Logo El Confidencial

Milán, Sevilla o Londres: 16 locales (en clave deco) que no te puedes perder este 2016

  • Pantalla completa
Un enclave de cine
1 de 17
Comparte la fotografía

Un enclave de cine

El Bar Luce, de la Fondacione Prada, posee la esencia del viejo Milán. Diseñado por el director de cine Wes Anderson, su decoración recuerda a las tradicionales cafeterías propias de los años 50. Sus muebles en tonos pastel o su techo -una reproducción en miniatura de la Galleria Vittorio Emanuele- son la esencia de un local inspirado en el cortometraje ‘Castello Cavalcanti’ que el cineasta rodó con la firma de moda italiana en 2013.
El modernismo era esto
2 de 17
Comparte la fotografía

El modernismo era esto

Barras donde se sirven cervezas, conservas, ostras o cócteles. El Nacional, un multiespacio ubicado en el número 24 del paseo de Gracia barcelonés, satisface las ansias 'gourmet' de cualquiera que lo visite. Un lugar cuyos grandes lucernarios otorgan a este local esa luz mediterránea que lo convierte en uno de los sitios con más encanto de la capital catalana. Este lugar se inauguró en 1889 como centro de exposiciones modernistas. Ahora, gracias a sus muebles reciclados propios de las décadas de los 30 y los 40, el local emula a las célebres salas de fiestas de la etapa del charlestón americano.
Copenhague, 'mon amour'
3 de 17
Comparte la fotografía

Copenhague, 'mon amour'

La madera y el cuero son solo dos de las notas (decorativas) predominantes del Lidkoeb, el último templo del 'hipsterismo' danés. Un lugar donde el diseño de inspiración nórdica deviene en una constante aportando la luz necesaria a un local climatizado mediante una chimenea de apariencia rústica. Nada en él resulta tosco: sus estilizadas sillas o la simpática mezcla de diferentes tipos de lámparas le aportan ese punto 'cool' tan del gusto de los países del norte de Europa.
Racionalismo chic
4 de 17
Comparte la fotografía

Racionalismo chic

El restaurante Monsieur Bleu se inauguró en la primavera de 2013 y, aún hoy, continúa en boca de todos. Está enclavado en uno de los lugares más emblemáticos de París: el Palais de Tokyo, un edificio construido en 1937 con motivo de la exposición internacional ‘Arts et Techniques dans la Vie Moderne’. Materiales como el terciopelo, el mármol o el latón son solo algunas de las notas diferenciadoras de un local de corte 'art decó'.
El Londres de los 60
5 de 17
Comparte la fotografía

El Londres de los 60

El encanto del Hawksmoor Spitalfields Bar es que todavía conserva una parte importante de su estética original. En la década de 1960 pasó a ser un club de 'striptease' clandestino. Techos lacados en negro que contrastan con el azul y el blanco de los azulejos de sus paredes y columnas. Objetos decorativos en latón dorado y cristal bastan para hacer de este pequeño subterráneo uno de los locales con más encanto (y más de moda) de la ciudad de Londres.
Un retablo de Manhattan
6 de 17
Comparte la fotografía

Un retablo de Manhattan

Detrás de la apariencia algo tosca de su fachada (construida en ladrillo y metal), se esconde uno de los lugares con más encanto del neoyorquino barrio de Chelsea. La azotea del Hôtel Americano alberga una fantástica piscina desde la que disfrutar del 'skyline' de la Gran Manzana. Edificios como el Empire State se erigen imponentes para uso (y disfrute) de quienes puedan alcanzar sus maravillosas vistas. Una discreta barra revestida de acero basta para hacer de este un lugar desde el que disfrutar de los mejores cócteles o, por qué no, degustar su parrillada mediterránea en compañía de amigos. El minimalismo decorativo está servido.
Olor a Mediterráneo
7 de 17
Comparte la fotografía

Olor a Mediterráneo

Oda a Antoni Gaudí. En los suelos y en las paredes del OneOcean Club. Sin duda, todo un referente del puerto deportivo de Barcelona. Madera, cristal, mármol y cuero son algunas de las notas decorativas predominantes de un lugar en el que recalan los usuarios de la Marina Port Vell. Un lugar desde el que admirar, disfrutar y, por qué no, oler a Mediterráneo.
El trópico en París
8 de 17
Comparte la fotografía

El trópico en París

Mármol, terciopelo o latón son los materiales que componen la decoración de Le Sinople, un local enclavado en el club deportivo de más alto 'standing' de París. Está diseñado por Charlotte Biltgen y su estética está a medio camino entre el chic industrial propio de Eiffel y el exotismo del trópico. Cactus, monsteras o palmeras son algunas de las especies vegetales que forman parte de este gran jardín de invierno situado muy cerca del Museo del Louvre.
Espacio divergente
9 de 17
Comparte la fotografía

Espacio divergente

El solado hecho a base de hormigón pulido se mezcla con grandes paños forrados con la icónica ‘rosa de Barcelona’. Industrial, rural y viceversa. Así es Metric Market: un local en el que convergen diversos conceptos: un mercado de frutas y verduras con sabor, un gastrobar, una enoteca y una coctelería. Tres líneas maestras de un lugar que mezcla sillas de hierro o madera que se rinden a los pies de futbolines convertidos en mesas o de avionetas que cuelgan de sus techos.
En copa de balón
10 de 17
Comparte la fotografía

En copa de balón

De un lado, el Museo de Arte Moderno de Nueva York, y de otro, imponentes vidrieras hechas con cristal parisino. Así es Baccarat: un espacio donde el terciopelo, el mármol y la madera tienen un papel protagonista. Un pequeño Versalles neoyorquino que, desde el pasado marzo, se ha convertido en uno de los puntos de encuentro de 'fashionistas' y ejecutivos de la ciudad. Las reminiscencias del Hollywood de los años 20 residen aquí porque la música clásica que suena también retrotrae a quienes lo visitan a la época del cine dorado.
Ecléctico y 'vintage'
11 de 17
Comparte la fotografía

Ecléctico y 'vintage'

Las ansias de disfrutar de un buen sofá de escay (como el de la abuela) quedan saciadas en el Chatarra Cocktail Bar: un local con sabor latino -su 'bartender' es el uruguayo Tato Riella- donde se mezcla mobiliario de hierro y madera. El rojo, el gris, el negro o el marrón son solo algunas de las notas de color. Esta coctelería también goza de otros encantos cuando suenan los últimos éxitos del pop y el rock internacional mezclados con los clásicos. Sus DJ dan la nota. ¡Y de qué manera tan buena!
Parque de bomberos
12 de 17
Comparte la fotografía

Parque de bomberos

Cuentan que 'celebrities' de la talla de Bradley Cooper, Irina Shayk o Kendall Jenner gustan de dejarse caer por este local toda vez que visitan Londres. Pero es que el Chiltern Firehouse es algo más que un lugar al que acudir casi a la caza del famoso: era la antigua estación de bomberos de Marylebone y, tras su restauración, se ha convertido en la meca 'cool' de la capital británica. Su decoración, a medio camino entre el romanticismo y el chic industrial, lo convierte en el mejor refugio para las tardes de ‘afterwork’. Cuentan también que todas estas estrellas del cine o la pasarela suelen 'esconderse' en su jardín trasero.
Excepción y regla
13 de 17
Comparte la fotografía

Excepción y regla

El estilo ‘art decó’ del Bar Americano –enclavado en el hotel Alfonso XIII– supone una regresión a los años 20. La combinación de maderas nobles con paredes y cortinas de azul intenso hacen de él la excepción arquitectónica con respecto al resto del edificio, cuyo corte neomudéjar destaca sobre el resto de edificios de la sevillana calle San Fernando. Un lugar en el que han recalado los más altos dignatarios de este país y del resto del mundo, incluida Madonna.
La hora del vermú
14 de 17
Comparte la fotografía

La hora del vermú

Sillas de hierro mezcladas con los célebres asientos diseñados por el matrimonio Eames bastan para dar al Le Bouchon aspecto propio de un mercado de abastos de una ciudad costera. Y esta tuvo que ser Barcelona y acoger en este hotel (Le Mercer) este restaurante de aires simpáticos que luce arcos de medio punto revestidos en piedra. Sus lámparas de metal o sus pareces plagadas de pizarras manuscritas resucitan el espíritu de las tascas marineras. Donde disfrutar de un buen vermú o de un magnífico cava catalán.
Todo a media luz
15 de 17
Comparte la fotografía

Todo a media luz

El Old Town de Londres es mucho más que un lugar para tomar una copa de forma tranquila y sosegada. Es, sin duda, uno de los locales donde disfrutar del sabor añejo de una coctelería con aires de los años 60. Eso debieron de pensar sus dueños cuando adquirieron el sótano de un edificio del siglo XVIII para reconvertirlo en un local con la elegancia relajada muy del gusto de la serie 'Mad Men'.
Buena añada
16 de 17
Comparte la fotografía

Buena añada

El acero, el hormigón, la madera o los azulejos son algunas de las notas ‘deco’ de un ¿taller? que ha devenido en destilería. Las estanterías del Macera TallerBar –cuajadas de coloridas botellas de licor– parecen haber salido de ‘El perfume’ de Tom Tykwer. Una de las notas más características de este local madrileño, epicentro 'hipster' de un barrio que lo lleva en su ADN (el de Malasaña), es que destilan sus propios licores, lo que deriva en un concepto marca blanca de bebidas espirituosas: compran el alcohol a granel y ellos se encargan de macerarlo con especias, yerbas o frutas.

Locales nuevos o clásicos revisados. Con el planteamiento de una agenda de viajes (en blanco) para el año que comienza. París, Milán, Nueva York, Londres o Sevilla son solo algunas de las ciudades que albergan algunos de los bares y restaurantes más 'cool' del momento. Enclavados en edificios con historia o no. Lugares diseñados por cineastas y algunos otros que serían una muy buena localización para rodar escenas de película. Vanitatis traza una ruta de imprescindibles aptos para los mayores viajeros y prescriptores de tendencias. 

Fotos: Cortesía. 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.
 

Estilo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios