Logo El Confidencial
NOTICIAS

La separación de Felipe González

Durante los últimos meses, la supuesta separación matrimonial de Felipe González se había convertido en uno de los comentarios imprescindibles en las reuniones políticas y económicas.

Foto: La separación de Felipe González
La separación de Felipe González

Durante los últimos meses, la supuesta separación matrimonial de Felipe González se había convertido en uno de los comentarios imprescindibles en las reuniones políticas y económicas. Todos sabían el cómo y el cuándo de por qué se había producido la ruptura. Algunos, poco conocedores del asunto, hasta relacionaban al ex presidente del Gobierno con una joven de buen ver a la que más tarde unieron sentimentalmente a un empresario y después a un político. Nada que ver.

 

Felipe González y Carmen Romero, que se casaron el 16 de julio de 1969 en el Monasterio de Loreto en Sevilla, les ha ocurrido como a otras muchas parejas con años de convivencia donde el aburrimiento se convierte en el pan de cada día. En este sentido, no hay que achacar a terceras personas la ruptura. Según me cuentan, hace ya varios años que no funcionaban como pareja. Y parece que fue precisamente Carmen Romero la que decidió plantear la cuestión y así se lo comentó también a las amigas más íntimas.

 

A pesar de la ruptura mantienen una excelente relación y coinciden en las reuniones familiares. El matrimonio tuvo tres hijos -Pablo, David y María- que tienen ya su vida organizada. Los tres están casados y han convertido a Felipe y Carmen en abuelos. Este verano se pudo ver a la que fuera diputada por Cádiz y actual presidenta del Círculo Mediterráneo compartiendo vacaciones en Sotogrande con su hija María, embarazada por segunda vez.

 

El entorno y la familia ya era conocedora de la separación. Por su parte, Felipe González continúa con sus conferencias, sus viajes profesionales y su retiro en Tánger. Comparte su vida con María del Mar García, una mujer divorciada hace años, profesional y que nada tienen que ver con las jovencitas explosivas que atraen a ciertos caballeros sesentones. La pareja vive en el barrio de Salamanca, en una casa alquilada y no comprada como apuntaban ciertas informaciones.

 

Parece que Carmen Romero y Felipe González, sabedores de que la noticia ya estaba en la calle, han asumido la situación. Dada la discreción de todos los protagonistas no cabe la posibilidad de que convertir la historia en ningún culebrón.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios