Logo El Confidencial
Se lleva el blanco, se lleva rioja

Nuevos vinos blancos de Rioja: la revolución enológica del siglo XXI

Los nuevos blancos de Rioja son la expresión del gran potencial innovador de una denominación que siempre se ha mantenido a la vanguardia de los vinos españoles

Foto: Interesantes, elegantes y con diversos matices de profundidad, los vinos blancos de Rioja son sinónimo de personalidad
Interesantes, elegantes y con diversos matices de profundidad, los vinos blancos de Rioja son sinónimo de personalidad
Autor
Tiempo de lectura3 min

La historia de Rioja es la de una región dedicada al vino desde hace 2.000 años. Tanto las especiales características de sus tierras como las de su clima han propiciado un 'terroir' único para la viticultura en el que se obtiene una uva de extraordinaria calidad. Pero el clima y la tierra no bastan: hay que sumarle la experiencia, ese saber hacer acumulado generación tras generación que ha sido una pieza clave para conseguir que la D.O.Ca. Rioja, creada en 1925, haya llegado al siglo XXI convertida en una de las regiones vitícolas más importantes del mundo, líder indiscutible de los vinos españoles de calidad.

 

Viñedos de Baños de Ebro, uno de los inconfundibles paisajes de Rioja
Viñedos de Baños de Ebro, uno de los inconfundibles paisajes de Rioja

 

A lo largo de los años, el consumidor ha ido identificando la D.O.Ca. Rioja con los vinos tintos, especialmente con aquellos criados en barrica. Por eso nos puede sorprender, tirando de memoria, el recuerdo de la larga tradición en la producción de vinos blancos; muestra de ello es que existe documentación que prueba que, allá por el siglo XVII, los vinos blancos llegaron a ser mayoritarios. 

Pero volvamos al presente: desde hace unos años, la D.O.Ca. Rioja está realizando un esfuerzo para potenciar sus vinos blancos. Y este esfuerzo se sustenta en la incorporación de nuevas variedades blancas que permiten ofrecer al consumidor una atractiva gama que ha sido considerada la revolución enológica más importante que se ha producido en España en estos comienzos del siglo XXI.

Las nuevas uvas

Desde la creación de la denominación en 1925, las variedades blancas autorizadas por su reglamento habían sido tres: 

  • Viura 
  • Garnacha blanca 
  • Malvasía 

En el año 2007 se incorporan tres variedades blancas autóctonas, que no se cultivan en otro lugar del mundo; este hecho aumenta la originalidad, diferenciación y diversidad de los vinos blancos de Rioja:

  • Maturana blanca
  • Tempranillo blanco
  • Turruntés

En ese año se suman también tres variedades internacionales

  • Chardonnay
  • Sauvignon blanc
  • Verdejo

 

La incorporación de nuevas variedades de uva ha sido fundamental para esta revolución de los blancos de Rioja
La incorporación de nuevas variedades de uva ha sido fundamental para esta revolución de los blancos de Rioja

 

Un mundo por descubrir

Interesantes, elegantes y con diversos matices de profundidad, los vinos blancos de Rioja son sinónimo de personalidad. Una de sus características más preciadas es su diversidad, que abarca desde los clásicos con envejecimiento en barrica a los más actuales y complejos, que se miran en las vanguardias. Las nuevas variedades, tanto autóctonas como foráneas, han incorporado las preferencias del consumidor actual y han originado vinos singulares con un amplio abanico de sabores, matices y sensaciones. Una muestra de la riqueza y especial atractivo que aportan estas variedades lo encontramos en la autóctona tempranillo blanco, fruto de una mutación espontánea y un proceso de investigación

 

La tierra, el clima y el buen hacer de una generación tras otra han dado como resultado esta uva perfecta.
La tierra, el clima y el buen hacer de una generación tras otra han dado como resultado esta uva perfecta.

 

Maridaje

Son múltiples las posibilidades gastronómicas que ofrecen los vinos blancos de Rioja. Desde el aperitivo a los postres, pasando por los clásicos maridajes, son ideales para una gran diversidad de situaciones y momentos de consumo. 

  • Blancos jóvenes, frescos y afrutados: con pasta, mariscos, ensaladas, aperitivos y entrantes ligeros
  • Blancos de variedades autóctonas: con pescados blancos, quesos frescos y arroces
  • Blancos de variedades internacionales: con cocina oriental, verduras y mousses
  • Blancos fermentados en barrica: con quesos de cabra, quesos de oveja, ahumados y pescados azules
  • Blancos criados en barrica con largo envejecimiento: con aves, carnes y guisos

Como ejemplo de vinos singulares difíciles de encajar en esta clasificación encontramos los blancos semidulces, un tipo de vinos que tuvieron un gran éxito comercial durante los años 50 y 60, cuando se les consideraba los vinos favoritos de las mujeres. 

 

Viñedos de Davalillo -con el castillo al fondo-, en la margen derecha del río Ebro
Viñedos de Davalillo -con el castillo al fondo-, en la margen derecha del río Ebro

 

 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Androidnbsp;Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

 

Gastronomía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios