Logo El Confidencial

Así es la clínica Sha Wellness Chic de Altea

  • Pantalla completa
La clínica Sha Wellness Chic en Altea (Fotos: Vanitatis)
1 de 10
Comparte la fotografía

La clínica Sha Wellness Chic en Altea (Fotos: Vanitatis)

La clínica Sha Wellness Chic en Altea (Fotos: Vanitatis)
2 de 10
Comparte la fotografía

La clínica Sha Wellness Chic en Altea (Fotos: Vanitatis)

La clínica Sha Wellness Chic en Altea (Fotos: Vanitatis)
3 de 10
Comparte la fotografía

La clínica Sha Wellness Chic en Altea (Fotos: Vanitatis)

La clínica Sha Wellness Chic en Altea (Fotos: Vanitatis)
4 de 10
Comparte la fotografía

La clínica Sha Wellness Chic en Altea (Fotos: Vanitatis)

La clínica Sha Wellness Chic en Altea (Fotos: Vanitatis)
5 de 10
Comparte la fotografía

La clínica Sha Wellness Chic en Altea (Fotos: Vanitatis)

La clínica Sha Wellness Chic en Altea (Fotos: Vanitatis)
6 de 10
Comparte la fotografía

La clínica Sha Wellness Chic en Altea (Fotos: Vanitatis)

La clínica Sha Wellness Chic en Altea (Fotos: Vanitatis)
7 de 10
Comparte la fotografía

La clínica Sha Wellness Chic en Altea (Fotos: Vanitatis)

La clínica Sha Wellness Chic en Altea (Fotos: Vanitatis)
8 de 10
Comparte la fotografía

La clínica Sha Wellness Chic en Altea (Fotos: Vanitatis)

La clínica Sha Wellness Chic en Altea (Fotos: Vanitatis)
9 de 10
Comparte la fotografía

La clínica Sha Wellness Chic en Altea (Fotos: Vanitatis)

Silvia Gómez-Cuétara, la viuda del empresario Luis García Cereceda, no es una mujer que se mueva por los circuitos de moda. Es raro verla en temporada alta en Marbella y si lo hace es para estar con sus hijos, que sí veranean en la Costa del Sol. Suele frecuentar Sotogrande, el reducto gaditano de los muy ricos y de los que quieren aparentar, aunque tampoco se hace muy visible. A lo más que llega es a dejarse ver en alguna cena solidaria, siempre y cuando el fin lo justifique. Es discreta hasta tal punto en su vida personal que incluso cuando su novio, Juan Antonio Pérez Simón, socio del multimillonario Slim, presentó en junio en el Thyssen su colección Alma-Tadema y la pintura victoriana en la Colección Pérez-Simón, prefirió no estar presente, cediendo todo el protagonismo a su pareja y a la exmujer de éste.

Como tampoco es absorbente y entiende cuál es su papel, prefirió quitarse del panorama público, aunque en este caso el evento fuera cultural. La bella viuda utilizó esos días para ponerse a punto en la clínica Sha Wellness Chic en Altea, de la que también son clientas fijas Sheikha Mozah bint Nasser Al-Missned, más conocida como la jequesa de Qatar, o Naomi Campbell. Durante el tiempo que Pérez Simón se dedicaba a sus business, ella se sometió a las directrices de este centro de salud y bienestar donde la dieta macrobiótica forma parte del menú diario, tal y como ha podido confirmar Vanitatis.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios