Logo El Confidencial
NOTICIAS

Cuando las estrellas de Hollywood eran pobres y humildes

Aunque ahora disfrutan de unas comodidades y un lujo inalcanzables para la mayor parte del planeta, no siempre han gozado de una cuenta de ahorro saneada.

Foto: Cuando las estrellas de Hollywood eran pobres y humildes
Cuando las estrellas de Hollywood eran pobres y humildes

Aunque ahora disfrutan de unas comodidades y un lujo inalcanzables para la mayor parte del planeta, no siempre han gozado de una cuenta de ahorro saneada. Muchas de las grandes estrellas de Hollywood crecieron en hogares rodeados de pobreza e incomodidades. Trabajos mal pagados, caravanas mugrientas, barrios conflictivos… Nada que ver sus confortables mansiones de Hollywood, cada cual más cara y mejor decorada. Tom Cruise, Hilary Swank, Oprah Winfrey… vivieron infancias y adolescencias en familias tremendamente humildes.

El Tom Cruise de ahora, millonario y poderoso, poco tiene que ver con el de antaño. Su familia no tenía muchos recursos, quizás por eso estaban continuamente trasladándose por toda Norteamérica. De hecho, el actor estuvo en quince colegios diferentes. Cuando contaba con poco más de diez años, sus padres se separaron y su madre les tuvo que sacar adelante. Entonces, comenzó a trabajar porque, según confesó, “nosotros no teníamos dinero”. Años después, el cine se cruzó en su vida y se convirtió en una de las estrellas mejor pagadas.

Pero si hay que hablar de cuentas corrientes abultadas, esa es la de la presentadora y actriz Oprah Winfrey. Encabeza varios listados de Forbes como el de millonaria, influyente y solidaria. Pero cuando nació hace 44 años, las cosas eran diferentes. Creció en una granja de cerdos de Mississippi que no tenía electricidad donde “hacía las tareas, preparaba mantequilla, cosía mis propias ropas”. De hecho, a los 14 años dio a luz un niño que murió a las pocas semanas. Y así fue hasta que protagonizó El color púrpura, que la lanzó directa al estrellato y a competir en los Oscar.

Tampoco fue mucho mejor la infancia de Leonardo DiCaprio o Hilary Swank. El protagonista de Diamantes de Sangre creció en una zona deprimida de Hollywood. Alejado de las luces de neón, su barrio era un suburbio deprimido y dominado por el tráfico de drogas y la prostitución. Suerte que un cazatalentos le descubrió pronto. La infancia de Swank fue algo mejor. “Tenía un techo sobre mi cabeza y comida. Pero yo no sabía que un parking de caravanas era un lugar de gente con pocos ingresos”, ha reconocido. Ahora las paredes de su casa son más estables y hay dos Oscar que adornan las estanterías.

¿Y si la reina del glamour no hubiera crecido arropada por sus manolos? Sarah Jessica Parker, antes de ser la famosa Carrie de Sexo en Nueva York, vivía de los subsidios sociales. Convertida en la mayor de ocho hermanos, confesó en una ocasión que “no teníamos electricidad, no teníamos regalos de Navidad o de cumpleaños y muchas veces nos cortaban el teléfono”. Por ello, sus trabajos infantiles en el mundo de la publicidad eran una bendición para la familia. Hoy es una de las mujeres más admiradas y su familia ya no pasa hambre.

No le fue mucho mejor a Jennifer Hudson. Antes de ganar la edición americana de ‘Operación Triunfo’ y conseguir un Oscar por Dreamgirls, creció en un suburbio de Chicago con gran actividad gansteril y trabajó en un Burger King. Sin salir del mundo de la música, la madre de Mariah Carey necesitó hasta tres trabajos para ofrecerle una infancia normal. Más dramática es la historia de Ellen Pompeo, la protagonista de Anatomía de Grey. Su madre murió cuando era pequeña de una sobredosis. Sin embargo, la suerte, como a todos, les hizo cambiar de vida y convertirse en millonarios. Ya no se acuerdan de aquellos días de sangre, sudor y lágrimas.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios