Logo El Confidencial

Los 20 restaurantes más románticos de España donde tener una cita

  • Pantalla completa
Torre de Alta Mar, en Barcelona
1 de 21
Comparte la fotografía

Torre de Alta Mar, en Barcelona

Aquí vuestra cena solo puede ser de altura. Este restaurante corona la cima de la torre del teleférico del Port Vell (Paseo Juan de Borbón 88), diseñado por Carles Buigas y construido en 1929 para la Exposición Universal de Barcelona. Empezad la noche con hígado de pato a la sal con flores, frutas y gelatina de Sauternes, y dejaos llevar. (www.torredealtamar.com)
El Jardín de Orfila, en Madrid
2 de 21
Comparte la fotografía

El Jardín de Orfila, en Madrid

El hotel Orfila y su restaurante rinden un homenaje no ya a San Valentín sino al dios Eros. El menú incluye ostras con gel de ginebra y caviar cítrico. Y os proponen quedaros a dormir. Suena a paraíso aquí en la tierra. En C/Orfila, 6. (www.hotelorfila.com)
A Quinta da Auga, en Santiago de Compostela
3 de 21
Comparte la fotografía

A Quinta da Auga, en Santiago de Compostela

Este edificio del siglo XVIII era una fábrica de papel y es uno de los hoteles más apetitosos de nuestra geografía, por su culto al agua, su pasión por las antigüedades y, claro, su restaurante Filigrana. Está rodeado por el río Sar, en una finca de una hectárea y en la muy noble ciudad compostelana. En el Paseo de Amaia 23 B. (www.aquintadaauga.com)
El Cenador de Amós, en Villaverde de Pontones (Cantabria)
4 de 21
Comparte la fotografía

El Cenador de Amós, en Villaverde de Pontones (Cantabria)

Una hermosa casona cántabra que es un palacio del siglo XVIII y alberga el tesoro de la comida de Jesús Sánchez. Lo que tiene aquí es un taller artesanal de piezas únicas. O si se quiere, un festival de los sentidos. Además está en la Plaza del Sol, por si llueve. (www.cenadordeamos.com)
La Torre del Visco, en Fuentespalda (Teruel)
5 de 21
Comparte la fotografía

La Torre del Visco, en Fuentespalda (Teruel)

En un valle recóndito, alejado del mundanal ruido se encuentra La Torre del Visco, un hotel que derrocha encanto, y su restaurante, que en invierno sirve sus manjares al calor de la chimenea.(www.torredelvisco.com)
El Grill del Marbella Club, en Marbella (Málaga)
6 de 21
Comparte la fotografía

El Grill del Marbella Club, en Marbella (Málaga)

Piezas de arte, chimenea de leña, la proximidad del mar. Esto se pone interesante. El restaurante El Grill forma parte del Marbella Club (Bulevar Príncipe Alfonso Hohenlohe). Allí os esperan los mejores cortes de carne y productos de la temporada pasados por las gloriosas manos del chef Juan Gálvez. Será el principio de vuestra propia 'milla de oro'. (www.marbellaclub.com)
El Far, en Llafranc (Palafrugell, Gerona)
7 de 21
Comparte la fotografía

El Far, en Llafranc (Palafrugell, Gerona)

Este restaurante (y hotel muy especial) con vistas al mar de la bahía de Llafranc y su espléndido faro te sirve en bandeja toda su tradición marinera. O sea, arroces, pescados y mariscos de la lonja de Palamós, además de carnes y verduras autóctonas. (www.hotelelfar.com)
Tram Tram, en Barcelona
8 de 21
Comparte la fotografía

Tram Tram, en Barcelona

Es una antigua casa del bario de Sarrià (c/Mayor, 121), así que, imaginaos: la leyenda, y no solo la carta (mezcla de tradición y vanguardia), está servida. Además, se llama así porque por delante pasaba el tranvía. Sabores de la tradición y cocciones justas. (www.tram-tram.com)
Ena by Carles Abellán, en Sevilla
9 de 21
Comparte la fotografía

Ena by Carles Abellán, en Sevilla

Que esté dentro de ese hotel prodigioso que es el Alfonso XIII de Sevilla (C/ San Fernando 2) quiere decir mucho. Está pensado para la degustación de comida andaluza-catalana: aperitivos, platos para compartir y cócteles como un broche de oro. ¡Ah, Ena es el apelativo familiar de la reina Victoria Eugenia! (www.enasevilla.com)
Mirador Dalt, en Ibiza
10 de 21
Comparte la fotografía

Mirador Dalt, en Ibiza

¿Os imagináis estar en un palacete del siglo XIX dentro de las históricas murallas de Ibiza (Plaza de España, 4)? Os espera la cocina mediterránea de vanguardia del restaurante de este hotel cinco estrellas. ¡Y estaréis en una isla! (www.hotelmiradoribiza.com)
Atrio, en Cáceres
11 de 21
Comparte la fotografía

Atrio, en Cáceres

Este restaurante está en la ruta de los mejores bocados gourmet (y en la del Rey Juan Carlos), al abrigo de la arquitectura de Emilio Tuñón Álvarez y Luis Moreno Mansillo y, además, en Cáceres (Plaza de San Mateo 1). ¡Y también es hotel! (www.restauranteatrio.com)
Espacio 33, en Madrid
12 de 21
Comparte la fotografía

Espacio 33, en Madrid

Estaréis en las nubes: en un piso 33. No son las alturas de Dubái ni su Atmosphere, pero sí de las mayores de España (gastronómicas). Hay menú para San Valentín (ensalada de vieiras, foie, manzana y vinagreta de almendras…) con mucho horizonte por delante. Se alza, como desperezándose, en Torre Espacio, en el Paseo de la Castellana, 259-D. (www.espacio33.es)
Mas de Torrent, en Torrent (Gerona)
13 de 21
Comparte la fotografía

Mas de Torrent, en Torrent (Gerona)

Una masía catalana del siglo XVIII con hermosos jardines y un paisaje espectacular, entre pueblos medievales de quitar el sentido, como son Pals o Begur. Todo es de por sí un regalo. Tiene un menú degustación. Y sí, es un hotel de cinco estrellas con spa y todo. En Afueras de Torrent s/n. (www.hotelmastorrent.com)
Montia, en San Lorenzo del Escorial (Madrid)
14 de 21
Comparte la fotografía

Montia, en San Lorenzo del Escorial (Madrid)

San Lorenzo ya es un lugar especial, así que preparaos para las grandes emociones. Montia (C/Calvario 4) pone sobre la mesa los sabores y aromas propios de la Sierra de Guadarrama: productos artesanales y autóctonos. Hay para elegir desde un menú corto hasta uno XL. (www.montia.es)
Bodega de los Secretos, en Madrid
15 de 21
Comparte la fotografía

Bodega de los Secretos, en Madrid

Un restaurante en el Barrio de las Letras (C/San Blas 4), que tiene mucha miga, en una bodega que se apellida como se apellida y bajo bóvedas románicas. Por pedir que no quede. La cocina es muy mediterránea y hay menú especial. ¿Qué tal el secreto de ibérico con costra de miel y la salsa secreta? Todo muy conjuntado. (www.bodegadelossecretos.com)
El Lago, en Marbella (Málaga)
16 de 21
Comparte la fotografía

El Lago, en Marbella (Málaga)

Este restaurante que se asoma a un lago está dentro de la casa-club Greenlife Golf, en la urbanización Elviria Hills de Marbella (Avda. de las Cumbres s/n). Tienen preparado un menú en el que podréis probar delicias como la crema de boletus con paté de higaditos, guiso de codorniz, avellanas y regaliz. (www.restauranteellago.com)
Urkiola Mendi, en Madrid
17 de 21
Comparte la fotografía

Urkiola Mendi, en Madrid

Entre estas cuatro paredes podréis deleitaros con la cocina del chef Rogelio Barahona, este día especial a ritmo de jazz. De aperitivo, cava y tartar de salmón salvaje de Alaska al aceite ahumado de Valderrama. En C/Arturo Soria, 51. (www.urkiolamendi.net)
Valdepalacios, en Torrico (Toledo)
18 de 21
Comparte la fotografía

Valdepalacios, en Torrico (Toledo)

Este restaurante se llama Tierra, tiene una estrella Michelin, una huerta propia y una pequeña granja. Así que todo lo que comeréis será fresco y natural. Es todo un oasis a un paso de Madrid: en C/Oropesa, 9. Y un hotel que añadir en vuestra lista. (www.valdepalacios.es)
Rekondo, en San Sebastián
19 de 21
Comparte la fotografía

Rekondo, en San Sebastián

El Rekondo no es solo un referente de la gastronomía donostiarra y del vino (es más una 'universidad' que una bodega), sino que está en el Monte Igueldo (Paseo de Igueldo 57), que es un Edén y un mirador sobre la bella Easo. Solo subir ya es una celebración. (www.rekondo.com)
Asiana, en Madrid
20 de 21
Comparte la fotografía

Asiana, en Madrid

A este restaurante le pasa lo que a Lord Byron: es un clásico del romanticismo. Solo hay siete mesas, felizmente rodeadas de antigüedades, que se reservan exclusivamente para cenar. Disfrutaréis de la cocina mediterránea con toques asiáticos de Jaime Renedo. En Travesía de San Mateo, 4. (www.restauranteasiana.com)
No hace falta que cruces el Helesponto, como hacía Leandro para estar con Hero, según nos contó Ovidio, ni como hizo Lord Byron, no solo en sus poemas. Tampoco te tienes que poner en plan Cyrano de Bergerac, ni siquiera como Florentino Ariza en 'El amor en los tiempos del cólera', de García Márquez. Estos restaurantes tienen los mismos efectos secundarios. Podréis cenar al lado de la chimenea, junto al jardín, con vistas al mar, en un valle perdido, entre antigüedades o en las alturas. 
Estilo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios