Casa Cacao, el proyecto más dulce de Jordi Roca
  1. Gastronomía

Casa Cacao, el proyecto más dulce de Jordi Roca

Repostero, heladero y soñador. El hermano pequeño de los Roca nos recibe entre manzanas y nos habla de la fábrica de chocolate con la que hará realidad su asignatura pendiente

placeholder Foto: Jordi Roca.
Jordi Roca.

Encontramos a Jordi Roca entre manzanas. Manzanas rosadas y amarillas, manzanas que anticipan la temporada y nos sumergen en un mundo otoñal de aromas frutales. El menor de los Roca, aquel que no quiso entrar en la cocina ni en la sala del Celler de Can Roca y se hizo repostero primero y heladero después, nos cuenta que acaba de diseñar dos variedades de helados tomando como base la manzana Pink Lady. “Tiene muchos matices apetitosos y mi trabajo, como el de un perfumista, es poder identificar sus notas de fondo, de corazón y de salida, para resaltar su sabor, su aroma y su textura”.

placeholder Tiempo de manzanas con Jordi Roca.
Tiempo de manzanas con Jordi Roca.

El proceso de creación de un postre, de un helado, de cualquiera de sus fantasías, nos cuenta, “es siempre el mismo. Imagino cómo sería mi encuentro con un alimento como si nunca lo hubiera visto, como si fuera la primera vez. E intento describirlo”. En ese proceso tiene tanta cabida la improvisación como la reflexión. “Está bien tener un punto de espontaneidad, ese dar de pronto con algo inesperado a partir de lo cual surge algo nuevo a lo que puedes sacar partido. Hay que estar con el chip puesto para identificar esos destellos y tenerlos en cuenta; yo voy siempre con una libreta de notas en la que apunto lo que se me ocurre. Es mi tesoro. Después viene la reflexión, el darle forma”.

placeholder El mundo onírico de Rocambolesc.
El mundo onírico de Rocambolesc.

Los helados de manzana que acaba de presentar se podrán degustar en Rocambolesc, esa heladería con alma de cuento en la que Jordi Roca ha volcado su visión de un mundo infantil, divertido, soñador. “Rocambolesc es un reflejo de mí. Una fantasía, una provocación. Un punto canalla con el que me identifico. Todo parece un juego, pero hay mucho trabajo detrás”.

También hay mucho trabajo al frente de la repostería de un tres estrellas. “La pastelería es un mundo muy complejo, pero, al mismo tiempo, nos habla de momentos de ensoñación, de regalo, de felicidad. El postre es lo último que tomas en una comida y el recuerdo que te llevas, el momento final. Siempre merece la pena dosificarse en el menú para llegar al postre con ganas de disfrutarlo”.

Ante él, ahora, el último gran proyecto. Se llama Casa Cacao, y con él hace realidad una de sus asignaturas pendientes: “Nunca había hecho chocolate y es un mundo nuevo, una aventura”. Casa Cacao será fábrica, obrador, tienda… ¿Y a qué mundo nos recordará más, al de ‘Chocolat’ o al de ‘Charlie y la fábrica de chocolate’? “En cierto sentido, al de Charlie… porque es una fábrica. Pero no voy a recrear ese mundo. Eso ya lo tengo en Rocambolesc. En Casa Cacao pongo los pies en la tierra, pero me acerco al realismo mágico, a los territorios de Colombia, Perú...”.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Tendencias gastronomía Gastronomía Pastelería Chocolate
El redactor recomienda