Logo El Confidencial
NOTICIAS

Cuando las modelos quieren ser actrices

La aspiración de muchas modelos es triunfar en el mundo de la actuación. Pese a su esfuerzo, lucir palmito sobre la pasarela no es lo mismo

Foto: Cuando las modelos quieren ser actrices
Cuando las modelos quieren ser actrices

La aspiración de muchas modelos es triunfar en el mundo de la actuación. Pese a su esfuerzo, lucir palmito sobre la pasarela no es lo mismo que interpretar un texto con gracia. Y qué decir de ganar un Oscar. Eso es casi una utopía para muchas. Sin embargo, pese al peso de la crítica, cada vez son más las tops que buscan una oportunidad en el cine. Algunas, con menos fortuna, se conforman con un papelito en la televisión. Unas triunfan, mientras que otras simplemente deciden pasar página casi avergonzadas.

La lista de modelos de pasarela españolas que han intentado triunfar en el cine es tan larga como negra. Y es que algunas no han nacido con dotes para la interpretación. Otras, en cambio, se han labrado discretas carreras en la pequeña pantalla con papeles facilones. Muchas misses como Remedios Cervantes o Esther Arroyo han participado en series o culebrones nacionales. Aunque no recibirán un Oscar por sus actuaciones, no les falta el trabajo.

Pero suerte han tenido Mar Flores y Sofía Mazagatos. La primera, tras una discreta carrera como modelo, se volcó en el mundo de la actuación con pequeñas series. Su salto a la gran pantalla con Resultado final fue un auténtico fracaso tanto de taquilla como de crítica. Está apunto de estrenar otro filme. Peor parada ha salido Mazagatos. Tras pasar por varias series, dio el salto al cine con Las pasiones de sor Juana, un filme para olvidar.

La excepción que confirma la regla es Inés Sastre. Pese a no llevar la interpretación en las venas, ha tenido más oportunidades que sus compañeras con trabajos en distintos países europeos. Según los críticos, su mejor actuación fue en Más allá de las nubes, aunque tampoco hay que olvidar su debut en El Dorado. Las últimas en llegar han sido Laura Sánchez y Marisa Jara, que acaban de rodar un corto. Además, la primera ha sido fichada por Los hombres de Paco.

‘Tops’ sin estrella

Las tops model de los ochenta, una hornada irrepetible, han intentado triunfar en el cine con papeles a medida. Ninguna ha destacado por sus dotes interpretativas, aunque hay alguna que otra excepción. Claudia Schiffer, por ejemplo, ha hecho sus pinitos en la gran pantalla, aunque sus actuaciones no pasarán a la posteridad. Dejando de lado los papeles donde hace de ella misma y los vídeos de aerobic, probó suerte por primera vez en 1997 con The Blackout. El resultado no fue bueno porque casi nadie se acuerda de su papel de protagonista. A ella le siguieron otros papeles secundarios en Amigos y amantes, Blanco y negro o Love Actualy. Todavía continúa intentándolo.

Su gran rival en la pasarela, Naomi Campbell, ha tenido peor suerte. A finales de los ochenta, siendo un icono de la moda, participó en tres episodios de ‘El show de Bill Cosby’, a lo que le siguió una aparición estelar en ‘El príncipe de Bel-Air’. Hollywood ha tenido la oportunidad de verla en otros escuetos papeles en filmes como Miami, Girl 6 o La noche que nunca tuvimos. En 1999, quizá cansada de tanto secundario, se aventuró a protagonizar una película, Prisioneros de amor, que pasó sin pena ni gloria por las taquillas internacionales. Tras este fracaso se alejó de Hollywood. En la actualidad rueda otra película.

A sus 40 años, Elle McPherson también ha intentado volcar su arte en el cine. Sus máximos logros han sido Jane Eyre, El amor tiene dos caras, donde Barbra Streisand le quitaba el novio, y Batman & Robin. Sin embargo, muchos la recordarán por participar en cinco capítulos de la exitosa serie ‘Friends’. Desde entonces está dedicada a su faceta de diseñadora. La carrera cinematográfica de Cindy Crawford es más escueta todavía. Con tan sólo actuar en un episodio de una serie, consiguió el papel de su vida junto al hermano de Alec Baldwin. La Huida final, título de la cinta, no tuvo suerte. Desde entonces, se mantiene alejada de la actuación. Sólo un secundario y la aparición estelar en un par de series la han sacado de su ostracismo. Linda Evangelista, en cambio, sólo ha participado en tres capítulos de tres series distintas. En una de ellas ni aparecía en los títulos de crédito.

Pero ser modelo de alta costura, triunfar en las grandes pasarelas, no es sinónimo de una falta de actitudes para la interpretación. Por ejemplo, Charlize Theron o Cameron Díaz se recorrieron las pasarelas de medio mundo antes de dedicarse al cine. Más significativo es el caso de Milla Jovovich. La modelo ucraniana, aunque no ganará un Oscar, ha participado en una treintena de películas con suerte desigual.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios