Logo El Confidencial
NOTICIAS

El precio de la aventura judicial de Telma

La aventura judicial de Telma Ortiz tiene un precio tanto personal como económico. A día de hoy resultan un misterio los pasos que seguirá la hermana

Foto: El precio de la aventura judicial de Telma
El precio de la aventura judicial de Telma

La aventura judicial de Telma Ortiz tiene un precio tanto personal como económico. A día de hoy resultan un misterio los pasos que seguirá la hermana de la Princesa de Asturias tras serle denegadas las medidas cautelares que había solicitado con tanto ahínco. Ahora, no sólo tendrá que correr con las costas de todo el proceso cuando no tiene trabajo conocido. Además, todavía le quedan las puertas abiertas para interponer demandas contra los medios de comunicación, algo que todavía no había hecho.

Este nuevo revés judicial le tocará el bolsillo a Telma Ortiz y su pareja. “La sala acuerda desestimar el recurso de apelación interpuesto por la representación procesal de Dña. Telma Ortiz Rocasolano y D. Enrique Martín Llop contra el auto dictado por el Juzgado de 1ª Instancia Núm. 3 de Toledo, con fecha del 15 de mayo del 2008; con expresa imposición de costas a la parte apelante”, dice la Audiencia Provincial de Toledo en un auto fechado el 3 de noviembre. De esta manera, en este documento se condena a la pareja a pagar el proceso.

¿Y cuánto le costará a Telma? La cifra, a día de hoy, no ha sido calculada de forma oficial. En un primer momento, tras la denegación en primera instancia de las medidas cautelares, se cifró en 45.000 euros el dinero que la hermana de Letizia tendría que pagar a los abogados de la parte contraria y a los procuradores. Pero esta cantidad se ha quedado escueta. Según fuentes consultadas por Vanitatis.com, la cuantía económica que deberían pagar Telma y su novio superará de largo los 60.000 euros, aunque todo depende de las tarifas de los letrados y de la decisión del Colegio de Abogados como árbitro.

A día de hoy, el paradero de Telma Ortiz y Enrique Martín Llop es un misterio. Aunque en un principio intentaron retomar su carreras como cooperantes, nadie sabe si realmente dieron este paso. Además, según confesó el abogado de la pareja, vivían de forma itinerante casi en la clandestinidad para evitar ser descubiertos. Su última aparición pública fue el pasado mes de mayo cuando se celebró el primer juicio en Toledo. Desde entonces, no se conoce su paradero. Tampoco se sabe si son lo suficientemente solventes para afrontar las costas impuestas por la justicia, una pequeña fortuna en tiempo de crisis.

Futuro judicial 

Estas medidas cautelares previas fueron solicitadas como antesala a una demanda posterior en defensa a su propia imagen, para que los medios no captaran imágenes hasta su resolución. Según el nuevo auto, los demandantes todavía no han presentado ninguna demanda principal, “que en realidad es el único objeto de estas medidas”. Sin embargo, en un comunicado hecho público por el abogado de Telma, los abogados critican que se sugiera a la pareja que denuncien “a todo aquel que se entrometa en su derecho a la propia imagen, honor e intimidad”. Esto, en su opinión, “supone restar trascendencia a una obviedad: que es imposible que una persona normal asuma lo gastos que conlleva consigo la denuncia permanente de horas de televisión y páginas y más páginas de revistas”.

Pese a ello, la denuncia contra un medio por un artículo concreto parece la única salida judicial de Telma Ortiz y su pareja. Ya no pueden apelar a más a instancias superiores. “Sólo les queda volver a iniciar los trámites de otra manera”, ha reconocido Guillermo Regalado, abogado de El Confidencial. Esto supondría dedicar más dinero al planteamiento de nuevas querellas individualizadas por determinados casos, algo que ya dejó caer la jueza María Lourdes Pérez Padilla en la primera resolución.

Larga batalla 

Al poco tiempo de nacer su hija Amanda, Telma Ortiz y Enrique Martín solicitaron al juez medidas cautelares para ser anónimos. La pareja se había instalado en Toledo a su regreso de Filipinas donde ambos trabajaban en labores humanitarias. Sin embargo, su regreso no fue tranquilo. La hermana de la princesa de Asturias se sintió perseguida y acosada, según Fernando Garrido, abogado de la pareja. Por ello, pidió unas medidas cautelares sentando en el banquillo de los juzgados de Toledo a más de treinta medios. Pidieron que los medios “se abstengan de captar, publicar, distribuir, difundir, emitir o reproducir por medio alguno imágenes o instantáneas”.

La jugada no le salió bien a la hermana de Letizia. Pese a presentarse como una víctima, María Lourdes Pérez Padilla, juez del Juzgado de Instrucción nº3 de Toledo, desestimó su solicitud por “inviabilidad jurídica” y reconoció que la demandante tenía proyección pública. Telma apeló a la Audiencia Provincial de Toledo, que tampoco le ha dado la razón. El abogado de la cooperante todavía no ha desvelado el siguiente paso de Telma. Tiempo al tiempo.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios