Logo El Confidencial

Charlène de Mónaco: besucona, feliz y maternal en una competición deportiva

  • Pantalla completa
La princesa Charlène de Mónaco con su hijo Jacques. (EFE)
1 de 13
Comparte la fotografía

La princesa Charlène de Mónaco con su hijo Jacques. (EFE)

El piloto de Fórmula Uno David Coulhard dio el pistoletazo de salida. (EFE)
2 de 13
Comparte la fotografía

El piloto de Fórmula Uno David Coulhard dio el pistoletazo de salida. (EFE)

La princesa Charlène y el príncipe Alberto posan antes de la prueba. (EFE)
3 de 13
Comparte la fotografía

La princesa Charlène y el príncipe Alberto posan antes de la prueba. (EFE)

La princesa Charlène, en plena competición. (Reuters)
4 de 13
Comparte la fotografía

La princesa Charlène, en plena competición. (Reuters)

Otro momento de la competición. La princesa Charlène no perdió la sonrisa en ningún momento. (EFE)
5 de 13
Comparte la fotografía

Otro momento de la competición. La princesa Charlène no perdió la sonrisa en ningún momento. (EFE)

Un gesto divertido de la princesa con Alberto de Mónaco. (Reuters)
6 de 13
Comparte la fotografía

Un gesto divertido de la princesa con Alberto de Mónaco. (Reuters)

Pierre Casiraghi charla con el hermano de Charlène, Gareth Wittstock, antes de comenzar la competición. (EFE)
7 de 13
Comparte la fotografía

Pierre Casiraghi charla con el hermano de Charlène, Gareth Wittstock, antes de comenzar la competición. (EFE)

Inusual gesto cariñoso entre los príncipes de Mónaco. (EFE)
8 de 13
Comparte la fotografía

Inusual gesto cariñoso entre los príncipes de Mónaco. (EFE)

La princesa Charlène con su hijo Jacques. (EFE)
9 de 13
Comparte la fotografía

La princesa Charlène con su hijo Jacques. (EFE)

La princesa estuvo muy cariñosa con su hijo varón. (EFE)
10 de 13
Comparte la fotografía

La princesa estuvo muy cariñosa con su hijo varón. (EFE)

Jacques, muy gracioso con sus gafas de sol, en los hombros de su madre. (EFE)
11 de 13
Comparte la fotografía

Jacques, muy gracioso con sus gafas de sol, en los hombros de su madre. (EFE)

Al final, la princesa ganó y demostró su alegría con espontaneidad. (EFE)
12 de 13
Comparte la fotografía

Al final, la princesa ganó y demostró su alegría con espontaneidad. (EFE)

La princesa Charlène de Mónaco es feliz siempre que sus obligaciones institucionales la devuelven un rato a lo que fue, una deportista de elite. Lo ha vuelto a demostrar este fin de semana en una competición destinada a recaudar fondos para su fundación. La Riviera Water Bike Challenge nos ha dejado a la Charlène más espontánea, más cariñosa y más feliz, junto a su marido Alberto de Mónaco, sus hijos Jacques y Gabriella, su sobrino Pierre Casiraghi y sus hermanos, Gareth y Sean Wittstock.

Todos ellos estuvieron en el puerto de Mónaco disfrutando de un día espléndido que, además, terminó con victoria para la princesa, que no tuvo inconveniente en participar en la prueba, bastante dura, por cierto. Se trataba de dar 30 vueltas a lo largo de 20 kilómetros a bordo de unas bicicletas acuáticas que no todo el mundo es capaz de pilotar. La gran forma física de la princesa volvió a ponerse de manifiesto a lo largo de la competición.

Charlène de Mónaco estuvo especialmente entregada toda la mañana a la causa. Posó divertida para los fotógrafos y dejó ver su lado más maternal con el príncipe Jacques, mientras el príncipe Alberto se ocupaba de la pequeña Gabriella. 

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios