Ana la Santa, una cocina de hotel rica, diferente y atractiva en Madrid
  1. Gastronomía
gastronomía en hoteles

Ana la Santa, una cocina de hotel rica, diferente y atractiva en Madrid

En los bajos del hotel ME en Madrid se puede saborear una cocina agradable y rica, mientras disfrutas del encanto de ver la plaza desde dentro pero sin pisarla

Foto: Foto: Olga Planas
Foto: Olga Planas

Una sociedad con un nombre tan original como En Compañía de Lobos no podía sino reunir bajo su enseña conceptos de restauración tan atractivoscomo los que Tomás Tarruella lleva abriendo en Madrid y Barcelona desde hace ya más de veinte años. Cada uno deellos comparteencanto y un estilo definido, aunque cada local responde a un concepto y a una personalidad diferente. Interiores y exteriores de diseño que no los convierten en sitios de moda, sino en conceptos, diseños y cocinas que no pasan de moda, que no es lo mismo.

Más difícil que dar con un concepto que llegue a la gente es saber mantener ideas, espacios y cartas que calen en el tiempo y se mantengan como espacios en los que todo tipo de público se sientaa gusto. ¿Cuántos restaurantes de este estilo no han podido resistir los siete años de sequía y crisis sufrida? Tomás es un especialista en saber crear restaurantes, espacios, que van más allá de ser meros establecimientos de comida. Sin estar en la vanguardia, son locales atemporales en los que pasar un rato agradable, comer bien y pagar precios acordes al nivel;atractivos.

Ana la Santaes uno de esos espacios con un encanto trascendental, que adorna por sísolo al hotel ME,en la plaza de Santa Ana donde se ubica. Un gran espacio de varios cientos de metros cuadrados. Un lugar que podría resultar demasiado grandey,sin embargo, una inteligente división sin barrerascrea varios ambientes, resultando un espacio abierto, acogedor y luminoso. Una barra central en U distribuye a un lado un salón, con una cabeza de toro sobre la chimenea, estanterías con revistas de viajes y libros (alguno interesante para hojear) y sofás delante de unos grandes ventanales.

Una espléndida terraza interior que simula un invernadero, muy agradable yrepleto de plantas, en la que estando protegido uno se siente en la calle. Es más, reúne lo mejor del interior y del exterior. Además, tras la barra, un comedor principal ligeramente elevado sobre el resto, donde se pueden comer buenos arroces, un plato que es santo y seña del grupo. Desde esta posición privilegiada se puede admirar la obra del fotógrafo madrileño Luis Baylón, donde se exponen imágenes de Madrid,sus personajes del barrio,bares de toda la vida y situaciones quehan marcado la historia de la ciudad.

Un 'lobby'con restaurante o un restaurante con 'lobby'. Una tapa en el bar o un arroz en el comedor. El salón de casa o el bar de la esquina,un restaurante agradable o un jardín refrescante;todos y cada uno de esos conceptos reflejan el ambiente de Ana la Santa. Un espacio creado para atraer a los turistas que con el buen tiempo llenan la plaza, para mantener a los clientes del hotel y reunir a los madrileños que recalan aquí para desayunar alguna mañana soleada o para comer, incluso a deshoras.

Una cocina amable, bien resuelta, sin muchas más pretensiones que lade agradar, en la que todos los platos son más que correctos, son ricos y satisfacen a todos. Agradables tapas o raciones, porque muchas de ellas dan para compartir. Correctas las croquetas de jamón, bien las tortitas de maíz con 'sashimi' de atún y mayonesa 'chipotle', un rico salteado de setas con yema de huevo y unas alitas de pollo curruscantes con lima y cilantro, que anticipan unos buenos platos principales como el arroz de verduras a la brasa o un pollo de corral con verduras aromatizado al romero.

Ana la Santa. Plaza de Santa Ana,14.Madrid (Hotel ME).

¿Tienes un dispositivo móviliOSoAndroid?Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad gastronómica. Para iOS,pincha aquí,y para Android,aquí.

Gastronomía en Hoteles Restaurantes Restaurantes de Madrid Gastronomía Meliá Hoteles Hoteles Viajes Viajes gastronómicos Viajes en España
El redactor recomienda