El estilismo de Michelle y sus amigos de Hollywood
  1. Noticias
NOTICIAS

El estilismo de Michelle y sus amigos de Hollywood

Los estilismos elegidos por el nuevo hombre más poderoso del planeta y su familia para su primer día en el 1600 de Pennsylvania Avenue dicen mucho

Foto: El estilismo de Michelle y sus amigos de Hollywood
El estilismo de Michelle y sus amigos de Hollywood

Los estilismos elegidos por el nuevo hombre más poderoso del planeta y su familia para su primer día en el 1600 de Pennsylvania Avenue dicen mucho de ellos y como siempre ocurre con la moda sirven para anticipar los cambios que están por llegar. Traje negro, camisa blanca y corbata roja (el color que tradicionalmente ha representado a los republicanos en EEUU). Barack Obama, un hombre de físico agraciado que no tiene que hacer demasiado para aparecer elegante, escogió los deseos de unidad para su momento de gloria mientras su esposa Michelle apostaba por un modelo de la cubano-estadounidense Isabel Toledo.

 

“Estábamos viendo la televisión cuando nos hemos enterado”. Así contaba la diseñadora a The New York Times cómo se supo que su modelo era el elegido finalmente por la nueva primera dama. Se compone de un abrigo y un traje dorados de lana suiza de encaje y con un forro de seda francesa, y Michelle Obama lo combinó con unos guantes verdes de la firma J. Crew y zapatos del mismo color. Con Toledo, que nació en Cuba y lleva 25 años haciendo moda en EEUU, han participado personas de todos lados, incluida España: “Mujeres chinas, polacas, españolas... tengo fotos de todas ellas trabajando en la ropa”, detalla entusiasmada al diario neoyorquino. Para la creadora la elección del tono amarillo estaba clara: “Quería escoger un color muy optimista, que resplandeciera”.

 

Esplendor en la moda estadounidense

 

Michelle no lo ha tenido difícil para elegir vestuario. “Hay pocas primeras damas que hayan llegado a la Casa Blanca con un plantel de diseñadores en Nueva York de este calibre”, explica a Vanitatis.com José Fernández-Pacheco, responsable de la revista de moda View of the Times y conocido por su participación en diversos programas de televisión (si decimos Josie seguro que sabrán quién es). “Llega en un momento de crisis económica pero la moda estadounidense se encuentra en pleno esplendor”, continúa.

 

El cambio generacional en el diseño en EEUU y la reivindicación de los modistas ‘históricos’ del país son a su juicio las dos caracteristicas que marcarán el estilo de Michelle. “Carolina Herrera y Oscar de la Renta han vestido a la clase patricia en el último tramo del siglo XX, pero Obama debe reivindicar a otros diseñadores. Donna Karan, por ejemplo”.

 

¿Significa esto que tras muchos lustros el dominicano dejará de ser el diseñador de cabecera de la primera dama? “Seguirá haciendo cosas para Michelle”, explica el estilista, “lo que pasa es que tiene un sentido de la estética marcadamente republicano”. Lo bueno es que Obama “fusiona muy bien el estilo demócrata y el republicano”.

 

La prensa suele compararla con Jacquie Kennedy pero a diferencia de la esposa de John F. Kennedy, que “tenía un componente muy francés”, Michelle representa valores genuinamente americanos. Es una mujer profesional -licenciada en Sociología y Derecho- y comparte su vida con un hombre que también “representa una nueva masculinidad” que en gran parte depende de ella. “Él es un 'cool anodino', con corbatas que no dicen nada pero muy dress for success” y aparece siempre relajado en compañía de su mujer: una pareja de otro tipo para una presidencia que muchos ciudadanos también esperan que sea de un modo diferente.

 

Rumbo a Washington

Pero aparte del estilismo de la nueva primera dama, los fotógrafos tuvieron una impresionante lista de famosos con la que gastar las baterías de sus cámaras (Ver álbum). Gran parte de sus estrellas más fulgurantes no han dudado en hacer la maleta y plantarse en la explanada del Capitolio para, como si fueran fanáticos sin control, vitorear al presidente. Aunque se echó de menos a Paris Hilton, adicta a colarse en saraos de renombre, los VIP’s se confundían con el extenso público desde sus lugares privilegiados en primera fila. Muchos se quedaron fuera. Otros anunciaron su presencia, pero ninguna cámara los captó.

La presencia más llamativa fue la de Oprah Winfrey, una firme defensora de Obama casi desde que era un simple senador por Ilinois. Sin el micófono de su programa, sin los tacones y con la etiqueta de ser el personaje más influyente del espectáculo, la presentadora se plantó entre los invitados con gafas de sol y un discreto abrigo color camel. Como si fuera su guardaespaldas, también había estado en el servicio religioso matutino al que habían asistido Barack y Michelle.

La presentadora no fue la única que se dejó ver por el Capitolio. Por allí había otras estrellas hollywodienses ansiosas por ver el modelito de la nueva primera dama, entre otras cosas. Vestida de forma informal con una falda estuvo Demi Moore del brazo de su marido Ashton Kutcher, recién aterrizados del Festival de Sundance que se celebra en Utah. También, y enfundados en abrigos, bufandas y gorros, saludaron a los presentes Beyonce y Jay-Z. Cerca estaba Jamie Lee Curtis, el músico Pete Wentz, Courteney Cox con su esposo David Arquette, el deportista Magic Johnson, el polémico Sean Combs lanzando besos a la audiencia, el boxeador Muhammad Ali, Denzel Washington, Samuel L. Jackson, Steven Spielberg, Anna Hathaway... Y en las fiestas posteriores creció en audiencia con rostros como Shakira, Jennifer López o Leonardo DiCaprio (Ver álbum).

Los días anteriores, Washington se había convertido en un ir y venir de estrellas. Todas querían estar presente en las fiestas previas en honor a Obama. Así, por los distintos eventos se pasearon rostros tan dispares como Lindsay Lohan con su novia o Sharon Stone con un vestido ajustado. Pero no estaban solas. Jennifer López, adosada como una lapa a su marido, no se perdió uno de los conciertos enfundada en un Marchesa. Dos pesos pesados del celuloide, Robert de Niro y Dustin Hoffman coincidían en el mismo acto con sus respectivas mujeres. Los que se quedaron fuera se conformaron con grabar un vídeo para colgarlo en MySpace. Por un día, todos fueron Obama.