Logo El Confidencial
NOTICIAS

Cuando los actores cambian la cámara por la urna de votos

El último ha sido el actor Val Kilmer. El intérprete de Batman podría presentarse como candidato a gobernador del estado de Nuevo México en 2010, y

Foto: Cuando los actores cambian la cámara por la urna de votos
Cuando los actores cambian la cámara por la urna de votos
Autor
Tags
    Tiempo de lectura2 min

    El último ha sido el actor Val Kilmer. El intérprete de Batman podría presentarse como candidato a gobernador del estado de Nuevo México en 2010, y apoyos no le faltan: incluso el actual gobernador y ex candidato demócrata a la presidencia, Bill Richardson, le ha echado un cable al afirmar que le gusta la idea. No es de extrañar, el matrimonio entre actores y política funciona, y en EE.UU. tienen buenos ejemplos de ello.

     

    Sólo en un país como aquel un actor mediocre de western podría haber acabado de presidente. Nos referimos, por supuesto, a Ronald Reagan, el hombre que más ha marcado a los republicanos desde la Casa Blanca. Reagan comenzó su carrera como demócrata apoyando a Frankind D. Roosevelt, pero acabó siendo elegido gobernador de California durante dos mandatos, y acabó optando a la presidencia. Primero lo intentó en 1968, pero tras el fracaso alcanzó el éxito 18 años más tarde: en 1980 lograba alzarse con la presidencia del país.

     

    Hay otras estrellas del celuloide que también han dado sus pasos en el mundo de la política. Clint Eastwood, por ejemplo, es todo un experto en temas municipales, y ha sido alcalde durante un mandato de la pequeña villa de Carmel-by-the-Sea, de 4.000 habitantes y con una abultada renta per cápita. Posteriormente ha ocupado otros cargos de designación en el estado de California, y ha sido otro actor el que le ha ayudado en este sentido.

     

    Se trata de Arnold Scharzenegger, actual gobernador de California y estrella del cine de acción de los años 80 y 90. ‘Governator’, como se le conoce en el estado, logró hacerse con el cargo tras unas elecciones surrealistas en las que el listado de candidatos también incluía al actor Gary Coleman (protagonista de la serie Arnold) o a la actriz porno Mary Carey, que durante la campaña llegó a afirmar que “no me importaría montármelo con Schwarzenegger”.

     

    Precisamente otra actriz porno, aunque en este caso italiana, fue precursora en llevar la provocación a las cámaras legislativas. Hablamos de Illona Staller, conocida popularmente como Cicciolina. Fue diputada en el parlamento nacional por el Partido Radical Italiano, se presentó a la alcaldía de Milán en 2004 y 2006 e incluso se ofreció a Sadam Hussein y a Bin Laden a cambio de lograr la paz en Oriente Medio. El cine, incluso el más carnal, parece estar muy cerca de la clase gobernante. Quizás por eso los políticos suelen ser tan buenos actores.
    Noticias
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios