Logo El Confidencial

Los mejores destinos de buceo

  • Pantalla completa
Siete aventuras bajo el mar
1 de 13
Comparte la fotografía

Siete aventuras bajo el mar

Bucear entre impresionantes pecios de La Segunda Guerra Mundial en Micronesia, rodearse de cientos de tiburones martillo en una isla salvaje en Costa Rica, jugar bajo el agua con elefantes marinos en las Islas Galápagos o ver de cerca la gran barrera de coral australiana... Las posibilidades son infinitas en el inmenso océano si lo que se busca es descubrir nuevos paraísos sumergidos con las aletas y la botella a cuestas. NUBA, la agencia especializada en el diseño de viajes a medida por los cinco continentes, presenta su nueva colección de destinos exclusivos de buceo. Seleccionamos siete experiencias diseñadas según el nivel del submarinista, en los mejores lugares del mundo.
Mar Rojo en Egipto
2 de 13
Comparte la fotografía

Mar Rojo en Egipto

El Mar Rojo con una fauna submarina única, de más de mil especies de peces y cientos de coloridos corales endémicos, es uno de los destinos con mayor visibilidad del mundo y, sin duda, uno de los más privilegiados para el buceo. Su gran diversidad permite disfrutar de inmersiones en sus impresionantes paredes de arrecifes en el Estrecho de Tirán, de espectaculares bancos de peces en el Parque Nacional de Ras Mohamed o de auténticos museos sumergidos como el SS Thistlegorm de la II Guerra Mundial. Para los buceadores más avanzados, debido a las corrientes y los fuertes vientos de la zona, la ruta del sur es la recomendada por sus recorridos no turísticos con el mítico Elphistone, el salvaje Daedalus reef o los arrecifes vírgenes de St Johns. Inolvidables encuentros con tiburones martillo, tigre y longimanus, grandes pelágicos, delfines, tortugas, gorgonias o peces mariposa, entre otros. Un apasionante viaje a través de los silenciosos cañones y profundos pecios en aguas cálidas repletas de vida.
3 de 13
Comparte la fotografía
Isla de Coco en Costa Rica
4 de 13
Comparte la fotografía

Isla de Coco en Costa Rica

Verde, salvaje y deshabitada en mitad del Océano Pacífico, a 300 millas náuticas de la costa costarricense, la Reserva Marina de Isla de Coco es uno de los paraísos del buceo más importantes del mundo en lo que a grandes especies se refiere. Su endemismo y espectacular riqueza submarina, la han permitido ser declarada Patrimonio de la Humanidad y Humedal de Importancia Internacional. Mantas, rayas, tiburones de arrecife, orcas, delfines nariz de botella, atunes, tiburones toro, tiburones martillo y ballenas jorobadas se dan cita en este Parque Nacional. Un territorio que fue durante siglos enclave de marinos, científicos, navegantes y piratas buscadores de tesoro que dejaron su huella en las aguas y cavernas de la isla. Sus cascadas rodeadas de selva virgen, creadas por las constantes lluvias que la bañan, su abrupta topografía y su escasa presencia humana convierten a la isla en un auténtico paraíso. Más aún para los buceadores experimentados, que tengan la oportunidad de disfrutar de las excitantes inmersiones nocturnas.
Tubbataha en Filipinas
5 de 13
Comparte la fotografía

Tubbataha en Filipinas

Declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1993, los deshabitados atolones de Tubbataha, elevados desde las profundidades volcánicas del mar de Sulu en Filipinas, esconden en sus arrecifes de coral una de las mayores concentraciones de biodiversidad marina del planeta. Un santuario de difícil acceso y muy poco frecuentado, del que sólo podrán disfrutar los buceadores más avanzados desde finales de marzo hasta principios de junio, tres meses al año, por ser un lugar expuesto a vientos y oleajes. Su estricta protección y su localización alejada de los núcleos poblados y de pescadores, han preservado intacto el arrecife durante años acogiendo desde los más diminutos organismos hasta los más descomunales depredadores: 600 especies de peces, 360 especies de corales, 12 especies de tiburones, 13 variedades de cetáceos, diversos tipos de tortugas y más de 100 especies de aves marinas.
Islas Galápagos en Ecuador
6 de 13
Comparte la fotografía

Islas Galápagos en Ecuador

Aún es posible rastrear las huellas de la evolución y embarcarse en un apasionante crucero naturalista, como lo hicieron en la antigüedad los navegantes en sus expediciones hacia los Mares del Sur. Las Islas Galápagos, declaradas Patrimonio de la Humanidad y reserva de la Biosfera por la UNESCO, es uno de los destinos más solicitados por los buceadores que buscan vivir emociones fuertes y una fauna marina de gran tamaño, ya que se ubican en la confluencia de siete corrientes oceánicas diferentes, generando una increíble variedad de especies. La vida en el barco, permite disfrutar de lugares inaccesibles y hacer paradas en los mejores puntos de buceo, como son los alejados islotes de Wolf y Darwin, en el noroeste del archipiélago. Bucear junto a grandes escuelas de tiburón martillo o inmensos tiburones ballena, de hasta 16 metros de longitud, y de los curiosos tiburones galapagueños y águilas marinas, que se acercan hasta tocar con sus aletas a los buceadores se convierte en una experiencia inolvidable. Así como los juegos con los leones marinos y los delfines, los pingüinos y las tortugas gigantes.
7 de 13
Comparte la fotografía
Maldivas
8 de 13
Comparte la fotografía

Maldivas

Sobre las aguas esmeraldas del Índico, un collar de corales de perla rodea lo que Marco Polo bautizó como “la flor de las Indias”. Idílicas playas de arena blanca y lagunas azul turquesa hacen de Maldivas un paraíso tropical y uno de los fondos marinos más valiosos del planeta. La combinación perfecta de sus aguas cálidas y las corrientes permanentes proporcionan los más impresionantes arrecifes coralinos y la mejor biodiversidad marina. Desde mantas gigantes, tiburones grises y tortugas hasta sorprendentes crustáceos y coloridos peces tropicales. Las paredes exteriores de sus atolones y los canales de corriente hacen que el buceador pueda encontrar gran cantidad de vida en sus aguas transparentes. El más esperado: el tiburón ballena, que se deja ver con facilidad en la región sur del atolón de Ari.
Mar Rojo en Egipto
9 de 13
Comparte la fotografía

Mar Rojo en Egipto

El Mar Rojo con una fauna submarina única, de más de mil especies de peces y cientos de coloridos corales endémicos, es uno de los destinos con mayor visibilidad del mundo y, sin duda, uno de los más privilegiados para el buceo. Su gran diversidad permite disfrutar de inmersiones en sus impresionantes paredes de arrecifes en el Estrecho de Tirán, de espectaculares bancos de peces en el Parque Nacional de Ras Mohamed o de auténticos museos sumergidos como el SS Thistlegorm de la II Guerra Mundial. Para los buceadores más avanzados, debido a las corrientes y los fuertes vientos de la zona, la ruta del sur es la recomendada por sus recorridos no turísticos con el mítico Elphistone, el salvaje Daedalus reef o los arrecifes vírgenes de St Johns. Inolvidables encuentros con tiburones martillo, tigre y longimanus, grandes pelágicos, delfines, tortugas, gorgonias o peces mariposa, entre otros. Un apasionante viaje a través de los silenciosos cañones y profundos pecios en aguas cálidas repletas de vida.
10 de 13
Comparte la fotografía
Palau en Micronesia
11 de 13
Comparte la fotografía

Palau en Micronesia

Palau, conocida como “la primera maravilla submarina mundial”, es una de las grandes mecas del buceo por su riqueza natural y gran variedad de especies que habitan sus fondos. 300 islas bañadas por las claras aguas del Pacífico que ofrecen sorprendentes encuentros en puntos como German Channel, Big Drop Off, New Drop Off, Blue Corner y Peleliu, entre otros. El favorito de los buceadores expertos por sus corrientes. Mantas, fósiles vivientes en peligro de extinción, cocodrilos de agua salada, tiburones, bancos de barracudas, extensos jardines de corales duros y blandos, anémonas, cuevas con increíbles formaciones de estalactitas y estalagmitas, como las hermosas Rocky Islands, pecios de la II Guerra Mundial o el famoso lago de las medusas, son algunos de sus grandes atractivos submarinos. Un oasis en mitad de un desierto de agua salada, hogar de grandes animales pelágicos en sus travesías por los océanos.
Isla de Coco en Costa Rica
12 de 13
Comparte la fotografía

Isla de Coco en Costa Rica

Verde, salvaje y deshabitada en mitad del Océano Pacífico, a 300 millas náuticas de la costa costarricense, la Reserva Marina de Isla de Coco es uno de los paraísos del buceo más importantes del mundo en lo que a grandes especies se refiere. Su endemismo y espectacular riqueza submarina, la han permitido ser declarada Patrimonio de la Humanidad y Humedal de Importancia Internacional. Mantas, rayas, tiburones de arrecife, orcas, delfines nariz de botella, atunes, tiburones toro, tiburones martillo y ballenas jorobadas se dan cita en este Parque Nacional. Un territorio que fue durante siglos enclave de marinos, científicos, navegantes y piratas buscadores de tesoro que dejaron su huella en las aguas y cavernas de la isla. Sus cascadas rodeadas de selva virgen, creadas por las constantes lluvias que la bañan, su abrupta topografía y su escasa presencia humana convierten a la isla en un auténtico paraíso. Más aún para los buceadores experimentados, que tengan la oportunidad de disfrutar de las excitantes inmersiones nocturnas.
Ocio
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios