Logo El Confidencial
NOTICIAS

Nadie echó de menos a Pantoja

El otro día, Madrid ardía en fiestas y la más auténtica estaba en la Gran Vía. El musical Anónimos Enamorados celebraba en el teatro Rialto una

Foto: Nadie echó de menos a Pantoja
Nadie echó de menos a Pantoja
Autor
Tags
    Tiempo de lectura2 min

    El otro día, Madrid ardía en fiestas y la más auténtica estaba en la Gran Vía. El musical Anónimos Enamorados celebraba en el teatro Rialto una gala para homenajear a la copla y conmemorar los 15 años de la revista Shangay Express ( la biblia del mariposón, según la siempre divina Terremoto de Alcorcón, maestra de ceremonias de la noche). El lugar no vivía una noche como esa desde que Sara Montiel estrenó allí El último cuplé en 1957. ¡Y era un homenaje a la copla y nadie echó de menos a Pantoja! No hay que olvidar que es la última viva de las grandes y lo llamativo fue que nadie del patio de butacas gritó su nombre ¿Por qué será?

    Hasta Marta Sánchez, fashion victim confesa, prefirió estar allí, con los suyos, en vez de ir con un Gucci de showroom a la fiesta de los premios Marie Claire. ¡Y mira que a la cantante le gusta una fiesta de moda más que una tarrina de caviar! Y no se equivocó. En el Rialto se respiraba petardeo, cierto, pero, sobre todo, arte del puro. No del prestado como el de los trapos de las famosas en las fiestas. Anónimos Enamorados ya está más rodado que el día del estreno y es, con todo derecho, uno de los mejores shows que se han estrenado en la Gran Vía en los últimos años. Un espectáculo sólido, de muy buena factura, extremadamente moderno y rabiosamente clásico.

     

    Pero luego vino el after show, gentileza de Shangay. Y eso fue el acabose: Mónica Molina recordó a su padre; la señorita  Sánchez homenajeó al género con su impresionante vez; Diana Navarro, coplera del nuevo milenio, arrasó; Lolita no vino y fue sustituida por el actor-drag cantante que arrasa cada noche en Anónimos (se lo perdió porque el teatro se dio cuenta de que si Lola era irremplazable, ella no lo es) y Falete, pues Falete, todo una paloma brava, lo dejó tan claro y rotundo como Rocío era: “ahora es tarde, señora”. Que tome nota Israel.

     

     ¡Y nadie preguntó por la Pantoja ni salió a relucir Julián Muñoz. Y eso que el próximo viernes aparecerá en cuerpo mortal para dejarse entrevistar por Jordi González. Seguramente ese día Muñoz confesará lo que todos estamos esperando oír: que ha roto con la tonadillera. Mientras tanto, la copla que funciona no es la de esta pareja, sino la de Anónimos enamorados.

    Noticias
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios