Telma Ortiz ejerce de paparazzi ocasional
  1. Noticias
NOTICIAS

Telma Ortiz ejerce de paparazzi ocasional

Desde que la hermana de la princesa ejerce como cargo público en el Ayuntamiento de Barcelona, con un sueldo que sale de los presupuestos del consistorio,

Foto: Telma Ortiz ejerce de paparazzi ocasional
Telma Ortiz ejerce de paparazzi ocasional

Desde que la hermana de la princesa ejerce como cargo público en el Ayuntamiento de Barcelona, con un sueldo que sale de los presupuestos del consistorio, y  sin necesidad de haber realizado ninguna oposición, ha abandonado esa vida anónima por la que tanto suspiraba y por la que denunció urbi et orbe.

No tuvo reparo en denunciar a Televisión Española, el medio que permitió que el príncipe Felipe conociera a la periodista Letizia Ortiz, presentadora de telediario. Sin esas apariciones estelares junto a Urdaci, el heredero nunca habría sabido de su existencia y, por lo tanto, Telma Ortiz no tendría ahora un departamento de relaciones exteriores para dirigir, organizar y disponer a su libre albedrío. Cosas del destino y sus caprichos vitales.

Con la ya bautizada como demanda cósmica (perdida en todas las instancias) se esperaba, como confirmaba Guillermo Regalado, abogado de El Confidencial, que “Telma Ortiz y su pareja interpusieran la imperativa demanda contra los medios. Nadie solicita medidas cautelares para garantizar un futuro proceso si éste no se va a iniciar nunca". A día de hoy, la actual cargo público no ha hecho ninguna reclamación más. Se desconoce si cuando -debido a sus nuevas tareas- deba organizar una rueda de prensa ante todos los medios que se acrediten permitirá que la fotografíen o exigirá privacidad. 

Por ahora, lo único que se sabe es que en las horas en las que no está dentro de su despacho, ejerce de paparazzi a tiempo parcial. Cuando los reporteros pretenden captar imágenes suyas en la calle, la subdirectora de proyectos se encarga, a su vez, de plasmar a los profesionales. No se sabe muy bien con qué intenciones, aunque dada la alegría y frivolidad con la que utiliza los juzgados, es muy posible que prepare alguna de las suyas.