Laya, La Atalaya y Alaya, grandes tintos de Almansa con un ADN muy difícil de domar
  1. Gastronomía
  2. Vinos
el arte de domar la garnacha tintorera

Laya, La Atalaya y Alaya, grandes tintos de Almansa con un ADN muy difícil de domar

La garnacha tintorera es históricamente una de las uvas más difíciles de domar. Bodegas Atalaya lo ha conseguido a través de tres tintos únicos, sorprendentes y elaborados en Almansa, Albacete.

Laya, La Atalaya y Alaya. Estas tres palabras sometidas al régimen de la coincidencia corresponden a los nombres de los tres tintos de Bodegas Atalaya, un proyecto de elaboración de vinos de calidad -mucha- situado en Almansa, en Albacete, muy cerca de Jumilla, donde tiene su fortaleza la familia que lo elabora, los Gil, los creadores de Juan Gil, ¿te va sonando ya? Sí, ¿no? Ese vino que está rompiendo moldes, poniendo Jumilla en el mapa mundial del vino, y que lo mismo te lo encuentras en un restaurante de paso en la propia Jumillaque en el restaurante más chic y loado, ocopando una estantería de los míticos almacenes Harrods en Londres. Todo un triunfo para Jumilla.

Pues esa misma fórmula que tan buenos resultados les estádando a los Gil aquílahan aplicado también unas decenas de kilómetros más al norte, en Almansa. Una fórmula basada, a grandes rasgos, en trabajar con viñedos viejos, recuperar uvas autóctonas, dar una imagen moderna a las etiquetas y ser competitivos con el precio final.

Pero, además, en el proyecto de Almansa, el de La Atalaya, añaden un matiz que lo convierteen uno de los proyectos más atractivos de los que han nacido en España en la última década: la garnacha tintorera y el trabajo en viñedo.

Poco tiene que ver la garnacha tintorera de la que hablamos, la de Almansa, con la garnacha que todos más o menos conocemos, aunque ambas tengan el mismo nombre. Una cosa es la garnacha de los rosados de Navarra o de las cepas viejas que dan vida a los tintos de Calatayud o de Campo de Borja, y otra la combativa garnacha tintorera, más conocida en el extranjero como alicante bouschet, cuyo origen está en el cruce de las francesas grenache y petit bouschet.

Adjetivarla como combativa es intencionado: esta variedad es una de las más difíciles de domar. Esta zona está plagada de viñedo de cepas de esta uva e históricamente siempre se ha destinado a granel, nada de embotellados y mucho menos de elaboraciones prolongadas o largascrianzas. Por eso el trabajo que está realizando Bodegas Atalaya es meritorio: utilizar estavariedad como piedra angular para elaborarvinos con crianza y embotellados es una excepción, algo irrepetible, y demuestran que saben hacerlo en cada una de sus tres etiquetas.

Laya
Tinto, D.O. Almansa, Bodegas Atalaya. 5,45€
Es el pequeño de la casa y seguramente uno de los mejores vinos por relación calidad-precio de España. Está elaborado al 70% con la citada garnacha tintorera, acompañada por un 30% de monastrell, varidad también mediterránea que los Gil conocen bien por su trabajo en Jumilla. Es un vino para incrédulos porque hasta que no se prueba no se cree en él. Pero una vez que se prueba, se creey se repite.

La Atalaya
Tinto, D.O. Almansa, Bodegas Atalaya. 11,45€
La garnacha tintorera va adquiriendo más y más protagonismo según aumenta la calidad, estatus y precio de los tintos de esta bodega. En este caso, en el tinto intermedio de esta casa, copa un 85% dejando el 15% restante del coupage a la monastrell. El trabajo en viñedo para su elaboración es laborioso y primordial: los racimos de las cepas con las que se elabora cuelgan casi a ras de suelo, algo poco positivo; desde que se inició el proyecto se está realizando un concienzudo trabajo de poda año a año para subir esos racimos, trabajo que ya se está notando en la calidad de los vinos.

Alaya
Tinto, D.O. Almansa, Bodegas Atalaya. 20,95€
Es el vino top de la casa, la gran apuesta, el triple salto mortal: 100% garnacha tintorera, todo un logro. Y, además, de finca. Se elabora exclusivamente con la uva de un viñedo específico, muy viejo, situado a más de 900 metros sobre el nivel de mal. Un vino único que además está creando afición en el mundo entero: según el ranking de los mejores vinos del mundo por menos de 50 dólares (42 euros) de Vivino (una aplicación móvil en la que más de 8 millones de usuarios puntúan las botellas que se beben), Alaya es nada más ni nada menos que el segundo, solo superado por un pinot noir francés. No está nada mal, ¿eh?

Sigue a Todovino en Twitter.

Vinos Tinto Alicante Monastrell
El redactor recomienda