siempre hasta los topes, buenas anchoas rebozadas, y pinchos en general. Para comer sentado, Restaurante Biarritz, los huevos rotos con foie, las brochetas de ciervo y frutas con salsa de canela y vainilla, sus buenas carnes a la brasa como el entrecot de angus, atraen a muchos locales y turistas.

Gastronomía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios