Logo El Confidencial

A todos nos ha pasado que hemos ido a dar un beso a alguien y esta persona, sin darse cuenta, gira su cabeza y nos deja con el beso en los labios. Esto es lo que le ha pasado a Donald Trump, que durante un mitin quiso darle mimos a su candidato a la vicepresidencia, Mike Pence, dejándole en ridículo delante de cientos de simpatizantes. El escarnio ha sido máximo en las redes sociales y es que cualquier excusa es buena para dejar en evidencia al temido aspirante a la Casa Blanca.  

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios