Julia Roberts no quiere que sus hijos sean actores
  1. Noticias
NOTICIAS

Julia Roberts no quiere que sus hijos sean actores

Julia Roberts lo tiene claro. De momento no permitirá que sus hijos sigan sus pasos en el mundo de la interpretación, al menos, hasta que tengan

placeholder Foto: Julia Roberts no quiere que sus hijos sean actores
Julia Roberts no quiere que sus hijos sean actores

Julia Roberts lo tiene claro. De momento no permitirá que sus hijos sigan sus pasos en el mundo de la interpretación, al menos, hasta que tengan la edad suficiente para decidir por sí mismos si realmente les interesa dedicar su vida a esta delicada profesión. Un oficio en el que unos días estás en la cúspide y otros no. Así lo ha manifestado la actriz en declaraciones a la revista People, con motivo del estreno de su última película Duplicity, en la que comparte protagonismo junto a Clive Owen.

 

“Creo que si mis hijos quisieran ser artistas, tendrían que esperar. Me gustaría que esperasen tanto como puedan”, comentó. La actriz, de 41 años, tiene tres hijos, fruto de su matrimonio con el cámara Danny Moder: los gemelos Hazle y Phinnaeus, de cuatro años de edad, y Henry, de tan sólo 20 meses.

¿Preocupada por su sobrina?


Lo más seguro es que la actriz no esté muy contenta con la trayectoria profesional de su sobrina Emma Roberts, que a sus 18 años se ha convertido en una auténtica estrella televisiva, pese a las reticencias iniciales de su madre, Kelly Cunningham.

 

Se la conoce por dar vida al personaje de Addie Singer en la serie Unfaulous o por su papel en la película Aquamarine. Además, ha actuado como cantante en varias de sus películas e, incluso, ha creado su propia línea de bolsos.

 

Cuanto menos resulta curiosa la postura de Julia Roberts ya que las malas lenguas creen que Emma se enamoró del cine tras acompañar a su tía al rodaje de varias películas cuando apenas era una niña.

 

 

En la presentación del drama Duplicity la actriz también tuvo tiempo para hablar de su compañero de rodaje, el también actor Clive Owen. “Tenemos un sentido del humor bastante parecido. Además, nuestra lista de prioridades en la vida no son muy diferentes. Los dos estamos felizmente casados y llevamos una vida normal. No nos afecta el hecho de estar dentro del mundo del espectáculo”, explica a la vez que señala que se han convertido en grandes amigos.