Vinos escondidos en zonas poco reconocidas
  1. Gastronomía
  2. Vinos

Vinos escondidos en zonas poco reconocidas

El placer de disfrutar un buen vino no debería conocer barreras, pero a veces se las ponemos. Muchos sibaritas de los caldos apenas pueden ver más

Foto: Vinos escondidos en zonas poco reconocidas
Vinos escondidos en zonas poco reconocidas

El placer de disfrutar un buen vino no debería conocer barreras, pero a veces se las ponemos. Muchos sibaritas de los caldos apenas pueden ver más allá de Somontanos, Riojas o Toros. Pero hay unos cuantos tesoros escondidos en zonas de España que tradicionalmente no han tenido buenos caldos. Les invitamos a descubrir algunas con el asesoramiento de Ángel Fontes, uno de los propietarios de Enoteca Barolo.

 

Ribera del Guadiana: Huno.

 

Es uno de los grandes hallazgos del año en una zona considerada de “vinos malos”. Está sorprendiendo y gustando mucho a todos aquellos que se atreven con algo diferente. Pertenece a una de las bodegas más jóvenes de Extremadura, Pago los Balancines, y es un multivarietal elaborado con 40% de tempranillo, 30% de cabernet sauvignon, 15% de merlot y 15% de syrah. Fermentó durante nueve meses en barrica de roble francés y posee un color cereza intenso que nos anticipa la presencia de frutos rojos cuando se prueba en nariz. Prueben a combinarlo con fresas: con este vino ¿quién necesita champagne?

 

Cebreros: Zerberos.

 

Es esta otra zona de “vinos a granel o para consumo local”, pero en la que se instalaron una serie de enólogos que están consiguiendo unos caldos muy interesantes. Uno de ellos es Daniel Ramos, que elabora y elabora el Zerberos. Utiliza una uva de variedad garnacha que posee una muy buena acidez y mineralidad, y es mucho más ligera que la convencional. Se recoge de viñas muy antiguas cultivadas en dos tipos de terreno: de pizarra -en laderas en pendiente-, y en suelo granítico y llano. De esta forman nacen sus variedades Pizarra, Arena, y Arena y Pizarra. Tiene vinos muy sorprendentes, pero debido a su baja producción, apenas quedan disponibles, así que nos quedamos con su Zerberos Finca, uno de sus elegantes caldos cultivado en viñas de 90 años, y cuyo precio aproximado son 24 euros.

 

Mallorca: Gran Vinya Son Caules.

 

En esta zona hay varios productores interesantes. Uno de ellos es Miquel Gelabert, cuyo pinot noir es uno de los mejores de España. Para elaborar este vino utiliza varios tipos de uva, manto negro, tempranillo y cabernet sauvignon siendo la principal la callet, que lleva cultivándose 25 años en la viña Son Caules. Sus caldos se elaboran sin dejar que pasen más de 12 meses en barrica de roble americano y un mínimo de 6 meses en botella, sin por ellos dejar de ser correctos en cuanto a las maderas. El resultado es un vino de una “enorme complejidad”. Su precio aproximado son unos 40 euros.

 

Arcos de la Frontera, Cádiz: Taberner.

 

A pesar de que este Syrah se hace en el sur de España, es el que más se parece al de los frutales del Alto Ródano. Es uno de los lugares más atípicos para este tipo de vino, ya que está más acostumbrado a variedades olorosas. Este caldo está elaborado por las bodegas Huerta de Álbala, y posee la denominación de origen de Vinos de la Tierra de Cádiz. Aparte del vino que mencionamos posee otro de más prestigio llamado Taberner nº 1. En la nota de cata del primero leemos “Picota granate, aromas de fruta en compota, ciruela, tostados, torrefactos, nobles aldehídos y balsámicos. Sabroso, equilibrado, noble y madura tonicidad, con esqueleto, buena acidez que aporta frescura”. Unos 18 euros es su precio.

 

Sierra de Contraviesa, Granada: 1368

 

En lo alto de Sierra Contraviesa, concretamente en Cádiar, la Bodega Barranco Oscuro posee los viñedos que en están a mayor altitud de Europa, y una zona desde la que se puede observar el Mulhacén nevado. Es un lugar muy árido en el que Manuel Valenzuela elabora un vino llamado 1368, que es la altitud a la que se encuentran las vides. Es de una complejidad sorprendente: “Un vino raro, en un lugar atípico y de una calidad excepcional”. Aunque han intentado crear una denominación de origen llamada Sierra de Contraviesa-Alpujarra de Granada, todavía no lo han logrado. Es un vino absolutamente ecológico elaborado con garnacha, syrah, cabernet sauvignon, merlot, cabernet franc y tempranillo. Cuesta unos 26 euros.

 

Yecla, Murcia: Viña al lado de la casa.

 

Elaborado con monastrell, la gran uva originaria de Levante, que mezclan con otras variedades de uva según el año, para así equilibrarlo, surge uno de los vinos más elegantes que se pueden encontrar. Con denominación de origen Yecla, Bodegas castaño, su productor, elabora muy pocas botellas de ese caldo que ronda los 18 euros. En su nota de cata se dice que tiene un color “guinda picota muy intenso. Aroma de buena intensidad, con notas tostadas y tabaco rubio, sobre un fondo de fruta roja. En boca es de cuerpo medio, con buena acidez, fresco, con buena expresión frutal y un final notable”.

Gastronomía